Encuentros — 26 enero, 2015 at 16:38

J.H.A., primeros pasos de un gran bagaje

JHA_BAND_by_Ismael_delarge_51

En la versión en papel de Ruta 66 de diciembre, hablábamos de su magnífico disco de debut y en este mes de enero, los que os hayáis acercado al quiosco, habréis encontrado un espacio dedicado al proyecto de Javier Ayensa en el escena local y que ampliamos con la entrevista en mayor profundidad.

Hablo desde el desconocimiento…. aunque es un proyecto personal, detecto filosofía de banda.

Detectas bien. El álbum ha sido grabado con la intención de presentarlo en directo con banda. En España de momento lo estoy presentando en formato dúo, con un gran guitarrista y amigo llamado Miguel Ángel Bautista, hasta que encuentre a los músicos adecuados para formar la banda completa de la que él formará parte también, si así lo desea.

¿Cómo te haces artista en Londres? ¿Qué factores han marcado esta personalidad musical? ¿El metro te forjó mucho?

Mi carrera musical, si es que se le puede llamar así a lo que he hecho los pasados doce años, comienza por accidente. Vine a Londres a mejorar mi inglés y por cambiar de aires. Como muchos inmigrantes recién llegados, pensaba trabajar en lo primero que saliese. Por casualidad y curiosidad probé a tocar en el metro y…hasta hoy. Esto evidentemente me ha forjado en cierta manera ya que tocar ahí abajo es un reto diario y nunca sabes si te van a dar una moneda o una hostia.

¿Cómo fue el proceso de creación de The Way We Are Wired? Ha sido progresivo durante años, o hay una fecha de inicio y final en la composición.

El álbum lo comencé a escribir a principios del 2013, en mi pub local, aunque hay temas como «The Sound Of The Wind» y «So Hurt» que empezaron a tomar forma unos años atrás. El último tema que compuse para el álbum fue «Take Me Back» , en Octubre. Pasé unos cuantos meses en ese pub.

Escucho tu voz y me vienen influencias de Dylan (sobre todo en los acabados), Ian Hunter o Hendrix, ¿Te reconoces en ellas?

Sin duda alguna. Los tres son grandes influencias mías.

Aunque en un tema como «Ether» me viene a la cabeza Roger Waters…

Aquí me pillas desprevenido. Soy un gran fan de Pink Floyd y de Waters en particular como escritor, pero jamás hubiera asociado un tema como “Ether” con él.

¿Qué crees que aportaba la masterización en Abbey Road?

Aparte de un agujero en el bolsillo, aporta un acabado al álbum que no puedes conseguir en casa con el ordenador. A nivel personal, aparte de lo obvio: la ilusión de haber estado trabajando en un sitio mítico. Esto no tiene precio. Bueno sí que lo tiene, de ahí el agujero en el bolsillo.

¿Qué diferencia hay en producir en Londres que en España? ¿Es un tema de infraestructura o es también de capacidad del productor?

Nunca he producido en España, por lo cual no te puedo decir. La capacidad del productor es esencial en España, Londres o Dubai, pero la infraestructura no ha de ser infravalorada. Para que algo suene bien has de tener buen equipo. Esta tendencia de algunos modernos a decir que pueden producir un Dark Side Of The Moon desde su cuarto me hace reír mucho, mucho.

Otra gran característica son los textos, no son ni obvios, ni simplemente para rellenar espacios… Son largos, encerrando una historia… da gusto poder leerlos tranquilamente, sin encontrar topicazos. ¿Qué peso tienen las letras en la composición?

Toneladas.

Cuéntame cosas sobre la banda que ha grabado contigo, ¿Cómo la conoces? Su implicación en el proyecto.

El hecho de que tu sección rítmica este formada por dos excelentes cantantes y guitarristas asusta y reconforta a la vez. Ambos tienen sus propias bandas. Marco Magnani, el bajista, fue el líder y fundador de Instant Flight, una muy recomendable banda de Rock psicodélico, en la cual también estaba Lucie Rejchrtova que toca los teclados en el álbum. Ahora tiene una banda llamada Mark and the Clouds, con la que yo colaboro a la guitarra solista. Dan Beaulaurier, el batería, fundó y colideró Norton Money, un fantástico grupo de Country Rock. Ahora está ocupado con un proyecto en solitario. Espero poder contar con ellos para presentarlo en directo en Londres.

Cuando suena el disco, me vienen grandes nombres a la cabeza, Dylan, Petty, Neil Young o incluso el Bowie clásico… ¿Qué otras influencias importantes tienes y que no son tan fácil de detectar?

Me alegro, esto es un piropazo. Te puedo decir que mi mayor influencia es posiblemente Ian Siegal. No es muy conocido en España, pero en mi opinión, en lo que se refiere a blues y música de raíces en general, es el artista más interesante que hay en Europa en estos momentos. Su actitud, su forma de escribir y su gusto musical son una constante luz y guía. Su influencia es enorme, pero totalmente subliminal, ya que mi álbum de “rootsy” tiene bien poco.

Me ha llamado la atención el orden de las canciones, muy sesudo, concepto vinilo, pero inverso, los temas más duros o rockeros se encuentran en la parte central del álbum, cuando normalmente la parte central suelen estar las composiciones más lentas…

La razón del orden es cronológica…sin entrar en más detalles.

Aunque todas las referencias son siempre clásicas, lo cierto es que no tienes intención de sonar antiguo, un tema como “your next move” podría gustar a fans de Jack White, The Black Keys o My Morning Jacket.

La verdad es que no me disgusta ninguno de ellos, pero no están entre mis influencias. Pero claro, todos bebemos del Rock clásico en vasos nuevos y distintos.

¿El formato acústico es la única forma de subsistir? ¿Garito a garito?

Es la única manera de no perder dinero en los comienzos. Además me da la oportunidad de tocar un tipo de material muy diferente al que tocaría con banda. Básicamente me da la oportunidad de tocar lo que me dé la gana. Si me dan a elegir (y dinero) prefiero montar un show de Rock´n´Roll con dos guitarras, bajo, batería y para poner la guinda un teclado.

«Sack Of Fleas» con ese fraseado y ese galopante cambio, es uno de mis cortes preferidos ¿Cuál es el tuyo?

Esto es mucho más difícil para quien los ha parido que para quien los escucha. No hay canciones de relleno, no me puedo decantar por ninguna.

Y «Don´t Walk Away From The Best» ¿el más Dylan?

La gente asocia más «The Way We Are Wired» con Dylan que la que mencionas tú. Pero vamos, su sombra planea por todo el disco.

¿Hay alguna banda nueva que te guste?

Me gustan The Rails, The Lucky Strikes, Wolfpeople, Schizofrenic Spacers, Deer Tick, Blackberry Smoke, Saint Jude… por mencionar solo unos pocos.

Hacer música en UK y hacer música en España, ¿Cuál es el principal escollo en cada sitio?

Como te comenté antes solo he hecho música en UK, y aquí el principal escollo no es hacerla, sino darla a conocer y conseguir bolos. Demasiada competencia y demasiado promotor desinteresado en la música. Me temo que en España esto no es muy diferente.

¿Te preocupaste mucho conseguir un resultado tan homogéneo? Aun tocando distintos palo, hay un hilo que enlaza perfectamente.

No puedo decir que el resultado sea fruto de la casualidad sino más bien de la causalidad. Es un exorcismo, un reflejo de una etapa de mi vida.

¿Por qué tanto tiempo sin grabar? ¿Qué factores influyeron?

Inseguridades y perfeccionismo. Antes incluso que músico soy fan, y me ha llevado tiempo hacer algo que no quede en el más absoluto de los ridículos si lo comparo con las obras que admiro y amo.

Un guitarra preferido

Ufff. ¡Uno! Imposible. Te doy cinco y ya me cuesta. Jimi Hendrix, Jimmy Page, Jeff Beck, Michael Schenker y para introducir sangre nueva, un chaval holandés llamado Dusty Ciggaar que toca con Ian Siegal y es lo mejor que he visto en muchos años.

Un cantante…

Lo mismo te digo. Te doy cinco. Ian Siegal, Chris Robinson, el Rod Stewart pre traje de leopardo, Tom Waits y Gene Clark.

 

Texto: Vicente Merino

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: