Discomático — 9 julio, 2014 at 15:29

The Quireboys, esos ojos negros

quireboysHay bandas a las que uno les tiene un cariño especial sin saber muy bien por qué. Probablemente el momento en el que aparecieron en tu vida se convierte, casi siempre, en la explicación más acertada. No son los mejores en su género. Desaparecen y aparecen como el Guadiana. Tienen algún que otro sonoro traspié, pero sin embargo sigues escuchando todas y cada una de sus entregas con una devoción cercana a la mística. Y eso es lo que le pasa al menda con The Quireboys. Black Eyed Sons es el nuevo disco de los ingleses (completado con un CD extra de temas en acústico y un DVD) y hace más llevadera la espera del anunciado disco en el que Spike, su vocalista, rodeado de un montón de amigos homenajeará al gran Frankie Miller. Y la verdad es que con estas diez canciones la cosa se lleva mejor. Nada ha cambiado, cierto. Pero es que no queremos que cambien nunca. Que borren la palabra evolución de su diccionario porque no les haría ningún bien. Spike & Co. han nacido para hacer sudoroso y clásico rock and roll y mientras nos lo sigan dando, ahí estaremos. Mientras hagan canciones como «Julianne», puro Rod Stewart, como la stoniana «You never can tell» o como «Monte Cassino (Mother’s Ruin)” que parece una toma perdida de Led Zeppelin. Superando con buena nota el editar un disco cuando cumplen 30 años de carrera y muchos insisten que el rock and roll ya no es cool. Por suerte, ni ellos ni nosotros estamos de acuerdo.

 

Eduardo Izquierdo

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: