Encuentros — 12 junio, 2014 at 19:18

Delanada, maestría y sencillez

delanada

 

Hay músicos en este país que a veces pasan desapercibidos y son verdaderas joyas. Músicos excepcionales que se dejan la piel día a día por y para su música. Delanada es uno de ellos. Detrás de Delanada se esconde Javier Molina, desde su primer disco Cuatro canciones para no dormir y una declaración de intenciones (2009) nos dejó con la boca abierta, sorprendente y único, su nuevo trabajo Duelo al Alba publicado en su sello Ovejasydiscos, tiene que ser el disco que le consagre como el gran músico que es.

 

Llevas muchos años tocando incluso como músico callejero o en el metro. ¿Cómo ha sido esa etapa de tu vida y cómo ha influido en tu faceta de músico actual?

Llevo veinte años tocando en grupos o en solitario, en locales, calles y pasillos de metro. La experiencia callejera ha sido muy enriquecedora a la par que dura. A día de hoy he vuelto a tocar en el metro, y puedo decir que es la mejor cura de humildad para un artista. Hay días en los que tu actividad musical te alimenta el ego, y no hay nada mejor para no volverse tonto que bajar al pasillo del metro y comenzar a tocar ante un público que no sabe absolutamente nada de ti. De la calle y el metro he aprendido que siempre hay que dar lo mejor de uno mismo, y que pese a hacerlo, eso no te asegura cenar caliente.

 Cuatro canciones para no dormir y una declaración de intenciones, fue tu carta de presentación ahora publicas tu segundo largo. ¿Crees que ha cambiado mucho tu sonido desde entonces?

Mucho quizás no. Sí que hay una evolución lógica teniendo en cuenta que han pasado cinco años entre un disco y el otro. Ese disco lo grabé con una autoexigencia que no era acorde al momento en el que estaba. Era mi primer disco y me encontraba con que tenía que controlar demasiados elementos, como aprender a grabar, gestionar una autoedición y hacer llegar el disco a un público objetivo. A este nuevo disco he llegado con los deberes hechos y he podido disfrutar de todo el proceso.

¿Cómo es tu proceso compositivo? ¿Cómo escribes las canciones?

Dedico muchas horas a la música, tanto en casa grabando como en el metro probando ideas y desarrollándolas. La inspiración me suele sorprender con una guitarra en la mano, es entonces cuando grabo esa primera idea para después dejarla reposar junto a otras muchas. Me gusta ir tanteando las ideas que he grabado hasta que encuentro una conexión que me lleva a desarrollar la canción por completo. Una vez que he cerrado toda la música, inicio el mismo proceso para dar con la letra. Como puedes ver, se trata de un proceso que me lleva semanas, meses e incluso años. “La canción de los muertos” la compuse en 2004 y hasta este disco no la he dado por cerrada.

 ¿Qué es lo que te hace escribir canciones, lo que te inspira?

Llevo muchos años escribiendo y es algo que tengo completamente interiorizado. Escribo para conocerme mejor, y también podría decir que es una forma de relacionarme con los demás. Me inspira cualquier cosa que me mueva por dentro, ya sea una experiencia vital o una conversación con un amigo.

 ¿De qué hablan las canciones de Duelo al alba?

Hablan de la lucha, de la muerte, también del paso del tiempo y del amor. Son temas recurrentes, pero son los que me motivan a iniciar todo el proceso compositivo.

 ¿Qué significado tiene el título?

Duelo al alba es un disco de ruptura y de enfrentamiento, así que me pareció una buena opción. También tiene otra lectura que podría estar relacionada con la canción “Presente continuo” o “La canción de los muertos”, y sería dejar el duelo para cuando sea inevitable, entendiendo duelo entonces como proceso de adaptación tras una pérdida.

 ¿Has vuelto a grabar en casa como tus discos anteriores?

Sí, una vez más he vuelto a llenar la casa de cables y micros. Lo grabé durante agosto y septiembre. El primer mes lo dediqué a encontrar las mejores tomas para construir el esqueleto de la grabación, repitiendo todas las veces que fuera necesario para encontrar una verdadera conexión emocional con lo que estaba interpretando. Septiembre lo dediqué a juntar las piezas y pensar las posibles colaboraciones para poder concretarlas. La mezcla fue cosa fácil gracias a la desnudez de las canciones, y después Yves Roussel se encargó de masterizarlo para llevar la mezcla a otra dimensión sonora. Ha sido un placer grabar este disco.

 Parece que este disco es más minismalista en cuanto a sonido que tu primer largo, más desnudo y tranquilo. ¿Cuáles crees que son las diferencias entre este disco y el anterior El enemigo silencioso?

Ese disco se grabó en un momento muy difícil para mí, y es algo que queda reflejado en el disco, ya que hay una tensión muy perceptible. Duelo al alba en cambio, nace de la serenidad, de unas ganas reales de querer grabar un disco. Creo que son discos muy parecidos, pero lo que te he comentado es el principal rasgo que los diferencia.

 Cuentas con la colaboración de músicos con los que ya has trabajado antes como Jordi Funes o Dani Masgoumiery, además de El Lega. ¿Cómo surgieron estas colaboraciones y por qué ellos?

Todos ellos forman parte de mi entorno más cercano y es una suerte para mí que quieran colaborar en los discos. Cuando estoy ideando un disco intento grabar yo mismo todos los instrumentos. Pero cuando sé con certeza que alguno de estos músicos pueden llevar esa interpretación a otro nivel, no dudo en pedirles que me echen un cable.

 Tú y Pilar Pascual montasteis el sello Ovejasydiscos ¿Cómo surge este proyecto?

Lo creamos como estructura para dar a conocer nuestros proyectos. Es una manera de cobijar a todas las personas que colaboran con nosotros, y no nos vamos a engañar, no es lo mismo tratar con prensa y promotores a título personal, que hacerlo a través un sello, aunque en realidad sigas siendo tú mismo el que lo lleva.

¿En qué otros proyectos estáis trabajando?

Siempre estamos pensando en futuros proyectos, pero la realidad es que cuando terminamos algo, sea un disco o un vídeo, tenemos que reponernos del azote económico que nos ha supuesto. Ovejasydiscos es un proyecto deficitario como casi todos los que trabajan al margen de la comercialidad.

¿Cuál es el próximo paso de Delanada?

Todavía no lo sé, todo depende de la acogida que tenga este disco. Yo sigo componiendo e imaginándome nuevos discos, pero hasta que no sepa cuáles son los recursos con los que puedo contar, no podré decidir qué tipo de paso daré, si es que lo doy.

 

Texto: Anabel Vélez

2 Comments

  1. Pingback: Entrevista en Ruta66 | DELANADA

  2. Estamos muy orgulosos de ti.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: