Encuentros — 9 febrero, 2015 at 9:41

Drew Holcomb, la música es medicina para todo el mundo

drew-holcomb-good-light1Descubrir a Drew Holcomb es uno de los muchos regalos que a demasiada gente le queda por disfrutar en la música. Porque el de Memphis es de esos tesoros que incomprensiblemente permanecen ocultos y que, por calidad, en un momento u otro deberían hacerse un hueco entre las muchas medianías que se encumbran en la música de raíces norteamericana. No en vano, gente como John Hiatt o North Mississippi Allstars han requerido sus servicios para abrir sus shows. Medicine es su último disco, el noveno de su carrera, y vuelve a ser una delicia.

 

Jugando con el título de tu disco ¿es la música algo medicinal para ti?

Creo que lo es para todo el mundo. La música hace bailar, te hace llorar, te hacen cantar, hacen que te enamores. Es lo que ha sido para mí en mi vida, y eso es lo que creo que ha de ser este disco.

 

Cuando has declarado que este disco cuenta una nueva etapa de la historia de tu vida ¿a qué te refieres?

Bueno, tengo 32 años y bastante experiencia a mis espaldas, algo que nunca esperaba conseguir con esta edad. Creo que estoy en posición de contar muchas cosas con mi música desde un nuevo punto de vista.

 

Entonces ¿el enfoque es distinto respecto a cuándo grabaste Good Light, tu anterior trabajo?

Muy distinto. Medicine se grabó todo en directo, para captar la inmediatez, sin ningún recording posterior. Fíjate que para grabar Good Light nos tiramos un mes y en cambio Medicine se hizo en 9 días. Buscamos un enfoque clásico para la grabación, manteniendo al máximo la naturalidad.

 

Tu forma de cantar y la producción me recuerdan a los discos de Ray Lamontagne, antes de encontrarse con Dan Auerbach ¿qué opinas?

Me encantan Lamontagne y sus discos. Creo que bebemos del mismo pozo musical, así que es posible lo que dices.

 

29-ejmboCreo que tienes una curiosa historia con Ryan Adams de protagonista ¿me la cuentas?

Lo he contado un par de veces. Cuando empezaba en esto de la música, con 21 años, estaba tocando en una pequeña cafetería de Nueva York, cerca del CBGB. Estaba haciendo una versión de Ryan Adams cuando él mismo entró en la cafetería. Me cagué de miedo aunque luego pensé que para él debía ser algo habitual. Cuando acabamos me dijo que había sido una buena versión y que tenía que irse a ver tocar a un amigo, pero que volvería para que tomáramos algo juntos. Me fui hacia donde tocaba su amigo y cuando acabó la gente le pedía a él que subiera a tocar algo. Entonces subió al escenario, tocó un par de canciones y dirigiéndose a mí me dijo: “esta noche he ido a un bar y había un chico tocando una de mis canciones ¿verdad Drew? ¿Te subes y la hacemos juntos?”. La canción era «Sweet Carolina» y cuando subí le dije que no sabía cantar la armonía. Él me dijo que yo hiciera su parte y él se encargaría de la de Emmylou Harris. Fue increíble y el porqué de que mi hija se llame Emmylou.

 

Una historia muy bonita. Hablando de tu familia, tu esposa también es músico ¿os influís mutuamente?

(Risas) A los dos nos gustan el vino, la música, las canciones, los viajes, los buenos libros y la familia. Todo eso se refleja en nuestra música de maneras diferentes, claro.

 

¿Habéis escrito canciones juntos Ellie y tú?

Solemos ecsribir por separado, pero tenemos cinco o seis temas que hemos escrito juntos a lo largo de estos años y que tienen una luminosidad enorme.

 

Oye, antes de acabar ¿me puedes contar qué es Springsteen and American Redemptive Imagination?

Por supuesto. Es mi tesis de fin de carrera. Estaba interesado en la historia y la imaginería católica de Springsteen, y en cómo se empapa su música de los evangelios y la música religiosa. Su espectáculo podría ser un servicio eclesiástico, ya que es un lugar al que la gente acude para encontrar un significado a las cosas, se crea una comunidad y se produce una extraña solidaridad con gente que no conoces. Disfruté mucho escavando en su catálogo y sus grabaciones en vivo buscando evidencias de mi teoría. Al final, como todos los grandes escritores de canciones, Springsteen ha creado su propia identidad.

 

Eduardo Izquierdo

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: