Encuentros, Sin categoría — 11 marzo, 2015 at 9:41

St. Paul and The Broken Bones, alma religiosa

ST PAUL AND THE BROKEN BONESbaj3

A pocos días de su primera gira española, recuperamos esta entrevista publicada en el número de febrero donde el propio Paul Janeway nos pone al día de este interesante combo que derrocha pasión y sudor. Les podremos disfrutar el domingo 15 en la sala Bikini de Barcelona y el lunes 16 en el Teatro Barceló de Madrid. Paul Janeway puede parecer un aburrido profesor de Historia, pero en cuanto se calza su traje y sus botines y sube al escenario con su banda, su voz escupe fuego soul. St. Paul and The Broken Bones llegan este mes por primera vez a España para presentar su debut Half the City. Para alguien que creció en una comunidad pentecostal de Chelsea, Alabama, y que ni siquiera consume café, este no debería ser su mundo. Por algo le acabaron llamando ‘San Paul’, el chico que no bebe y que se los lleva a todos a casa sanos y salvos en la furgoneta después de los conciertos.

En sus años mozos quería ser un predicador, hasta que descubrió a Otis Redding u O.V. Wright. Poco después empezó a trabajar como mecánico. Con la crisis, se quedó sin trabajo. Estudió para convertirse en banquero mientras trabajaba en una tienda de deportes, aunque acabó poniendo su voz en una sesión de grabación que cambiaría su vida. Su fuerza está en el directo, ese que hizo que Roseanne Cash escribiera después de asistir a uno de sus conciertos un tweet en el que aseguraba que “he visto el futuro de la música y su nombre es St. Paul and The Broken Bones”.

Creciste en un ambiente religioso pero al mismo tiempo empezaste a cantar música soul. ¿Sabías que Bobby Blue Bland dijo en una ocasión que fue el cambiar “Oh Lord” por “Oh Baby” lo que dio lugar al soul?   

Sí, ya lo había escuchado antes. Hasta Bart Simpson se lo dijo una vez a Ned Flanders. Por lo que a mí respecta, creo que la pasión es la misma aunque se exprese con palabras diferentes.

 ¿Aprendiste en la iglesia a cómo interpretar las reacciones de la gente o cómo ser un buen intérprete? ¿Era diferente a cantar música soul para grandes audiencias?

En la iglesia aprendí más sobre cómo interpretar a la gente que sobre cómo cantar. Siento que puedo saber cuándo empiezo a perder a una audiencia, y entonces tengo que recuperarla de alguna forma. Esa es siempre una parte muy interesante del espectáculo. Para mí cantar encima de un escenario no es distinto a cantar en la iglesia: de mi educación viene cantar siempre como si fuera la última vez. Creo que la forma en la que canto se ha visto influenciada por mi experiencia en la vida pero la iglesia definitivamente influyó en mi voz.

¿Alguna vez has sentido alguna tensión entre tu pasado y las canciones que cantas?

Me pasaba cuando era más joven, pero ahora sé quién soy y estoy muy cómodo con mi persona. Todavía canto con la misma pasión que lo hacía antes, sólo que ahora digo tacos entre las canciones.

Casi te licenciaste en Contabilidad y trabajabas como banquero cuando grabaste una sesión invitado por Les Nuby, propietario del estudio Ol Elegante en Homewood. Eran las canciones que acabarían en vuestro EP Greetings from St. Paul and The Broken Bones. ¿Qué pasó para que dejaras tu vida planificada?

Sentí que sucedió algo especial con esas canciones. Sabía que tenía que continuar con ello y abandoné mi educación, aunque siempre estará ahí.

¿Se formó la banda en el estudio con la gente que tocó en esa sesión?

Básicamente eso es lo que sucedió. Jesse conocía a Browan (guitarrista), Andrew (baterista) y Ben (trombón) a través de sus contactos en Birmingham. Todos nos conocimos mientras grabamos ese primer EP. Yo conocía a Jesse y Ben, y Jesse conocía a todo el mundo. Él es mucho más sociable de lo que soy yo.

¿Fue fácil encontrar un punto en común entre vosotros siete?

Absolutamente. Una vez que descubrimos que aquello se estaba convirtiendo en una banda, supimos cuál era nuestra dirección. Quiero decir que yo canto como lo hago. ¿Qué otro tipo de música podría estar haciendo?

Empezaste en un grupo más orientado hacia el blues-rock, Secret Danger, y no tenías experiencia en escribir canciones soul. ¿Fue difícil?

Siempre quise escribir canciones soul aunque no era un buen arreglista. En aquel grupo ya era feliz teniendo una banda y amigos. Era mi primer grupo y quería montar un grupo soul, pero no lo conseguía.

ST PAUL AND THE BROKEN BONESbaja2

 

Los instrumentos de viento son una parte esencial de vuestro sonido. ¿Cómo sería sin ellos?

Pareceríamos mucho más viejos viendo que la gente que toca la sección de viento con nosotros son más jóvenes. La sección de viento es algo sustancial a lo que hacemos. Pienso que hacen que sonemos más soul que rock and roll. La mayor parte de la música que me gusta tiene una sección de viento.

Buena parte de las cosas que le ha sucedido al grupo se lograron a través de contratos, como Al Gamble tocando con vosotros, la producción de Ben Tanner de the Alabama Shakes, empezar el sello discográfico… Aparenta ser una forma gradual y natural de hacer las cosas.

El proceso ha sido todo lo orgánico que puede ser en estos días y en esta era. Sólo queremos dar grandes conciertos y hacer grandes discos. No es una fórmula complicada. Si lo conseguimos, el resto funcionará por sí solo.

La voz es todo lo que tienes y supongo que la controlas cuando gritas en canciones como “I’m Torn Up”. ¿Qué haces para cuidarla?

Hago ejercicios vocales antes y después de cada concierto. No bebo alcohol ni fumo. Creo también que hay que descansar bien. Sí, mi voz es todo lo que tengo, así que la trato con cuidado.

Puedes emocionar a la gente y también intimidarla. ¿Eres consciente del efecto que tu voz puede causar? ¿Qué es lo mejor que te han dicho?

Nunca pienso en ello. Amo lo que la música me hace a mí y me llena de satisfacción si yo puedo conseguir también algo parecido en otra gente. Alguien me dijo una vez que era el mejor cantante soul feo.

¿Te ves intentando otras cosas relacionadas con del soul como country-soul o nu-soul?

Nunca me pongo límites, así que veremos qué pasa. Soy un gran fan del hip-hop por lo que seguramente llegará un día en que cante algo así.

¿Qué otras cosas aparte de la música te inspiran?

Me gusta mucho la pintura. Al crecer como lo hice, no estuve muy expuesto a ambientes artísticos. Cuando me hice un poco mayor, empecé a interesarme mucho por el expresionismo abstracto. Me hice un gran seguidor de Mark Rothko; de ahí la canción en el disco que se llamaba “Dixie Rothko”. A veces me inspira más ir a ver una pintura que escuchar cierta clase de discos.

Rosanne Cash y Elton John han hablado muy bien de ti. También has conocido a Robert Plant. ¿Has tenido alguna otra reacción de otros músicos? ¿Se puso Prince, uno de tus ídolos, en contacto contigo ya?

Todos han sido muy amables. Es realmente asombroso. No, Prince todavía no ha contactado conmigo. Casi consigo ir a ver un concierto secreto suyo en Toronto este pasado noviembre, pero no pudo ser finalmente. Dudo mucho que llegue a saber nunca de él. No sé qué haría si llegase a pasar.

El boca oreja ha sido una herramienta poderosa que os ha ayudado mucho en 2014. ¿Qué otros grupos nos recomendarías?

No es que sea un artista novel, pero el nuevo disco de D’Angelo es la leche. He pinchado mucho últimamente a Run the Jewels y me gustan mucho. Me encanta el sello Numero Group y acaban de editar un disco de Jordan de la Sierra, Gymnosphere: Song of the Rose, que es estupendo.

¿Cuál ha sido el mejor momento de este año? ¿Tocar en Bonnaroo tal vez? Sé que en una ocasión trabajaste allí de guardia de seguridad para poder entrar cuando no tenías un duro.

Bonnaroo ha sido algo muy grande para mí. Me ayudó a formar mi gusto musical entre los 19 y los 23 años. Solía gastar mi salario en comprar la entrada y después no sentía remordimientos por quedarme sin blanca para las semanas posteriores. Estar en aquel escenario fue algo increíble para mí. Todavía se me eriza la piel cuando pienso en ello.

Se ha editado el disco y la gente lo está escuchando, pero St. Paul and The Broken Bones es sobre todo un grupo para ver en directo.

Sudo mucho y todos trabajamos muy duro para hacer buenos conciertos. Intentamos trasladar a la gente a un valle con las canciones tristes y después a lo alto de la montaña con canciones que los animen. Es todo un reto.

Habéis tocando mucho en el 2014 y esta será vuestra primera visita a España ¿Cuáles son vuestras expectativas?

No puedo estar más expectante. Espero que todo el mundo se lo pase bien y que disfruten del concierto. Esta gira va a hacer asombrosa y tocaremos en sitios nuevos, algo que siempre es excitante.

Finalmente, ¿cuál ha sido la mejor anécdota hasta ahora?

Solía utilizar en los conciertos el traje negro que mi padre empleaba para acudir a los funerales. Yo no tenía uno, así que tenía que usar uno de los de los de mi padre. Ahora me arrepiento, pero tenía que dar una buena imagen.

 

Texto: Xavier Valiño

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: