Encuentros — 12 mayo, 2014 at 13:47

Llega el Surforama, entrevista con John Blair

J&TN_Roxy_1980baja

Reproducimos la entrevista que aparece en el número de junio de Ruta 66 con el legendario John Blair que estará surcando las olas en el Festival Surforama que un año más tiene lugar en La Rambleta (Valencia) los días 16 y 17 de mayo. Diego R.J. instigador de este festival (y de uno de los mejores programas de Radio 3, El Sótano, por si alguien no se ha enterado todavía) único en el país y que cumple 11 años en esta edición, habló con el líder de los míticos Jon & The Nightriders y nos pone al día de lo que fue el surf a finales de los 70’s y del revival actual.

JOHN BLAIR

Sonido surf en la sangre

La música surf es parte de su vida. Una gran parte. Siendo adolescente vivió la época dorada de los sesenta. Montó su primer grupo de surf, The Intruders, cuando empezaba el instituto. Escribió su primer artículo sobre el género para el legendario fanzine Bomp en 1975, ensalzando la figura de un olvidado Dick Dale, repasando la prolífica y desconocida escena de San Joaquín o analizando la figura del polémico Tony Hilder y su sello Impact. En 1978 publicó la primera Enciclopedia Ilustrada de la música surf, que continua reeditándose y ampliándose a día de hoy. A lo largo de los años sus textos y biografías acompañan a las mejores compilaciones del género (Cowabunga!, Lost Legends of Surf Guitar…) y recientemente ha sido parte fundamental en la elaboración de The Sound of Surf, documental definitivo sobre este estilo dirigido por Tom Duncan.

Además de su labor como arqueólogo, John Blair es un buen guitarrista, un concienzudo estudioso del sonido y un compositor notable. Su pieza «Rumble at Waikiki» tiene ya estatus de clásico. Recordemos que la grabó en 1979 y que en aquel año el surf estaba clínicamente muerto. En la zona de California se daban cada año ciertos estertores estivales. Pero la cosa iba poco más allá de recordar a los Beach Boys o Jan & Dean. Y así fue hasta que llegaron ellos, Jon & The Nightriders, la banda más emblemática, influyente y respetada de entre los pioneros que configuraron la primera oleada revivalista. El grupo que convirtió a John Blair en leyenda.

 

¿Te has parado a pensar de dónde vino esa pasión que sientes por la música surf?

Empecé a aprender a tocar la guitarra a comienzos de los sesenta, así que puede tener algo que ver con la fascinación que sentía por los instrumentales. Pero realmente no estuve interesado en esta música como coleccionista hasta unos cuantos años después. Creo que mi pasión por el surf comenzó tan pronto como me di cuenta de la gran cantidad de bandas que habían dado los sesenta y la asombrosa diversidad de grabaciones que dejaron detrás.

Eras un chaval cuando la música surf explotó en 1963 pero estabas muy próximo a ella. ¿Qué grupos y qué discos marcaron tus primeros contactos?

Nací cerca de Sacramento, pero cuando tenía 8 años mi familia se mudó a Montclair, 45 millas al Este de Los Ángeles. Mis primeros recuerdos son bandas locales como The Esquires, Conrad & The Hurricane Strings o Johnny Fortune tocando en una tienda de discos. Después me tope en la radio con The Challengers y Dick Dale & The Deltones. Estas bandas fueron mis principales influencias y la razón es que sus álbumes de debut, Surf Beat y Surfer’s Choice, fueron los dos primeros elepés de la música surf. Yo estaba aprendiendo a tocar y esos discos me ayudaron a aprender los primeros clásicos: «Surf Beat», «Bulldog», «Let’s Go Trippin’», «Misirlou»…

 

En 1977 John Blair formó parte de los Rockabilly Rebels, la banda de respaldo del legendario Ray Campi, y grabó con ellos el elepé Born to Rock. Al año siguiente editó la primera Discografía Ilustrada de la Música Surf. No existía nada parecido. Nadie, ni ninguna publicación, habían intentado documentar con anterioridad aquellas grabaciones de los primeros años sesenta. John Blair sintió la necesidad de enmendar esa carencia. Pero la importancia de este documento es aún mayor, ya que John pensó que estaría bien grabar un single de acompañamiento. Reunió un grupo en torno a él y tomó el nombre de una vieja canción de Dick Dale; así nació la primera encarnación de Jon & The Nightriders. El punk y el hardcore estaban en alza en la agitada escena de Los Ángeles, pero era un entorno variado. Allí cohabitaban propuestas que iban de Weirdos a Blasters pasando por Dickies, Go-Gos, The Beat, Los Lobos, X, Devo o Agent Orange. Y en medio de ellos aparecieron los Nightriders reivindicando a Belairs, Astronauts, Sentinals o los Original Surfaris.

 

¿Cómo encajasteis en Los Ángeles de 1979?

La primera escena punk del Sur de California fue una razón importante para nuestro éxito local. Yo tenía muy claro que no quería formar un grupo de “oldies but goodies”. Yo quería energía. A comienzos de los setenta coleccioné rockabilly y grabaciones tempranas de R&R. No me interesaban las baladas. Quería sonar alto y eléctrico. Así que cuando comenzamos a tocar en directo buscaba ir a tope desde el principio del show. El resultado fue que en nuestros conciertos los chavales bailaban slam y se tiraban del escenario. Metíamos tanta caña que atraíamos al mismo público que las bandas de punk o new wave. Me gustaban todos los grupos que mencionas, tocamos con varios de ellos. Blasters eran mis favoritos, pero también las Go-Go’s o las Pandoras. También me encantaban King Bees o los Alley Kats. Y por supuesto los Surf Punks. Fue una época fértil, estaban sucediendo muchas cosas.

Me parece importante remarcar que en 1980 marcasteis un hito al convertiros en la primera banda de surf instrumental que venía a Europa. Poco después grabasteis vuestro segundo EP con Kim Fowley como productor. Aunque intuyo que fueron más importantes las grabaciones junto a los célebres Shel Talmy y Stan Ross en los legendarios estudios Gold Star.

Disfrute de ambas experiencias. Fue un honor trabajar con nombres tan importantes en el negocio de la música. Pero lo de Gold Star fue asombroso. Pasé casi todo el tiempo pensando que estaba grabando en la misma habitación en donde trabajaron Eddie Cochran, John Lennon, Phil Spector y otros cientos más. La primera vez que entré al estudió le pregunté a Stan dónde se había colocado Ritchie Valens cuando cantó «La Bamba». Me puse exactamente en el mismo sitio, durante varios minutos, con los ojos cerrados.

 

Jon & The Nightriders se retiraron en 1984. Volverían a unirse en 1996 aguantando hasta el siglo XXI. Entre las dos etapas grabaron seis discos de estudio y dos en directo. Han sido un referente en cada siguiente oleada revivalista y John Blair es ya el gran padrino del surf. En 2008 coincidí con él en el festival Surfer Joe de Livorno. Grababa imágenes para un documental e iba preguntando por qué pensábamos que la música surf seguía viva a día de hoy. “Diversión”, le contesté.

 

Pero siempre me he preguntado cuál habría sido tu propia respuesta…

Diversión. Es una buena palabra. Esa pregunta se la he hecho a mucha, muchísima gente y las respuestas siempre confluyen hacia que es una música divertida. La diversión nunca pasa de moda.

 

Texto:  Diego RJ

Foto: Los Nightiders originales actuando en el Roxy, 1980.

 

SURFORAMA , ¿QUE HACIAS TÚ EN EL 94?

La onceava edición de Surforama propone un excelente fiestón de retorno al año en que surgieron los mejores grupos surf del planeta antes de la gran eclosión de estos sonidos, gracias a la película Pulp Fiction, con UNTAMED YOUTH, PHANTOM SURFERS y los japoneses JACKIE & THE CEDRICS. En total participan once bandas abanderadas de los sonidos surf y rock and roll en dos días frenéticos, el 16 y 17 de mayo, en La Rambleta, Valencia. Entre las actividades de esta edición, aparte de la musical, proyección de documentales, exposición de ilustradores, reputados pinchadiscos nacionales e internacionales, cocktail party gratuita, mercadillo vintage, go-gos y muchas sorpresas. Cada nueva edición es un paso mas en calidad y número de asistentes que se traduce en un entorno mágico de auténtica energía sónica. Este año, aparte de los reseñados, destaquemos a FIFTY FOOT COMBO, DRAGTONES, MFC CHICKEN, SIDEMEAT y los nacionales LOS DERRUMBES y SURFLAMINGO. Un maravilloso mundo el del surf & roll tanto vocal como instrumental, tan injustamente olvidado hasta hace poco, que está teniendo un reconocimiento más amplio gracias a apuestas como el Surforama. ¿Te apetece dar un paseo musical hasta 1994?

Texto: The Profe

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: