Encuentros — 22 abril, 2014 at 11:17

Steven Munar, el viajero del tiempo

steven

 

Si bien hace poco el artista anglo-mallorquín reunía a su anterior banda –The Tea Servants- con la reedición de “Police Looking After Thieves”, ello no significó la discontinuidad de su etapa como solista. De hecho, esto ha sido una mera reunión puntual, ya que “Time Traveller” le devuelve a la actualidad junto a su renovada Miracle Band. De presente, pasado y futuro hablamos con este peculiar viajero de las tonadas.

“Time Traveller” es tu último disco. Cuéntanos un poco cómo ha sido su gestación. ¿Tenías los temas ya en mente? ¿Ha sido el álbum que realmente querías hacer?

Estoy muy satisfecho con el resultado del disco, y creo que el título ya da una pista de cómo ha sido el proceso: he viajado un poco en mi propio tiempo como músico, recuperando alguna canción que tenía a medio hacer y terminándola, también otras que ya tenía pero que simplemente no las hice con la banda, como “Where Is The Love” que, al conocer a Julianne, vi que se podía establecer como un diálogo hombre-mujer. Hay alguna también de mi antiguo grupo que no me acabó de convencer en su momento y que ahora me ha convencido del todo, como “Shiny Day”. Luego, hay temas nuevos, por supuesto. Como ves, ha sido como un viaje a mi pasado, mi presente y mi futuro.

Aparte de tus influencias de siempre, ¿hay nuevas influencias que impliquen un enfoque distinto en este trabajo? 

Pienso que aquí abandono mi faceta más americana, no dejando de ser folk o folk-rock, e incluso con algunas pinceladas pop, que es algo que había tenido en mi pasado, pero con la madurez se refleja más. De todas maneras, también te digo que he sido siempre un músico muy abierto: me gusta el soul, la música sureña…

Una de las cosas más sorprendentes es la importancia de la voz femenina en muchos temas. ¿Fue algo premeditado o surgió espontáneamente?

Bueno, desde el momento que Julianne y yo empezamos a colaborar juntos pensé en utilizar su voz. Vi que era una herramienta que en aquel momento me llegó, pues es una de las grandes voces que tenemos en este país. Piensa también que a mi me gusta mucho Leonard Cohen y él juega mucho con las voces, las contestaciones que hacen… Esa voz de tono grave con respuesta femenina me encanta. También, desde siempre, me ha gustado mucho la música de los sesenta, con sus armonías vocales, algo que siempre suele estar en mis discos.

Ya que hablamos de Julianne, cuéntanos un poco como ha ido esta nueva encarnación de The Miracle Band.

Julianne y yo ya no estamos colaborando tan estrechamente como durante la gestación del disco. Estuvimos como un año y medio tocando juntos, pero llegó el momento en que cada uno tuvo que seguir su propio camino. Seguimos colaborando aún, puesto que tenemos una buena relación, pero yo necesitaba un guitarrista a la altura de la Miracle Band, ya que me acompañan muy buenos músicos. Con Johnny Owens fue simplemente verlo tocar y dije: ‘tiene que ser él’.

Volviste a retomar tu carrera tras el pequeño paréntesis que supuso la reedición de “Police Looking After Thieves”. ¿Hay planes para hacer algo más con The Tea Servants?

Pues sí. Actualmente estoy remasterizando el primer disco que sacamos con Houston Party en 2001, que se llama “Higher”. Ahí es donde está incluido nuestro pequeño hit, un tema muy irónico que se llama “I Wanna Be Like Jay Jay Johanson”, que se cachondea un poco de la gente más glamurosa. Pensamos que ahora que se acerca el veinte aniversario del grupo y está fresco el recuerdo de “Police…”, es una buena manera de celebrarlo. Será la típica reedición con extras, pero aún no estoy seguro de cómo lo sacaré. En formato digital, seguro.

Ya que hablamos del tema, ¿esta pequeña vuelta con tu antigua banda ha afectado la creación de este disco? Justo el retorno te pilló en pleno proceso de grabación.

Puedo separar claramente ambos proyectos. Tocar en directo un disco como “Police…”, con ese after-punk tan corrosivo, es muy diferente a mi música en solitario, ya que soy mucho más reposado. Sí que es cierto que revivir parte de la energía de tocar ese material se acaba traduciendo en algún tema del disco, como el caso de “Vampires” o “The Lines In The Sky”, que no aparecía ni en “Break The Rules” ni en “The Language Of The Birds”: esto tal vez lo ha despertado poder tocar con Tea Servants de nuevo.

Como muchos artistas, has tenido que recurrir al crowdfunding para hacer este disco. ¿Cómo ves este fenómeno?

Me parece una buena cosa. El hecho que tú pidas una financiación a los posibles seguidores y les des una recompensa es como decir: “confiad en mí y os vendo el disco de antemano” es como una pequeña muestra de confianza. En ese sentido, me parece bien. Ahora, no sé si el exceso de crowdfunding va a destruirlo o las nuevas leyes serán las que lo hagan; de todas maneras, pase lo que pase, soy de los que piensan que ‘hecha la ley, hecha la trampa’ y que el ser humano busca la manera de sobrevivir.

 Has evolucionado a nivel musical, pero… ¿y en lo que se refiere a textos?

Desde que empecé en solitario, mi temática es diferente a la de los Tea Servants, es algo que salta a la vista. Sigo profundizando en temas de amor, desamor, la búsqueda de la espiritualidad, en una cierta crítica bastante potente de temas que me desagradan… en general, sigo con lo mismo, pero creo que para este álbum he conseguido hacer mis mejores letras.

Lo que sí cambia es cuando vas en solitario a cuando vas con banda.

Yo creo que es bueno diferenciar ambas facetas. Hay quien le gusta más mi vertiente en solitario, porque me entrego mucho más. Lógico, porque tengo que llenar el espacio de todas las maneras. Pero como músico que lleva años en este negocio, me gusta ver todas las canciones bien vestidas con banda. Disfruto igual en un pequeño bar yo solo como en un recinto más grande con toda la banda.

Texto: Jordi del Rio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: