Encuentros — 30 abril, 2014 at 16:49

Michael Monroe vuelve a nuestros escenarios

baja John McMurtrie

Justo cuando se cumplen tres años desde su última, y como es habitual en él, explosiva visita, Michael Monroe vuelve a España para ofrecer cuatro conciertos que servirán de presentación para el flamante Horns & Halos. Hablar de Monroe es hablar de la realeza del Rock, de alguien que moriría por la defensa de su arte, pero también es hablar de un acto inestable, lleno de sorpresas a cual más sorprendente. Sí en 2011 presenciamos como Ginger apuraba sus últimos días en la banda de Monroe, ha sido ahora Dregen el que ha saltado del barco; su sustituto es Rich Jones de los Black Halos, por lo que el nivel de actitud escénica seguirá siendo alto. Las fechas: 8,9,10 y 11 de mayo en Bilbao, Madrid, Zaragoza y Barcelona, respectivamente. Citas, todas ellas, ineludibles. Olvídense de Rolling Stones a 200 pavos el ticket, Monroe ofrece el show del año por mucho menos y en condiciones mucho más humanas.

Gracias por Horns & Halos, también por Sensory Overdrive.

En todos los discos que he grabado, ya sea con Hanoi o con cualquier otra banda, intento dar lo mejor de mí mismo, quiero que cada disco sea el mejor que haya hecho. Pero no voy a decir que no esté de acuerdo contigo, posiblemente estos son los discos más completos de mi carrera. Sensory Overdrive fue un disco muy importante, era el momento de mostrar donde se encontraba Michael Monroe, hacia donde iba mi carrera. Es un disco de re invención. Las críticas fueron muy entusiastas, muy positivas. Esto es lo que siempre he hecho, pero llevado a otro nivel. En Horns & Halos quería quitarme la presión de haber hecho ya un buen álbum, no quería repetir los esquemas y que nadie pensase que me estaba agarrando a algo solo porque había funcionado. Así que empezamos a componer, primero durante la gira americana, luego nos fuimos unos días a New York, luego seguimos en la Costa Oeste, y así aparecimos en Estocolmo, o en la casa de Dregen… Parecía que ya teníamos todo un álbum compuesto, pero surgió todo de forma espontanea. Creo que lo más importante es que este trabajo tiene su propia identidad. Para empezar, es más un esfuerzo de banda de lo que fue Sensory Overdrive. Disfruté mucho de la grabación.

2000 Michael Monroe

 

La figura de Steve Conte se me antoja esencial actualmente en la banda. Él es uno de los secretos mejor guardados del Rock actual.

Es como yo, uno de los grandes secretos del Rock & Roll. Por eso nos llevamos tan bien.

Tú eres una leyenda.

Bueno, supongo que al menos soy un veterano. Pero podría ser más famoso, o que se me reconociese de forma más entusiasta por lo que hago. Al menos puedo decir que tengo una pequeña base de fans. Así qué, gracias chicos por estar siempre cuando se os necesita. En cuanto a Steve Conte, es un tipo con mucho talento, con un sonido muy clásico. Cuando escuchas sus solos no oyes un montón de notas, son melodías que puedes cantar. No es la clase de guitarrista que intenta hacer mil notas en treinta segundos para demostrar lo rápido que puede ser. En cualquier caso, lo que más estoy disfrutando con estos discos es la química de la banda. Yo hice un par de trabajos en los que toqué la mayoría de instrumentos, y no voy a decir que no disfruté de la experiencia. Pero la química de una banda es algo que uno por sí mismo no puede recrear. Así que agradezco que esto haya sucedido. Steve y Sami Yaffa son el alma de la banda, el nexo de unión. Hemos tenido a Ginger entrando y saliendo, a Dregen también, pero ellos siguen siendo el eje central, el sonido.

Precisamente quería preguntarte por las espantadas de Ginger y de Dregen.

Ohh, lo de Ginger fue hace tiempo que casi no recuerdo qué pasó… Ohhh, déjame pensar. Vale. Creo que Ginger es feliz ahora y eso es lo importante. Realmente deberías preguntarle a él, se me ha olvidado. Creo que durante un tiempo él quería ser solo un guitarrista en una banda, sin tener que cargar con la responsabilidad de ser el frontman. Pero siempre había hecho lo segundo, por lo que volvió a su estado natural. Por otro lado, y eso fue lo que dijo en la prensa, no estaba contento con nuestro management. Él vuelve a ser feliz, y a mí me parece bien. A Dregen le había llamado antes de que Steve Conte se uniese a la banda, pero entonces tenía un álbum preparado y no quería comprometerse. Al cabo de un año volví a verme en la misma situación y le volví a llamar; resulta que él seguía con lo de su álbum, todo se había retrasado, por lo que se arrepentía de no haber dicho que sí la primera vez. Total, me dijo que le diera un día para pensarlo, y al día siguiente me llamó y me dijo: “Ok Michael, vamos a hacerlo”. Ahora resulta que por fin tiene su álbum listo y va a dedicarse a ello en cuerpo y alma. Creo que todo ha sido un error con su management, porque las agendas eran compatibles. Principalmente ha habido falta de comunicación y eso es algo que me fastidia. Nadie se entendió, ni su representante ni el nuestro. Se habló incluso de dejar la banda y volver después del verano, pero no me parecía la mejor de las ideas. Otra solución hubiese sido que él hubiese abierto los shows con su propia banda, para presentar sus canciones. Pero al final no hubo entendimiento. No hay animosidad ni mala sangre entre nosotros. En este negocio hay una cara, la del negocio, que no siempre es tan agradable como debiera. No quiero dar la sensación de que culpo a mi management, porque fui yo el que les elegí para que me representasen. Yo estoy de acuerdo en todas esas decisiones, es solo que a veces las cosas no suceden como uno tiene pensado. Al final tenemos a Richard Jones, que forma una buena balanza y ha traído una onda muy positiva con él. Es un tipo con el que es fácil tratar.

La disolución de Hanoi Rocks fue también una sorpresa. ¿Qué tienes que contar al respecto?

La tragedia fue lo que me unió de nuevo a Andy McCoy. Ambos queríamos conectar de nuevo y vivir una segunda vida musicalmente. Todo esto sucedió en 2001, yo había perdido a mi mujer y él había saltado desde un balcón. Fue un milagro que él sobreviviese, no solo que pudiese volver a andar, si no que estuviese vivo; creo que era un segundo o tercer piso. Ambos estábamos recuperándonos de nuestra tristeza y conectamos como nunca antes lo habíamos hecho. Era una forma de volver a conocerse el uno al otro, ya que siempre me invadía el sentimiento de que en los viejos tiempos nunca lo habíamos hecho. Fue un periodo muy interesante, porque podía ver que Andy respetaba mi aportación a la banda como compositor. Sentía que en ese momento podíamos compenetrarnos mejor de lo que lo hicimos entonces. Hicimos tres discos y pensaba que podía seguir haciendo esto el resto de mi vida. Pero como pasó con Ginger, dejó de ser divertido y lo más importante para mí es que la integridad de Hanoi Rocks tenía que seguir intacta. Hanoi Rocks siempre ha sido una banda respetada, nunca nos hemos vendido, y siempre ha sido algo especial. Creo que lo dejamos cuando todavía era posible dejarlo en un gran momento. Por otro lado, el nombre de Hanoi Rocks estaba ahí, pero éramos solo Andy y yo. Creo que la banda actual, aunque sea Michael Monroe el nombre de ella, es mejor que cualquiera de las que hubo en esa segunda vuelta de Hanoi Rocks.

Siempre me fastidió no ver a Sami Yaffa en esos Hanoi Rocks.

Al principio nadie parecía tener interés en unirse a mí y Andy. Así que fuimos montando la banda poco a poco. Llegó un punto en el que ya estábamos bien engrasados y decidí llamar a Sami, pero él estaba contento con los New York Dolls, así que no fue posible.

¿Y Nasty Suicide?
Es farmacéutico, tiene un trabajo de verdad. Tocó en un par de temas en uno de nuestros shows, pero la música ya no es algo prioritario para él. Le respeto mucho por el cambió que ha dado a su vida. Hay que tener mucho valor. Yo no sé si podría hacer algo parecido.

Nos vemos en unos días. ¿Algo que quieras añadir?

Tengo muchas ganas de volver a España. Nada va a ser olvidado, van a estar las canciones que todos quieren escuchar.

Texto: Sergio Martos

Foto promo: John McMurtrie

Foto Directo año 2000: Xavi Mercadé

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: