Artículos — 8 enero, 2015 at 9:51

Los años en que Indiana se vistió de punk

ZeroBoysFlyer_low_resProbablemente al hablar de música en Indiana, muchos citarían ilustres nombres como los de John Mellencamp, Michael Jackson, John Hiatt o Axl Rose, pero pocos se atreverían a citar uno de los estados de los grandes lagos como cuna de la música punk.

 

No es tan conocida como las escenas neoyorquina o angelina, pero el punk en Indiana existió, vaya si existió. Especialmente efervescente a finales de los setenta y principios de los ochenta, el movimiento se formó alrededor de bandas de New Wave como Latex Novelties, Joint Chiefs y Dow Jones and The Industrials. Pero fue sin duda con la aparición de los Gizmos que se da el pistoletazo de salida a una escena que tuvo su apogeo en un lustro dorado, el que va entre 1977 y 1982.

 

Cuenta la leyenda que todo empieza cuando el futuro líder de los Zero Boys, Paul Mahern, vio un concierto de los Dead Kennedys en Chicago y contó a su amigo Ken Highland lo que había visto. Rápidamente formaron cada uno su propio grupo. El primero los citados e iniciáticos Zero Boys y el segundo a los esenciales Gizmos junto a sus amigos Eddie Flowers y Ted Niemiec.

 

IndianaPunkA partir de ese momento todo empieza a girar alrededor de los estudios Sonic Iguana, situados en Lafayette, en pleno condado de Tippecanoe. Considerado el primer estudio del mundo en especializarse en la grabación de punk, alrededor de sus cabinas se agolparon bandas como Last Four Digits, Panics, The Future, Your Parents, Jetsons, Hoosier Daddies o Dancing Cigarettes.

 

Ahora, hasta 38 de esas bandas, representadas por 46 canciones, se unen en un recopilatorio doble que intenta mostrar la escena que se desarrollaba alrededor del local más conocido para el estilo en la ciudad: el club Crazy Al’s. Un documento titulado Early Indiana Punk and New Wave: The Crazy Al’s Year(s) 1976 – 1983 imprescindible para entender los que se cocía en la ciudad, donde no faltan los grupos citados y en el que se incluyen canciones que en ocasiones apenas vieron la luz en un puñado de cintas de casete. Un recopilatorio que ahora se edita gira alrededor de esos años y añade uno por delante y otro por detrás para dar más empaque al resultado.

 

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: