Encuentros — 3 julio, 2014 at 17:13

Cosmic Psychos, vuelven las bestias del rock australiano

COSMIC PSYCHOS

Ellos son los responsables de Go The Hack, el mejor disco de punk que se ha grabado en Australia. Están viviendo una segunda juventud gracias al documental de la banda de Matt Weston. Hablamos con John “Mad Macka” McKeering, el actual guitarrista, puesto que combina con su banda, The Onyas. Las fechas son: 3 de julio (Madrid, Gruta 77), 4 (Vitoria, Jimmy Jazz), 5 (Badalona, Estraperlo) y 6 (Castellón, Four Seasons).

 

– ¿Qué sentiste cuando Ross Knight re propuso ser el guitarrista de los Cosmic Psychos? ¿Es mucha responsabilidad pertenecer a una banda tan legendaria?

 

Cuando Ross me pidió que tocara en la banda me resultó raro, en el buen sentido. Yo había tocado en la banda como guitarrista de refuerzo en los años noventa en Estados Unidos y Australia. Fueron alrededor de unos setenta conciertos acompañando a Robbie “Rocket” Watts. Fue un honor. Durante años, yo tocaba los discos de los Cosmic Psychos. Solía ​​ver sus discos en las tiendas en Brisbane en los años ochenta. Los compraba en Rocking Horse Records en Adelaide St. Conocía a la banda, pero no a ellos personalmente. Es una gran responsabilidad desde el punto de vista de que las dos personas que tocaron la guitarra antes que yo eran, en mi opinión, grandes guitarristas cada uno a su manera. Peter “Dirty” Jones era muy primitivo. Robbie era muy virtuoso. Si eso tiene algún sentido. Trato de combinar los dos estilos y probablemente suene como un punto intermedio. También intento agregar mi propio estilo. Técnicamente, todo esto es muy divertido de hacer.

 

– La respuesta a la película ha sido positiva. ¿Crees que el documental de Matt Weston ha vuelto al grupo a la actualidad? ¿Te ha sorprendido la cantidad de gente que está interesada en la historia de la banda?

 

Puede que la banda haya vuelto a la actualidad. No lo sé. Ahora parece que hay una gran cantidad de personas interesadas en el grupo, incluso me atrevería a decir que la gente interesada es más numerosa que la que hubo en otros tiempos pasados. Y sí, estoy sorprendido por la cantidad de personas que se han interesado por nosotros. Nunca pensé que se produciría tanto interés. Creo que Ross tampoco lo pensaba.

 

– ¿Cuál es tu parte favorita del documental?

 

Cualquier cosa en la que yo no aparezca y todas las escenas de la banda de los años ochenta. Yo nunca había visto esas imágenes.

 

– Parece que hay mucho amor en la banda.

 

Sí, lo hay. Sin duda. Hemos pasado juntos por muchas cosas y de muy diferentes maneras durante un largo período. Así que no queda más remedio que haya amor.

 

– Vuestro último álbum en estudio, Glorius Barsteds, es de 2011. ¿Hay planes para otro?

 

Me gustaría pensar que hay planes para grabar otro en los próximos meses. Tenemos compuestas varias canciones y en breve vamos a finalizar otras. Por eso creo que lo de la grabación va a suceder en breve.

 

– ¿Te resulta difícil combinar tu puesto de guitarrista en los Cosmic Psychos y en los Onyas?

 

En realidad, no. Hay tiempo para ambas. The Onyas no tocaron casi nada durante un tiempo porque Richard estuvo mal de salud, muy enfermo. Y yo tampoco estaba tan bien tampoco. Últimamente hemos sabido combinar las dos: The Onyas hicimos siete conciertos en Estados Unidos el año pasado y unos cuantos más en Australia en el último período.

 

– ¿Recuerdas algo de tus visitas a España en los noventa con los Onyas teloneando a los Cosmic Psychos?

 

Me vienen a la memoria cuanto tocamos en Bilbao, en algún lugar cerca de Valencia, Madrid y algún otro sitio que no lo ubico. Fueron conciertos que estuvieron muy bien. Los Ass-Draggers subieron al escenario y tocaron en Bilbao. Un día fuimos a la finca de naranjos del abuelo de Joseber. Cosas así. Fue el mejor de los tiempos.

 

– ¿Qué prefieres, tocar en grandes festivales como el Big Day Out, o en pequeños locales como The Tote?

 

Me da igual. Todo tiene sus pros y sus contras. Lo que más me gusta es cuando las cosas son diferentes. Creo que a todos les gusta eso, es interesante. Independientemente de si hay diez o mil personas, puede ser divertido. The Onyas tocamos en Nueva Orleans el año pasado frente a diez personas en el Saturn Bar y fue una ocasión memorable, ya que la mayoría de los espectáculos son. Siempre y cuando haya diversión, que es lo principal.

 

– Mirando hacia atrás estos últimos meses, ¿han sido una locura para la banda?

 

Sí. Para mí, desde luego. Creo que para Ross y Dean también, y estarán de acuerdo con mi opinión. El documental fue estrenado en las salas de todo el país y fue muy bien recibido. Ha tenido unas críticas excelentes y una enorme cantidad de cobertura mediática. Ross hizo un montón de entrevistas, y eso que no le gustan. Nunca ha dado tantas como ahora. Ha sido gracioso.

 

– ¿Qué bandas australianas de hoy en día te gustan?

 

Hay una gran banda de Adelaida con la que tocamos llamada MEATBEATERS. En Melbourne, los OOGA BOOGAS son buenos, así como DEAD RIVER. En Brisbane, me gustan HAPPY TIMES, dan buenos conciertos. Hay muchas otras también.

 

– Danos los nombres de cinco discos clásicos australianos.

 

* THE SAINTS – Prehistoric Sounds: Realmente me gustó porque era muy diferente a los anteriores y, además, era el final de los Saints originales, que me encantan. Yo siempre he sido siempre un Pineapple Head.

 

* THE SCIENTISTS – Human Jukebox: ¡Qué lío! ¡Es irreal!

 

* THE BIRTHDAY PARTY – Prayers On Fire: Muy interesante

 

* GRAVEL SANDWICH – Medicinal Requirements: Nuevo ruido de Brisbane. Y con una producción que mola un huevo.

 

* MEATBEATERS – Carry On Tuggin’: Los putos Meatbeaters llevan un millón de años y todavía siguen escribiendo canciones acojonantes, como «In The Name Of The Father».

 

 

Texto: MANUEL BETETA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: