Encuentros — 12 enero, 2015 at 10:29

Little Misses, macarra punk con significado

little_misses

Muy recomendable mezcla de punk al estilo americano y rock de tendencia macarra, Little Misses, alter ego de la choni Jerra Spence, nos ofrecen un segundo trabajo que no debería pasar desapercibido a los aficionados a la siempre bienvenida cohabitación de brevedad y contundencia sonora.

 

Al igual que los protagonistas de “Las Uvas De La Ira” creían haber encontrado en la fértil California el fin de su viaje huyendo de la miseria, Jerra Spence emigró desde la muy tradicional y conservadora –según sus propias palabras- San Diego a Los Ángeles, a la búsqueda de nuevas oportunidades; aquella tierra de promisión, donde otro tipo de malas hierbas, el punk, habían encontrado idóneo sustrato para dar sus mejores frutos merced a lo sembrado a finales de la década de los setenta. Como le ocurrió a la familia Joad, la fortuna no estuvo de su lado. Su ilusión de contactar con algún sello que publicase su primera obra “Play Like A Girl” chocó frontalmente con la triste realidad, la de unas compañías atemorizadas por las descargas y la piratería que no apostaban por nuevos talentos. Estas adversas circunstancias no amilanaron a la chica, más bien lo contrario, empujándola a sacar por su cuenta esta primera obra labrada en el más puro estilo do it yourself; continuación a ese debut ha sido “Whatevers”, publicado a finales del año pasado, ocho breves y muy contundentes pildorazos que los confirman herederos directos de las bandas de la Costa Oeste que lograron combinar la rabia del punk con las raíces del rock & roll primigenio.

Aunque este es el disco de debut en formato de banda, tu ya habías editado con anterioridad “Play Like A Girl”; que nos puedes contar de esa primera grabación y que diferencias y similitudes guarda con “Whatevers”

Las canciones de “Play Like A Girl” se grabaron en San Francisco con mi buen amigo Gadget de Fuction 8; también nos echó una mano Paul Smith de Dengue Fever. Lo grabamos relajadamente, queríamos dejar registrada una buena demo antes de mudarnos a Los Ángeles. Cuando llegamos a LA no logramos que ningún sello se interesase por nuestro trabajo, lo cual fue bastante frustrante. En todo caso, como estaba plenamente convencida de sacar adelante este disco, por mi cuenta, independientemente, y así lo hice. Las similitudes entre ambos discos radican en que los dos están realizados siguiendo la norma del hágaselo usted mismo, buscando ser honesto en todas las canciones y sin preocuparse si el resultado es comercial o no. La diferencia entre uno y otro son ocho años de vivencias.

El título de ese primer registro hace referencia a la característica de ser mujer dentro del negocio musical. Piensas que existen diferencias en la manera de interpretar entre músicos de diferente sexo?

El título se refiere concretamente a esa frase tan asquerosamente común de vamos, toca como un hombre, que se parece a un insulto acerca de la manera de tocar de las chicas. Quiero que la gente entienda que no me avergüenzo de ser una tía que lidera una banda. Estoy perfectamente cómoda tocando como una mujer, que es lo que soy. Existe una gran diferencia en como un músico es tenido en cuenta según su sexo, la raza humana lleva incorporado un lastre cultural que nos lleva a hacernos ideas preconcebidas de que se puede esperar o no de una mujer. En esta lucha son muchas las artistas que me han servido de ejemplo peleando en desventaja en un mundo dominado por los hombres: desde Linda Ronstand a Joni Mitchell, por citar algunas. En todo caso, si tu pregunta es si todavía existe sexismo en el mundo de la música, la respuesta es absolutamente si, por que el sexismo todavía está presente en el mundo.

 “Whatevers” es un título que tiene un significado muy vago en español. Que querías trasmitir eligiendo este título para esta nueva grabación?

Es una frase que los quinceañeros utilizábamos para hacer callar a alguien, especialmente en el sur de California. Es como dar un corte seco y tajante sobre algún tema del no que nos interesa hablar.

Gran parte de la solvencia que demostráis sobre el escenario se lo debéis a vuestra participación en el Vans Warped Tour, un evento poco conocido en Europa, que nos puedes contar acerca de él? cual ha sido tu experiencia?

El Vans WT es el festival rodante de música más importante de los USA y Canadá. Acaba de cumplir su quinceava edición, y tengo que agradecer a su fundador, Kevin Lyman la oportunidad que me brindó invitándome a la edición del 2.005. Participar en el me ha dado oportunidad para conocer lo que es currárselo duro, entender el negocio musical y de la pasión que tienes que poner si te quieres abrir paso en este mundillo. Es el sueño americano personificado en un campus punk-rock, con multitud de gente yendo de una parte a otra del país en furgonetas, caravanas o autobuses para tocar delante de audiencias de hasta 30.000 personas. Es una experiencia increíble y al mismo tiempo una carrera de resistencia-52 shows en dos meses- una ciudad diferente cada día y muchas veces con dos actuaciones diarias. Hay múltiples escenarios, muchos tipos de bandas, desde gente que esta empezando a bandas muy consolidadas, y publico de todas las edades.

Proviniendo la banda en California, con voz de mujer al frente y sonoridad cercana al punk, parece inevitable hacer referencia a X; te sientes influida por el grupo de Exene Cervenka?

Absolutamente, son una de mis bandas de referencia. Crecí en San Diego, en la playa. Es una ciudad muy conservadora, y cuando oí las letras de X supe inmediatamente que esa era mi rollo. Soy admiradora de los poetas de la Beat Generation, y X tenían letras que para mí era como poemas de Corso adaptados para tocar a toda leche por una banda punk. Para un adolescente creciendo en la década de los 80 y 90 en California, X era la banda sonora ideal. Toda esa estética contracultural que manejaba la banda todavía me altera la sangre: coches customizados, arte y música. Exene personificaba el tipo de chica que yo quería ser: una dura bebedora que cuando llega el momento agarra el micro y se pone a chillar como una posesa revolucionando el cotarro. Su voz no seguía el sonido de la banda, eran los instrumentos los que iban a su rebufo. Para mí, ella era el punk-rock.

Compones personalmente todos los temas, que papel ha jugado el resto de la banda en la grabación? Son meros intérpretes o han aportado ideas?

Hay un poco de todo. De inicio yo escribo todos los temas con ayuda de mi guitarra, después grabo guitarra y voz e imagino que más se le puede añadir para que suene como creo que deba quedar la canción. Los temas incluidos en el disco han pasado por las manos de muchos amigos que me han ido dando ideas, entre ellos Dean Pleasant de Suicidal Tendences, por lo que no puedo que las canciones sean solo mías. Luego las rodamos en directo para ver como sonaban. Esta primera parte fue relativamente rápida, pero luego hasta la finalización del disco han pasado un par de años. Durante este tiempo he contado con la colaboración de Steve Kravac, propietario del sello Porterhouse. Steve ha sido como un médico paciente, que ha ido alimentando a las canciones como si estas fueran un recién nacido, cuidándolas para que estas fueran desarrollándose por si mismas y terminaran trasmitiendo lo que yo quería en un principio

Quizás mi tema preferido del disco sea “Green Green Grass” con ese fantástico riff de guitarra tan pegadizo; que nos puedes comentar de la colaboración en el texto de Ronald Regan

Dean es el responsable de esa magnifica parte de guitarra; nos fuimos haciendo amigos durante la grabación del disco, intercambiamos muchas ideas. En cuanto al texto en sí, habla del problema de la descriminilación y legalización de la marihuana en Estados Unidos; lógicamente estoy muy a favor de esa iniciativa, y como todo el mundo sabe fue a administración Reagan la que inició la guerra contra la droga, por lo que decidí samplear algunas frases suyas a este respecto. Nuestra conclusión es que abogamos por una libertad absoluta de su uso y consumo, tanto por lo que significa en cuanto a la libertad del individuo a elegir lo que debe hacer con su vida, como por su positivo impacto en la economía, el desarrollo, la vida en las prisiones…

Aparte de los temas netamente punk, en otros se puede encontrar influencia del rock de raíces. Estás interesada en el movimiento americana?

Bueno, me gusta todo tipo de música, incluido el americana, casi más en el sentido del espíritu de los pioneros que evoca que en el sentido musical estrictamente. Como ya te he comentado alucino con los coches de época, la ropa antigua, los tatuajes y la creación artística en general, y creo que el americana reivindica a los pioneros de esa época dorada del rock&roll.

La crisis está golpeando fuertemente el negocio musical en nuestro país, cada vez acude menos gente a ver música en directo. Como vives esta tesitura, puedes mantenerte solo de la música?

Es difícil responder a esta pregunta, hay gente puede hacer cualquier tipo de trabajo, depende de lo que necesites para vivir. Por ejemplo Mike Ness de Social Distorsion ha logrado triunfar llevando las riendas de su carrera, manejando directamente sus tours y el merchandising, lo veo como un buen ejemplo a seguir. Creo realmente que no podemos afirmar que el negocio musical esté en crisis, más bien es que la pasta que tiene la gente no de más de sí, y por otro lado el negocio musical en si mismo está cambiando. Todavía hay maneras de ganarse la vida con la música, lo que hay es que tener imaginación para lograrlo. Hay modelos en los que fijarse, depende también de los objetivos que cada uno se marque. Mi música me ayuda a sobrevivir, pero no espero sobrevivir solo con la música.

Texto: Manuel Borrero

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: