Discomático — 12 mayo, 2014 at 13:34

Reverend Robert Wilkins, haciendo justicia al hijo pródigo

ReverendWilkinsNo se les puede negar el sentido del humor a los amigos de la disquera Bear Family. Y es que ya que Reverend Robert Wilkins se situó en el panorama musical gracias a que Jagger y Richards decidieron firmar su «Prodigal Son» como propio en el celebérrimo Beggars Banquet, cosa que les supuso un buen número de problemas legales, ahora publican este recopilatorio del bluesman de Hernando, no sólo con el mismo título, sino con una portada que rememora al icónico álbum de sus Satánicas Majestades. Curiosamente fue una decisión bien pensada que salió mal a los Stones cuando Wynwood Music, propietaria de los derechos de Wilkins decidió poner una demanda para recuperar los derechos generados por su representado. Un músico que curiosamente tituló uno de los primeros temas que grabó, en 1928, «Rolling Stone Blues». Asegura la leyenda que cuando la editorial de sus canciones llamó a Wilkins para explicarle lo que habían hecho los Stones, lejos de querer denunciarles, el viejo bluesman se mostraba agradecido de que aquellos chavales acercaran su música a los jóvenes y que tuvieron que convencerle para que luchara por sus derechos.

 

Este nuevo lanzamiento de trece canciones acompañadas por un libreto de 28 páginas pretende hacer justicia al de Mississippi. Descubierto por Dick Spottswood, una especie de Alan Lomax centrado en el blues, él fue también el encargado de grabar la mayoría de sus canciones. Wilkins era un bluesman que, como muchos, inspiraba sus letras en la Biblia. Quizá el mejor ejemplo de ello sea ese «Prodigal son» basada en la parábola del hijo pródigo. Por tanto el góspel era un elemento esencial en su música, como demuestran temas como «Jesus Said If You Go», «Thank You Jesus» o «Old Time Religion», todas incluidas en este recopilatorio en el que sólo echamos en falta la inclusión de «That’s No Way To Get Along» tema que inspiraría a Led Zeppelin para su «Poor Tom». En todo caso, sigue siendo una maravilla.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: