Artículos — 1 abril, 2014 at 13:25

Dixie Town, el camino hasta Live

Los de Vigo han llegado a ese disco en directo que sus seguidores esperábamos desde hace tiempo. Y lo han hecho sin precipitarse. Labrándose primero una carrera paso a paso, disco a disco, que de manera natural les llevara a la pertinente grabación en vivo. Como firmes seguidores de sus pasos, no hemos querido dejar pasar la oportunidad de recordar su discografía, una de esas joyas escondidas del rock patrio.

 

DixiehadnightersHARDNIGHTERS & BLUESBELIEVERS (2007)

Cincelado del tirón, sin añadidos, overdubs ni recordings, durante una sola sesión en los estudios Torresonido. Directos al estómago, así se presentaban en sociedad Dixie Town. Una grabación que servía, más que nada, para dejar constancia de una arrolladora capacidad interpretativa y para probar que estaban en el buen camino. Su disco de blues más clásico y ortodoxo, si es que se puede calificar así, en el que echaban mano de su catalogo de versiones plastificando cinco temas ajenos, Chester Burnett, Mel London, Jimmy Rogers, B. B. King, Bill Withers, y siete propios que van desde el trote tejano de «Duarte Blues» al sonido Chicago presente en «What Am I Gonna Do?», pasando por ritmos sudorosos, «Country Town», y partes puramente blues rock, «Black Night» o «Crazy Train». Incipientes primeros pasos de una formación que a pesar de estar atravesando esa fase inicial de encontrarse a sí misma, hallar su sonido y crear su propio carácter ya dejaba muy buenas sensaciones.

MANEL CELEIRO

 

DixieOverOVERDRIVE (2008)

El siempre peligroso segundo disco nos presenta a una banda confirmada por los escenarios recorridos. Por si la experiencia adquirida no fuera suficiente, se trasladan a los estudios Hispamusic y ponen en las manos de Hendrik Röver la mezcla y masterización de las canciones que dota a su sonido de empaque y más pegada, si cabe. Miran más de cara al rock, sin olvidar el blues, que la cabra siempre tira al monte y añaden a sus habituales temas propios versiones de «Rollin’And Tumblin’” (Tradicional/ Muddy Waters), Wilbert Harrison («Let’s tork together») o The Compulsions («Dance around the fire»). Un paso firme y rotundo hacia una carrera ya compacta.

EDUARDO IZQUIERDO

 

DixiefatFAT & SUPERB (2010)

A lomos de una producción poco hecha y con las líneas de bajo en primer plano dirigiendo el cotarro. Así, con el sonido rugiente de maquinaria bien engrasada al estilo de los barbiluengos maestros tejanos ZZ Top, presentaba el trío vigués esta nueva entrega. Un tercer asalto que establecía una mayor conexión con el rock, ya divisada en su predecesor Overdrive (2008), y que destapaba nuevos registros. Algunos de ellos con una insospechada habilidad melódica, «It Isn’t A Love Letter», otros a cargo de medios tiempos cortados a cuchillo e incluso un desacostumbrado, hasta la fecha, número acústico en la pista oculta que cierra el disco. Todo ello sin hacer borrón y cuenta nueva ya que siguen rindiendo pleitesía al blues más poderoso y vibrante. Ahí están cortes como «My Brother’s Blues» para dejar constancia. Dixie Town, una banda de blues como debieran ser todas. Sin miedo a dar pasos hacia adelante,  libres del encasillamiento y los corsés que atenazan a muchos de los practicantes del género.

MANEL CELEIRO

 

DixiefuracanO FURACÁN (2013)

Tenían que darlo. El puñetazo encima de la mesa que hacía falta a su carrera llegó el pasado año en forma de un disco impecable en el que a sus habituales influencias añaden ecos incluso del hard rock. Encargan la producción del trabajo a Mike Mariconda y miran cara a cara a Grand Funk Railroad, Blue Cheer, Jon Spencer o Stevie Ray Vaughan. Lo hacen con canciones espléndidas y poderosas como «Troublemaker», «Future Blues» o «Gorilla», y se atreven hasta con el country en la sorprendente «Letter to my daughter». Sin trampa ni cartón, con honestidad, construyen un disco impecable que los mete en algunas de las listas de lo mejor del año para aquellos que se dignan a escarbar en los cimientos del rock más underground. Simplemente impecable.

EDUARDO IZQUIERDO

 

DixieliveBURNED ALIVE (2014)

Gaztelupeko Hotsak es en terrenos abonados con blues una etiqueta de garantía de calidad, una denominación de origen no vinculada exclusivamente a un trozo de tierra. Por lo que ver ahora su gran G sobre la carpeta del nuevo trabajo de Dixie Town alegra. Les abrirá las puertas a los de Vigo que los fieles de la marca se sumerjan en la marejada que es este directo bautizado Burned Alive.

Desde que en 2007 presentasen su debut Hardnighters, Bluesbelievers el power trio siempre ha estado ahí, tocando y grabando sin repetir patrones, recorriendo el camino de ida y vuelta que va de los discos de Grand Funk Railroad a las calles de Luisiana. Todo hasta meterse en estudio junto a Mike Mariconda en 2012 y salir con su O Furacán bajo el brazo. Un exquisito larga duración que los lanza al escenario de la Sala Son de Cangas do Morrazo desde donde muestran sus habilidades en vivo y con buena compañía. Impagables son “Doublecrossed” con Laura Solla guitarrista de Voltage, “Worth More Than The Money” con Tony López vocalista de The Soul Jacket y por supuesto “Troublemaker”, ese hit en potencia al que sucede “A Life A Lie” regalando un final arriba de los que te llevan a pedir más.

DANIEL ACIRÓN

One Comment

  1. Pingback: Últimas noticias | Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: