Encuentros — 11 abril, 2014 at 11:17

Nat Simons, algo más que una bonita fotografía

 nat simons_promo spotify emerge02

 

 

A día de hoy parece haber una superpoblación de cantautoras acústicas en el panorama musical español, así que cuando a uno le hablan de una nueva propuesta de ese estilo no puede evitar ser un poco reacio, incluso escéptico. Pero entonces empieza a sonar Home on High, el primer disco de la madrileña Nat Simons y se empieza a confiar poco a poco gracias a su voz firme y a canciones como “Indian Trees”, “Lullaby” o el intenso tema final que da título al álbum.

Esto ocurre parte porque, aunque en otros sitios se utilizan las palabras folk o country un poco a la ligera, en la música de Simons sí podemos encontrar un carencia clara y consciente por estos sonidos: «son estilos que he escuchado desde pequeña, siempre me gustó mucho ese tipo de música y en casa solía apropiarme de todos los discos de mis padres, incluso un recopilatorio de country que tenían abandonado y yo no paraba de escuchar». Nos puede parecer una novata, pero ni por asomo, ya fue nominada a los premios Pop-Eye de Cáceres en 2009 y participó en el festival Primavera Sound en 2012.

 

            Su gusto por la música anglosajona que se acentuó durante una estancia en Londres que la artista señala como crucial para su música («me motivó a empezar a tocar en directo») y su ritmo compositivo. Así empezó a juntar las once canciones que componen el disco, un puñado de temas que mezclan lo autobiográfico con lo ficticio y que beben de diferentes fuentes, no solo musicales: «Últimamente me inspira mucho el cine de los setenta y su fotografía, Terrence Malick entre otros, me gusta observar una fotografía bonita mientras compongo melodías».

 

El repertorio abarca varios años de composición, esto el riesgo de caer en la descohesión, pero ahí es donde toma parte la labor de producción del veterano David Gwynn («ha sido mi mano derecha en todo esto, tenía intuición y la mayoría de las veces estábamos de acuerdo, llegó incluso un momento en el que apenas teníamos que decir mucho para entender lo que el otro pensaba»), que ha conseguido otorgar al disco un sonido exquisito y de un detallismo sorprendente en un debut.

 

Ahora queda ver cómo defenderá Nat este disco en directo. Para empezar hará la presentación en la sala madrileña Moby Dick el 22 de mayo con toda la banda que participó en la grabación, mientras prepara más fechas por el norte de la península con un formato más reducido. Estad atentos. 

Texto: Saúl Ibáñez

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: