Encuentros — 30 marzo, 2015 at 16:50

Diego García “El Twanguero”, el sonido de la ciudad

D3sep2

Diego Garcia “El Twanguero” siempre escucha los sonidos de las ciudades que recorre, toma nota de los músicos que les dan vida y aprende. Un guitarrista excepcional que tras tocar con gigantes como Calamaro, El Cigala, Fito Paez o Bunbury ya va a muerte con lo suyo. Y lo suyo más reciente es un disco latino, Pachuco (Warner), que motiva una conversación que comienza así: “Siempre que dices latino la gente piensa en reggaetón, cuando latino es Compay, el tango, el son cubano…”  Aquí un ordenado resumen de la conversación musical.

 

The Brooklyn Sessions, Argentina Songbook y ahora Pachuco. ¿Un nuevo diario de viaje?

Diego Garcia “El Twanguero”: Pase siete meses en México en el 2013 y estuve viajando bastante a Los Ángeles, entonces me empezó a interesar el imaginario de las bandas de los años 40, los latinos que emigraron en los 30 y 40 y se encontraron con el swing preguntándose cuál era su hueco. Esa película me interesó mucho para hacer una especie de banda sonora de una noche de baile.

Tras las canciones cantadas de Argentina Songbook este Pachuco es una vuelta al sonido instrumental, con que músicos has contado para los trompetas, percusiones, el metalófono que creo que suena…

Diego Garcia “El Twanguero”: Eso lo hago yo con la guitarra. Manuel Machado, el trompetista cubano más importante del mundo que hay ahora tocando en banda, Moisés Porro, percusionista de Juan Perro de toda la vida, estos dos nos aportaron la cantidad de África que hacia falta.

Producido por Candy Caramelo y con el Niño Bruno tocando la batería, ¿el repertorio nace de cuando os juntáis los tres en el club madrileño Berlín haciendo las Pachuco Dance Party?

Diego Garcia “El Twanguero”: Exacto, estuvimos seis meses viendo con que temas la gente bailaba. Tocar en el Berlín era la prueba de fuego hasta encontrar el repertorio para grabarlo en ese mismo orden. Empezar con lo más rápido, la balada a mitad, una sola balada y acabar con todo arriba.

“Bailando con el Twanguero” puede ser la canción que más evidencia eso, ¿Porqué crees que la gente ya no baila en los conciertos?

Diego Garcia “El Twanguero”: Antes la gente iba a las discotecas a bailar con música en directo y eso tiene una magia especial. Si no bailan igual es porque no se les está ofreciendo tanto baile. Yo veo a los Mambo Jambo y la gente baila, porque ellos tienen la predisposición de romper con todo en una hora de show.

A la hora de entrar en el estudio imagino que habrás hablado mucho de discos con Candy Caramelo. ¿Algún disco importante a la hora de definir el sonido de Pachuco?

Diego Garcia “El Twanguero”: Mi disco sale de la orquesta de Pérez Prado. Candy me decía que cuando era muy pequeñito su padre tenia los vinilos, se fue a casa de la madre y trajo los vinilos de Pérez Prado. Esas superportadas en las que parecía Elvis diez años antes de Elvis. Cuando era pequeño yo recuerdo las orquestas que venían a Valencia a tocar el mambo y todas las viejitas bailando. Eso era la industrial del ocio y Pérez Prado sería la figura principal. Luego otro tipo que me gusta mucho es Xavier Cugat, un catalán que se fue a Estados Unidos en los años 20 y estuvo veinte años fijo en el Waldorf Astoria al frente de su superorquesta de veinticinco piezas tocando chachachá, swing, rock and roll. Yo traté de hacerlo todo en formato rock: batería, bajo de rock, guitarra eléctrica, y para no perder el sabor la percusión y la trompeta.

 ¿Para llevar el disco al directo vas a contar entonces con trompetista y percusionista?

Diego Garcia “El Twanguero”: Hay varios formatos. Tengo una banda en Estados Unidos y tengo la banda de aquí que es que con la que voy a intentar viajar más. Candy, El Niño, Moisés Porro, Frank Santiuste (quien sustituirá a Manuel Machado a la trompeta al estar este girando con Chucho Valdés), esa quiero que sea la banda para presentar el disco y hacer los festivales grandes como el Womad. El formato trio también puede funcionar para algunas cosas, el Niño se han comprado unos bongos, el güiro…

Con el Niño y con Candy formaste parte de la banda de Andrés Calamaro durante bastante tiempo. ¿Ahora con tanto trabajo por delante vas a seguir integrándote en bandas o vas a dedicarte exclusivamente a hacer tus shows?

Diego Garcia “El Twanguero”: Yo ya estoy a muerte con mis shows. Estoy viajando mucho fuera, toco mucho solo en festivales de guitarra, haciendo cosas con Gibson. He encontrado ya la grieta. En España ya me estoy posicionando un poco más, seis meses en el Berlín lleno, vamos a presentar Pachuco en la sala El Sol el 14 de mayo. Voy a presentar el disco en Los Ángeles, después del verano me voy a ir tres meses allí para hacer la prensa.

Imagino que te ha servido toda la experiencia acumulada. Muchas cosas que si no las haces no las aprendes.

Diego Garcia “El Twanguero”: Obviamente. He aprendido mucho de tocar con artistas, muchísimo. Pero creo que ya es el momento. Llevo desde Argentina Songbook dedicado a ver como puedo ir tirando y tirar es simplemente un proyecto nuevo. A finales de año sacaré un directo de esto, que creo que tiene un potencial muy poderoso, muy espectacular. El secreto es mostrar a la crítica y al público que seguimos activos.

Volviendo al disco que nos ocupa, Jorge Alderete es el autor de la portada. Ilustrador que recientemente se ha encargado del arte de los tres últimos lanzamientos de Calamaro. ¿Cómo os conocisteis y porqué querías que fuese él?

Diego Garcia “El Twanguero”: Nos conocimos en México, él es el dibujante por excelencia del surf y de la música instrumental, él hace las portadas de Lost Acapulco. Yo presenté Argentina Songbook en la galería que el tiene en México. Argentino afincado en México, entendió todo. Le dije quiero esto y a los dos días estaba listo.

En esa portada dibuja Alderete un pachuco icónico con su traje zoot suit. ¿Vas a hacerte uno para tocar?

Diego Garcia “El Twanguero”: Lo tengo y tengo visto otro rosa. El escenario te perdona ciertas cosas.

Sigue habiendo pachucos como subcultura. ¿Han ido algunos a verte en concierto?

Diego Garcia “El Twanguero”: En Los Ángeles espero que vayan al concierto, aquí en Madrid no he visto. De cualquier manera el concepto de pachuco que yo propongo es un poco más general, es la mezcla de dos culturas, de los sonidos surf americano, swing, Duke Ellington con Celia Cruz. El latino con o, nunca se sabe, contra el yanqui. De ahí el tema “El Caminante” que para mi es el groove del inmigrante que pasa caminando de Tijuana a San Diego. En Los Ángeles cuando ves a alguien caminar es que es un recién llegado.

¿Próximo disco, próximo registro experiencial?

Diego Garcia “El Twanguero”: Llevo ya un año aquí en España, ya me he estado juntando con los gitanos en Amor de Dios, la escuela de flamenco. El siguiente paso, lo natural, es algo español.

Texto: Daniel Acirón

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: