Discomático — 5 mayo, 2015 at 11:29

Birthwater – Damp Future

BirthwaterNombre a retener el de estos muchachos de AsburyPark, con un segundo disco (el primero, ‘Wet Water’, de pareja calidad,  fue publicado en 2011) que asoma varias cabezas por encima del marasmo de nuevas bandas que aparecen, desde hace años y semanalmente,  para pasmo y desesperación de todo aquel que quiera abarcar un mínimo.

 

Ajenos a los postulados de los nombres que todos sabemos y que pusieron en el mapa tiempo atrás, a nivel mundial, esa pequeña zona de New Jersey, la música de Birthwater viene etiquetada por la red como progressive rock / psychedelic rock. Compro la segunda, la primera no la veo. Lo suyo es un rock de guitarras de inequívoco aliento indie, con la distorsión justa y las melodías más que trabajadas, que tanto mira a My Morning Jacket en sus momentos más épicos, como echa la vista hacia la neo psicodelia de bandas nórdicas tipo The Amazing o Dungen. Incluso puede uno percibir aromas de los TSOOL más atmosféricos y rastrear tics de jam band para no fumetas a partir de la segunda escucha.

 

‘Damp Future’ va de lo hipnótico a lo grandilocuente, de lo alternativo a lo íntimo basándose en un sonido de guitarras en distintas capas aunque rehuyendo el ruidismo tan querido por cientos de formaciones del palo. Pero si algo distingue al disco, además de sus atmósferas y sus –magníficas- melodías, es su asombroso bajo, dibujando líneas  y riffs en cada tema, sin interferir, pero empujando y dirigiendo desde la sombra.

 

Ocho canciones , menos de cuarenta y cinco minutos, me atrevería a decir que sin un segundo de relleno ni mucho menos desperdicio. Algo de agradecer también hoy día, cuando, al igual que ocurre en el cine, existe una irritante tendencia a escamotear calidad en pos de la cantidad, a abusar del minutaje racaneando las ideas.

Una serie de canciones a cual más inspirada, que se toman a sí mismas con calma, incluso las más directas y urgentes, redundando en una obra que, en un mundo –el del rock- menos superpoblado, y en una época –la actual-, menos inmediata, deberían ser el punto de partida para una carrera larga y fructífera y un (re)conocimiento unánime de crítica y público.

 

Y si disponen ustedes de poco tiempo (¿y quién no?), pásense por su bandcamp y deténganse por lo pronto en ‘High Times’ y ‘Sedan Destiny’. Luego me cuentan…

 

Eloy Pérez

Damp Future by Birthwater

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: