Encuentros — 2 febrero, 2015 at 10:00

Austin Lucas, el chico country-punk o punk-country

Austin-Lucas

La valentía de enfrentarse a una audiencia – a un mundo- es valorable, mi sombrero ya lo reverencia desde que tengo uso de razón. Enfrentarse a cualquier cosa a ritmo de voz y guitarra me parece asombroso, rebosante de respeto. Austin Lucas, lo hace muy bien. Un punk con guitarra acústica a ritmo de country o un chico country apasionado por el punk, qué más da! Qué sabe nadie… Sus canciones son como un muro que golpea contra tu frente y que hace que la caja de su Martin retumbe en tu pecho. Su voz es fuerte y educada minuciosamente, resentida a causa del tiempo por el tabaco ya descartado, por la bebida y las largas noches de Rock and Roll. Una ola de rabia domada en dulces melodías vocales que provocan el silencio de los que son atrapados por sus notas. Vuelve de gira Europea por la península después de 5 años de espera. Por fin. 10 de febrero, Kafe Antzokia (Bilbao), 11 febrero Rocksound (Barcelona) y 12 de febrero Siroco(Madrid+ Sid Griffin.

 

Si echas un visto a Wikipedia se dice de ti que; ‘Austin Lucas es un artista indie conocido por su mezcla de folk y punk. ¿Crees que encaja esta descripción contigo?

Son cosas que se dicen. En unas ocasiones se trata de describirlo y en otras simplemente para captar público. Yo he estado inmerso en la escena punk durante 23 años así que es difícil huir a esa etiqueta, pero ahora mismo no la utilizaría para mi trabajo, ya que ahora me considero más un folker, un cantante de country. Continúo sintiendo la actitud punk en mi modo de ver el mundo, en mi filosofía, llevo tatuajes y le gusto a muchos punks. Soy punk, pero mi música ya no lo es.

Kurt Cobain dijo que: ‘El Punk es libertad musical. Es decir, hacer y sonar como tú quieres…’

Creo que Kurt Cobain estuvo muy acertado cuando dijo eso y en ese caso sí puedo afirmar abiertamente que soy punk. Es una gran cita.

En qué momento decides dejar de un lado a tus bandas punk y ver el country / folk como una opción válida?

Fue sobre el año 2000 cuando cogí mi guitarra acústica e intenté volver a cantar. Desde los 12 estuve únicamente centrado en punk, en death metal, grindcore, black metal y en estilos similares. De pronto empecé a echar de menos las melodías y harmonías con las que he crecido, la música de mis raíces familiares y de mi infancia. Aun así no fue hasta el 2005 cuando decidí que era una opción válida para mí como músico.

Digamos que entre 2000 y 2005 estuve conviviendo entre el punk y el metal y con canciones folk, hasta que en 2006 terminé mi primer disco, así que fue algo asimilativo y progresivo, no una ruptura. Aprendí de Jason Molina que una canción puede ser bonita y oscura a la vez, eso es algo que no me había planteado antes. Él ha sido toda una inspiración. Poco a poco empecé a sentirme más cercano a esta manera de hacer canciones, de contar historias.

Dijiste que el punk arruinó tu voz y que te llevó 5 años recuperarla.

Sí, es difícil cantar punk y metal y conservar intacta tu voz. Aparte de eso yo fumaba demasiado, llegué a fumarme 3 cajetillas diarias, bebía mucho y algunas veces tomaba anfetaminas. Llevaba un estilo de vida muy poco saludable. A principios del año pasado dejé de fumar y considero que aún no la he recuperado del todo.

Estuviste en la Wilie Nelson’s Country Throwdown Tour. ¿Cómo sienta eso a un chico joven como tu tener el reconocimiento de un gigante de la música como Willie Nelson?

Es uno de los más grandes artistas, músicos y escritores del mundo y con frecuencia pienso que nunca más llegaré a hacer algo tan grade como cantar con él sobre un escenario. Algo muy especial y electrizante, sin duda de las mejores cosas que me han pasado en la vida.

A juzgar por tus anteriores giras por Europa. ¿Cómo ves que el público europeo asimile la música de raíz americana? Crees que estamos en una situación óptima de conocimiento para poder juzgarla y valorarla?

Históricamente los europeos and apreciado mucho la música americana. En mi opinión, los europeos entendéis y aprecias cualquier tipo de música y eso es un valor añadido y una razón por la cual a los artistas americanos nos gusta venir a Europa. Los europeos apreciáis la música por encima de los músicos y el personaje que les envuelve. Eso es fascinante.

Tu último trabajo se llama Stay Reckless (Permanece Imprudente)  «N. del T.»  lanzas el título como una provocación?

Es un mensaje que invita a vivir a tu propio modo, a no estar encadenado a unas reglas que rijan tu vida, sino a que hagas aquello que seas dueño de tu propio camino. Mantenerse siempre en una zona segura una mierda. Arriesgarse es el mensaje. Crea tu propio mundo.

Has utilizado una banda de acompañamiento en el disco…

Sí, se grabó en Nashville, Tennessee, con Glossery como banda de acompañamiento. Son una banda increíble, mi banda favorita de Rock and Roll en estos momentos, giran conmigo siempre que es posible.

Te divorciaste hace relativamente poco tiempo, ¿considerar este trabajo como un disco ‘sobre una ruptura’ es ir muy lejos?

Estuve gestionando mi divorcio al mismo tiempo que grababa el disco. Sí lo considero un ‘álbum de ruptura’ pero lo que intento retratar son los aspectos positivos de una separación y de cómo las cosas pueden mejorar. No quería sentarme y sentirme deprimido porque el divorciarme ha sido una de las mejores cosas que me han podido pasar y además me ha abierto un montón de puertas y posibilidades. Para mí, cada final supone un gran inicio.

En algunas de tus canciones, por ejemplo «Go West», me cuesta distinguir entre la pena y la felicidad. ¿Tratas de moverte de un lado a otro para conseguir algún efecto?

Absolutamente. Trato de decir que nada es blanco o negro. Hay una amplísima gama de colores y, especialmente, en «Go West» más que en ninguna otra. Trato que mis personajes no sean bidimensionales, quiero encontrar una tercera dimensión. Los dos personajes que aparecen en «Go West» se han separado y aun así ninguno de los dos merece cargar con el peso de ese dolor. Son simplemente personas actuando como seres humanos. Unas veces estúpidos y otras santos. Hay belleza y hay dolor.

 ¿De dónde salen estos personajes que aparecen en tus canciones? A veces pienso que el cliché de las parejas rotas o los temas populares pueden llegar a caducarse.

Escribo sobre lo que veo, sobre mis propias experiencias. Son cosas de la vida real, personas propias de situaciones reales y no creo que la gente vaya a cansarse nunca de escuchar canciones ni de oír historias reales o sobre la vida real. Siempre habrá un lugar para la verdad aunque la gente tienda a pensar en otras cosas por moda o por lo que sea. Honestamente, creo que siempre habrá alguien que quiera escuchar una canción real sobre una historia de amor rota o sobre una persona cantando al amor.

Te mudaste a Nashville desde Alabama. Ha sido para ti una influencia desplazar tu casa a un lugar tan artístico y con tanta carga artística?

No lo sé, creo que un cambio de localización no causa mucha influencia. A mí me ha influido la carretera. Nashville tiene un gran número de compositores y cantautores y obviamente todo eso me llega y lo asimilo del algún modo u otro. A mí me gusta estar envuelto en esta atmosfera de Nashville. El country está visto por mucha gente como música para paletos y no es así. La música country me parece una de las más bellas manifestaciones de arte del ser humano. Yo escribo y siento canciones country, es lo que me gusta y lo que quiero hacer.

Cada vez que puedes te bajas de un escenario y cantas rodeado del público que te ha ido a ver. ¿O no te gustan los escenarios grandes o es que necesitas la cercanía de la gente?

Yo empecé tocando en escenarios pequeños y es como más cómodo me siento. He cantado en casas y en sótanos. Es algo común en los Estados, lo llamamos basement shows, sin micros ni amplificación. Tengo 35 años y he tocado así toda mi vida. La enorme mayoría de conciertos que he hecho desde que empecé a cantar desde que era un niño han sido así.

¿Qué formato de directo vas a traer para esta gira?

Voy a girar con Aaron Persinger. Él es un gran amigo y además es el batería de la banda que me suele acompañar. Para esta gira no ha habido ocasión de girar con banda, así que se lo pedí a Aaron Persinger porque es un gran artista y compositor. Pensé que al no poder tocar la batería sí podría abrir los conciertos.

¿Tienes ganas de volver a España?

Muchas, me encanta España, su gente y su comida y si no he venido antes ha sido por temas logísticos, estoy impaciente por volver después de 5 años.

 

Texto: Mario X

 

One Comment

  1. Pingback: Austin Lucas, el chico Country-Punk | Título del sitio

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: