Vivos — 2 octubre, 2014 at 17:31

Marcus Bonfanti, Rocksound, Barcelona

Bonfanti rockosund

Británico de ascendencia italiana Marcus ya dio que hablar en los círculos ingleses con sus dos primeros álbumes, Hard Times (2008) y What Good Am I To You (2010), pero ha sido su tercer trabajo, Shake the Walls (editado el pasado 2013), el que lo ha confirmado como cualificado aspirante al trono del blues rock europeo. Y más ahora que ha sido reclutado por lo que queda de Ten Years After.

Atónita quedó la parroquia reunida en la sala barcelonesa ante el derroche de energía y virtuosismo con que el trío acometió el recital. Salieron a matar desde el minuto uno y no dejaron de dar el máximo hasta hora y media después. El guitarrista y vocalista pertenece a esa raza de artistas que hay que ver en escena para apreciar toda su valía ya que supera lo ofrecido en estudio con creces.

Se basó principalmente en las composicines del último compacto para demostrar que se puede tocar blues de manera actual y sin perder la perspectiva histórica ni el debido respeto a la tradición. Colosal, pero nunca cansino ni efectista, en las desbordantes intervenciones solistas, el tipo toca un rato largo, también evidenció tener una garganta a tener muy en cuenta, su voz grave, profunda, me recordó enormemente a la del desparecido John Campbell, así como el convencimiento de no ceñirse a los cánones obligados.

De hecho «Jezabel», «Cheap Whisky» (este con una segunda voz en el estribillo que da a entender que hay madera de compositor en el chico) o «Stone Me Sober», muy noventera, son latigazos rock de primera que le pueden abrir las puertas para llegar a un público más amplio.

Pero por sus venas corre el blues y cuando agarra el dobro electrificado, «Alley Cat», la cosa se pone seria, viajando por el mástil lanzando riffs a diestro y siniestro o marcando los tiempos estilo montaña rusa, ahora subo, ahora bajo, tan característicos del género. Visto lo visto, y escuchado, en esta primera visita a la ciudad condal tengo claro que es una inyección de frescura que puede revitalizar un género que, en la actualidad, tiene la mala costumbre de vivir de rentas.

Manel Celeiro

Foto interior: Pepe Ferrández

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: