Encuentros — 16 enero, 2015 at 13:56

Mots, esperando que la permeabilidad aumente

Poster MotsA3col_SIDECARSon una de las mayores (y mejores) sorpresas surgidas en los últimos tiempos en Barcelona. Presente en nuestra edición en papel, recuperamos entrevista con Roger, su batería y letrista, horas antes de su debut en la Sala Sidecar.

 

¿Puedes presentar a la banda? Sois una mezcla de veteranos de la escena barcelonesa con músicos más jóvenes, y todos con procedencias estilísticas diversas

-El grupo empezamos a montarlo Guifrè y yo. Habíamos coincidido en Pilseners, luego él montó Lost Men Service, que llevaban un rollo más power pop, más americano que inglés, onda Rubinoos. Es cliente habitual de mi tienda, nos fuimos animando el uno al otro. A los dos nos gustan las bandas que tienen raíces británicas clásicas tipo Kinks pero que las actualizan, que no se quedan ancladas en el pasado y son difíciles de etiquetar. Bandas quizás no demasiado conocidas, como The Enemy o Pidgeon Detectives, que incluso muestran influencias Two Tone… yo llevaba años en el dique seco, desde 1995, cuando dejé de tocar con Knockouts y Bretones. Hace dos años empezamos a ensayar con el batería de Urgent Kicks y el bajista de The Lost Men Service, pero finalmente reclutamos a Edgar, que había tocado con los primeros Doctor Calipso y se había montado su estudio de grabación y podía aportar una perspectiva diferente, está muy metido en el reggae. Creíamos que una voz femenina podía aportar un toque más pop, más melódico a una base rítmica sólida, así que se incorporó Alexandra, que viene de un rollo más jazz, más blues. Solo faltaba Laia, la teclista, que viene de tocar funk y progresivo.

 

-Hay que equilibrar influencias tan diversas y las aportaciones de músicos que vienen de campos tan diferentes. ¿Cómo componéis?

-Claro, nos gusta mezclar muchas influencias pero que el sonido quede muy definido, que sea propio. La mayoría de composiciones musicales son de Guifrè, que acostumbra a llegar al local con los temas bastante definidos, aunque el resto también van aportando canciones. La mayoría de letras son mías.

 

-Vuestro primer Ep, autoeditado, estará a la venta cuando se publiquen estas líneas.

-Sí, ha salido a mediados de diciembre. Hemos usado un poco la estructura de la discográfica de Daily Records y sus canales de distribución, intercambios con tiendas especializadas físicas y por internet, aunque sabemos que gran parte de las ventas serán por correo.

 

-Un Ep de cuatro temas que oscila, es cierto, entre el power pop, la new wave y la onda mod. ¿Tenéis material para grabar un Lp?

-Sí, tenemos listas dieciséis canciones. Queremos componer algunas más para poder escoger las mejores, disponer de material para seleccionar las catorce que mejor funcionen.

 

-Los más veteranos venís de una época en la que el panorama musical estaba mucho más fragmentado, en el que no acostumbraban a mezclarse las escenas. Ahora que todo está más mezclado, que los compartimentos no son tan estancos, ¿cuestas más encontrar a tu público potencial?

-Nos gustan los sonidos de los sesenta, básicamente, pero también el glam, el punk y la música negra. Esperamos que a quien le guste todo eso, y principalmente la melodía, pueda conectar con nuestra música. Recuerdo que cuando vi por primera vez a Million of Dead Corps, en el año 83, pensé ¿qué coño es esto? No creo que estemos en ningún sector concreto, algo que quizás es perjudicial cuando empiezas, pero en realidad podemos conectar con seguidores de The Kinks, Madness, Dexy’s, somos heterogéneos, quizás cueste más que te conozcan al no estar circunscritos a ninguna escena en particular, pero a la larga pensamos que es beneficioso.

 

-Tú diriges una tienda de discos de referencia dentro del sector punk, pero dispones de una gran variedad de discos de rockabilly o soul, algo impensable cuando empezaste a moverte por Barcelona en la época de las famosas tribus urbanas

-Afortunadamente eso acabó, nos hemos hecho más mayores y hay mucha más información, todo el mundo conoce ya los vasos comunicantes existentes entre los diferentes estilos musicales y comprende que quedarse encerrado en uno de sus compartimentos significa perderse mucha música imprescindible. Vas al Boiler Club, eminentemente mod, escuchas a DJ’s pinchando discos de rockabilly o mucho soul y todo el mundo se lo pasa en grande. Claro, en los ochenta se habría montado una batalla campal. Bueno, todos hicimos bastante el cafre, pero las cosas han mejorado, afortunadamente…

 

-Barcelona proyecta la imagen de ser muy moderna, uno de los bastiones de la escena indie. ¿Cómo se puede vivir con ello?

– Se puede, existen en esta ciudad un buen montón de buenas bandas, The Bite en power pop, Urgent Kicks en punk, The Excitements en soul, Mossen Bramit… el rock vuelve a ser underground es cierto, parece que no exista en comparación con las bandas indies. Está muy bien que triunfen y tengan su público, copan los festivales y gran parte de la atención de los medios, pero estaría bien que el personal se fijara en lo que ocurre en las catacumbas, en las propuestas de bandas con influencias más añejas. Esperemos que la permeabilidad aumente…

 

-Por último, que escogierais Mots (palabras, en catalán) como nombre ¿es un juego fonético, un guiño para con los mods?

-No, simplemente creemos que es un buen nombre. Hay que explicar continuamente que no somos mods, aunque tenemos muchos puntos en común con su sonido, pero nos gusta porque tiene una sola sílaba, es concreto y refleja que le concedemos mucha importancia a lo que dicen nuestras letras.

 

Alfred Crespo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: