Encuentros — 2 marzo, 2015 at 10:08

Danko Jones, el incansable

Dustin Rabin Photography, Danko Jones, Fire Music, Dustin Rabin

 

Han pasado ya más de quince años desde que Danko Jones apareciera en la escena musical con aquel primer y contundente EP My Love Is Bold (Sound, 1999), y poco parece haber cambiado en la trayectoria del canadiense ahora que entrega, como siempre sin demasiadas esperas ni sorpresas, su nuevo álbum: Fire Music (Bad Taste, 2015), el séptimo de su carrera. Bien podría compararse la discografía de Jones con un tren de alta velocidad, contundente, determinado, incluso peligroso, pero nunca saliéndose de su camino marcado. Aunque no demasiadas, sí que se aprecian ciertas variantes en este nuevo disco, el grupo ha conseguido un sonido más épico y melódico a la vez que parecen abrirse a géneros tan diferentes como el heavy metal (“The Twisting Knife”), el pop (“I Will Break Your Heart”) o incluso el bluegrass (“Watch Your Slide”).

Estos cambios quizás se deban a ciertas novedades, como por ejemplo la incorporación del batería Rich Knox (antes en Flash Lightning): «Puedes escucharlo en el disco, hay muy buena dinámica entre nosotros tres, y eso se transmite en la grabación», dice el percusionista «Es la primera vez que todos nos hemos llevado bien», bromea Jones acerca del nuevo miembro y su influencia en el sonido del grupo, que parece haber evolucionado aún sin perder de vista su marca personal. Pero Jones niega que nada de esto fuera consciente o premeditado: «Solo escribí un nuevo puñado de canciones, las canciones que hicimos cuando decidimos hacer el disco. No hay ningún tipo de tema o concepto, solo quería poner buenas canciones de rock en el disco.» Tampoco cree que suenen más agresivos o malhumorados: «Todos nuestros discos tienen alguna canción enfadada, quizás este tenga un par más, pero eso es todo

Lo que sí reconocen como un cambio significativo son las voces, Jones parece más centrado en la melodía y sus interpretaciones están cargadas de dramatismo ya desde el tema inicial («You don’t listen tol ove anymore», se lamenta una y otra vez en “Wild Woman”; también destaca el ensañamiento violento del estribillo en “The Twisted Knife” «And the knife kept twisting until they died»). Aunque la verdadera novedad a nivel vocal son los coros que sirven de contrapunto en las dos canciones ya mencionadas, o en el single “Gonna Be a Fight Tonight”. Acerca de ello, el bajista John Calabrese le quita importancia: «Es que nos gustan The Misfits», todos ríen.

Un tema recurrente en las entrevistas a Danko Jones es el apego que muestra su música por el rock clásico más lúdico y despreocupado, y que sus letras se muevan siempre dentro de los mismos tópicos (mujeres fatales, amor descarnado, sexo y demás). El cantante parece haberse visto dentro de esta conversación muchas ocasiones, y responde con otra pregunta: «¿Sobre qué otros debería cantar? ¿Sobre salvar el mundo? Creo que sería un poco pretencioso. No nos tomamos nuestras canciones tan en serio, cantaremos sobre cosas que escuchamos desde jóvenes y experiencias por las que todo el mundo ha pasado: gente que te gusta o gente que te ha tratado mal. No sé, conocemos nuestro sitio, nuestro deber es tocar buenas canciones e rock’n’roll.» Tampoco cree que exista un Danko Jones personaje: «No hay ningún tipo de papel, a todos nos han tratado mal alguna vez o hemos querido estar con alguien que no quería estar con nosotros. Cuando hablo de ello lo hago desde la experiencia personal.» Lo que no cabe duda es que la banda trata sobre los temas universales e imperecederos, por eso ironizan: «Si las ballenas fueran salvadas mañana, todas las canciones sobre salvar ballenas se volverían irrelevantes e innecesarias.»

Lo que sí me queda claro mientras voy terminando la entrevista es que Danko Jones es una banda y un artista que se mueve ajeno a las modas y las posibles exigencias externas. Un camino solitario pero gratificante: «Me gusta escuchar música solo», dice acerca de lo tedioso del trabajo de dj, «con cascos, no necesito la opinión o aceptación de nadie.» Lo que seguramente disfrutará será la entrega del público cuando vuelvan a Barcelona no para hablarnos de sus nuevas canciones, sino para tocarlas. Estaremos atentos.

 

Texto: Saúl Ibáñez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: