Vivos — 23 diciembre, 2013 at 12:21

Anna Calvi, Teatro Lara (Son Estrella), Madrid

 

Luis_Annabaja

Son casi las 12 de la noche, pero la simple aparición de Calvi en el escenario hace que la impaciencia y el frío del público desaparezcan de un plumazo. El sonido de su nuevo disco es más complejo que en el anterior, pero en directo se expande hábilmente gracias a un arsenal de instrumentos que incluye vibráfono,  dulcémele, sintetizadores Moog o un bajo eléctrico inexistente en la pasada gira. La incorporación de un cuarto miembro libera de trabajo a la multi-instrumentista Mally Harpaz y permite que el sonido de la banda crezca.  El recital es una suntuosa montaña rusa de agresividad y delicadeza, donde Calvi controla cada movimiento ante los atónitos espectadores. Los nuevos temas dan lugar a la improvisación en los viejos, como en Love Won’t Be Leaving, donde la cantante alardea extendiendo su voz a lo largo del sonido de su Telecaster. Uno de los momentos álgidos llega con Calvi sola en el escenario, interpretando una estremecedora versión de Fire que el propio Springsteen aprobaría sin miramientos. La parte final es para Bleed Into Me, y Jezebel, el clásico de Édith Piaf que lanzó a la fama a una artista imprescindible, con una voz prodigiosa que no debería apagarse nunca.

Texto: David Bernardo

Foto: Luis Lecumberry

 

One Comment

  1. Pingback: Lo mejor de 2013. | R O C K A S T / /

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: