Encuentros — 18 noviembre, 2014 at 9:00

Stiff Little Fingers, mirando hacia atrás

 

Stiff Little Fingers - Portraits

Incombustibles francotiradores del punk SLF siguen rebelándose contra el sistema a pesar de los cambios del mismo, ya que, por defecto, este se mantendrá igual (de mal), y se ubique en Irlanda del Norte o Asia oriental. Sobran pues las presentaciones allende la edición de un disco nuevo, No Going Back (Autoeditado) y de una gira ad hoc donde regurgitarán las letras del nuevo trajo, el primero en una década pero no por ello desfasado en el tiempo. Apuntes la fechas y préstense a sudar tonadas de cinismo e ironía tradicional irlandesas: 24 /11: Barcelona, Razzmatazz 2 (+ Penny Cocks + The Gundown); 25/11: Madrid, Copérnico (+ Rollercoaster Kills + Las Venas); 26 /11: Bilbao, Kafe Antzokia

Vuestro primer disco se editó en el ´79 y hoy en día sigue estando considerado como uno de los iconos del punk político. Que SLF sigan en activo, ¿significa que no ha cambiado mucho la sociedad inglesa/ irlandesa desde entonces?

Irlanda del Norte, obviamente, es mucho más estable desde los últimos años, lo cual es un gran hito. Las personas que viven allí merecen tener una vida normal como la mayoría de personas en el planeta. Stiff Little Fingers somos una banda, no políticos, por lo que nunca nos dispusimos a cambiar nada. Si las cosas van a mejor en Belfast, no sentimos que deberíamos dejar de tocar. En cuanto a un espectro político más amplio, ya que nos afecta a todas las personas y todos los días, sí creo que las cosas han empeorado en los últimos años con los principales partidos, escorándose más y más a la derecha: parece que hay un resurgimiento de la ” greed is good ” (la codicia es buena) de la cultura de la década de 1980.

¿Creéis, por tanto, que tocar temas del primer trabajo en directo tiene un sentido similar a antaño?

Tenía la esperanza de que, por ahora, las viejas canciones “irlandesas” fueran tan relevantes como las viejas canciones populares de folk escritas basadas en la época de los conflictos. Obviamente, el conflicto se ha calmado, pero no ha desaparecido por completo y las canciones todavía tienen una relevancia, aunque sea menor.

En aquella época abogabais por un Ulster alternativo. Desde hace unos años ya no existe el IRA y la situación política se recondujo a buen puerto. ¿Creíais que eso podía ser posible a principios de los ochenta?

Siempre los esperábamos. Y es genial ver las que cosas han avanzado a este nivel.

Vosotros os reunisteis en 1990, y en esa década se pusieron de moda bandas de punk al rebufo de Green Day. Hablo de Blink 182 y similares. ¿Esto lo valoráis como positivo para la música o al contrario, de valuó el género?

En verdad, nos juntamos en 1987. Pienso que sólo hay dos tipos de música: la buena y la mala. Pero, ¿qué es el punk, realmente? A mi entender, el punk se basa en mucha gente que está dispuesta a definir las reglas cuando, en principio, hay que ignorarlas. Necesitas un tipo de uniforme o peinado para conformar lo que es el punk. ¿Desde cuándo la cosa va de ajustarse a las normas? La música puede ser enriquecida o devaluada por cualquier grupo grabando un disco bueno o malo, respectivamente. De igual modo, por cómo se comportan y tratan a su audiencia. Si actúas como un gilipollas, lo devalúas. Si no, no lo haces.

También es habitual ver en cadenas de ropa multinacional- que todos sabemos que subcontratan la producción a precios de esclavo- vender camisetas de Sex Pistols, The Clash o Ramones. ¿Por muy contestatario que sea un movimiento siempre será fagocitado por el sistema?

No todas las camisetas de manufacturan en Indonesia por niños en condiciones de trabajo esclavo, pero entiendo tu punto de vista. La línea de fondo es la siguiente: una vez que un “movimiento” juvenil muestra signos de obtener ganancias económicas, siempre va estar subyugado al mainstream. Ese es el camino del mundo. Como tal, el “punk rock” es simplemente otra rama de la industria del entretenimiento y la única manera de luchar contra esto es mediante la protección de lo que tú haces. Si todavía tienes tiempo para escribir canciones que valgan la pena, que sirvan para hacer reflexionar y se puedan grabar en buenas condiciones, si tratas al público con respeto, entonces puedes permanecer fiel a la premisa inicial. Por supuesto, el respeto es una calle de dos vías y mucha gente piensa que la piratería es de alguna manera punk. Todo lo que se logra sacar del bolsillo de la artista hace que éste no pueda continuar, no pueda grabar, no pueden girar y, finalmente, no pueda comer. Si por el contrario, deseas el “escenario” para convertirte en rancio y repetitivo, produciendo “grandes éxitos”, sin material nuevo… entonces esta es la manera de hacerlo.

¿Qué pensaríais si vieras camisetas de vuestro grupo en dichas tiendas?

Hasta lo que yo sé, nuestras camisetas no se fabrican en el este en talleres clandestinos, así que no tengo ningún problema con ello.

Os habéis autoeditado el disco. Parece que la autogestión tan propia del punk vuelve aliada con la tecnología. ¿Qué pros y contras veis al crowdfunding? ¿Creéis que es un fenómeno que acabará explotando?

Creo que cometimos algunos errores en la campaña de crowdfunding, pero sin demasiada importancia y justificables por el hecho de que nunca habíamos hecho esto antes. En general, fue sin duda una manera muy agradable para financiar un disco y nos dio el control total sobre el producto final. Vamos a utilizar este modelo de nuevo como una forma de financiar proyectos y mover la banda hacia adelante. Al parecer, un montón de contemporáneos se sienten de la misma manera a este respecto.

¿Qué planes tenéis a futuro?

¡Girar lo máximo posible! Además, si tenemos suficiente “tiempo parta estar en casa”, me gustaría empezar a escribir de nuevo, ya que no quiero dejar que pasen diez años antes de que hagamos otro disco

 

Texto: Álvaro Fierro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: