Vivos — 24 julio, 2014 at 11:54

Barcelona Gipsy Klezmer Orchestra, gitanos en la ciudad (FNAC, Las Arenas)

BCNGipsyTodos tenemos el corazón en los Balcanes y algunos de nosotros la familia también. La música Balcánica hoy en día está reconocida por sus fiestas locas, el hedonismo, la euforia autodestructiva, y eso me parece una lástima. Por suerte dentro de esta música existe un mundo mucho más rico y sabio, y es un placer vivirlo. El lado “gipsy” de nuestro estilo está dedicado a la música gitana de los Balcanes, pero también tocamos los estilos de Rumanía, Hungría, Moldavia, Rusia, Armenia, Europa del Este, Oriente Medio, del mediterráneo, y a veces llegamos hasta los ritmos de Etiopía. Lo que nos importa no es hacer una mezcla de todo esto, sino saborear cada uno de los estilos, imaginar las costumbres, el idioma de la región, las tradiciones musicales, y presentar estas diferencias en las actuaciones. Quizás esta es la razón por la que nos llamamos “Gipsy Klezmer Orchestra”, haciendo énfasis en la distinción entre los dos estilos. Nos dedicamos a dos estilos quizás parecidos pero diferentes, y no se trata de hacer una mezcla de estilos“. Robindro Nikolic.

 

No se me ocurría mejor forma de definir la música que el pasado miércoles 24 de julio presentaba la Barcelona Gipsy Klezmer Orchestra que recurriendo a unas declaraciones de su clarinetista realizadas en una entrevista que tuvimos hace unas semanas. Seis músicos espléndidos de los que al nombrar sus nacionalidades te llevas la impresión de estar iniciando un chiste: un serbio indio, un italiano, un francés, un griego, un s erbio y una catalana. Personas a las que les gusta meterse a fondo en sus proyectos, disfrutarlos y, como me decía Ivan Kovacevic, contrabajista, al final del bolo “estudiar, requiere mucho estudio y práctica y eso mola”. Un Kovacevic al que muchos reconocerán como contrabajista de Mambo Jambo o en el pasado de los rockabillys Nu Niles y que aquí comparte protagonismos con cinco músicos que actúan al mismo nivel, sin que el liderazgo recaiga en ninguno de ellos, actuando como un conjunto. Recogen las tradiciones del este de Europa, esas que tanto entusiasman a gente como Billie Joe Armstrong (Green Day) o Bob Dylan y las convierten en un proyecto totalmente contemporáneo en el que la espléndida voz de Sandra Sangiao funciona a la perfección sobre un trabajado colchón sonoro. Un grato descubrimiento.

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: