Encuentros — 17 noviembre, 2013 at 20:15

Alpha. Defendiendo el género a balazo limpio.

11 Inédito, el follón que se ha montado alrededor del estreno del primer largometraje de Joan Cutrina. Una historia de gangsters y amistad a ritmo de rock and roll y de claridad de ideas.

Como las que transmite el director. Tras apoteósico y multitudinario estreno en el cine Comedia barcelonés, buscamos un hueco en su agenda (a este hombre lo reclaman ahora la mayoría de medios de comunicación generalista) y lo encontramos. Hace pocas horas que han abierto las luces de la sala y todavía se oyen los ecos de los aplausos. Y de la trifulca generada. ¿Porqué? Resumimos: tras su amplia trayectoria como productor de documentales, decide situarse tras la cámara y filmar su primera obra de ficción, “un proceso largo, primero escribí un guión, y salió un tocho de cuatrocientas páginas. Con mi socio Xavi Llausi le dimos forma, hasta que Antoni Solé redondeó el guión. A partir de ahí, a buscar financiación”. El tema no le asustaba, está acostumbrado a ello, pero las dimensiones del proyecto y las complicaciones que fueron surgiendo lo pusieron todo cuesta arriba. “Varias veces tuvimos que dejar de rodar por falta de pasta. Pero habíamos puesto toda la carne en el asador, y no pensábamos rajarnos ni abandonar”.

Y no lo hizo, a costa de vender su propio piso. Las dificultades, por el contrario, no dejaban de aumentar: “quería narrar una historia basada en la amistad. Y tenía muy claros los personajes y a los actores ideales, aunque algunos de ellos no fueran conocidos”. Nuevo hándicap, claro: ¿quién conoce a estos tipos con pinta de matón?¿donde está el reclamo publicitario? “Simplemente, no existe. Pero son de verdad”. Lo corroboramos. Familiarizado con el ambiente motard y rockeros, Joan ganó su primer round configurando un reparto que huele a te voy a dar una ostia, para entendernos. Ideal para una trama que narra el reencuentro de tres amigos que participan en un  atraco fallido ocho años antes. Uno sale de presidio, el otro es policía y el tercero un matón de expeditivos métodos. A partir de ahí (y de haber conseguido reunir la plata), un ritmo de acción inédito en el cine español: “se lo decía a quién confiaba en mí, íbamos a mostrar una Barcelona nocturna que parecería Los Angeles”. Extraordinaria fotografía, sonido excelente (“enloquecí en el estudio de sonido, repetíamos hasta la saciedad el ruido de un casquillo de bala cayendo al suelo”) y un ritmo que deja sin resuello al espectador. Cutrina defiende el género una vez más (“hace unos años parecía en que en este país no se podía hacer cine de terror sin caer en la serie B, en Jesús Franco y Paul Naschy, y mira lo que está sucediendo ahora con un buen número de grandes directores españoles. Yo apuesto por el género de acción, y lo hago a fondo”), sembrando sus fotogramas de mafiosos rusos y mexicanos, de persecuciones y de armas de todo tipo: “eso era básico, un arsenal de primera. Cada vez que disparaban eran tres euros por el cartucho, y se dispararon muchos…”Cierto, el film apuesta por la tensión hasta un desenlace enloquecido, su momento Robert Rodriguez. Y enloquecido es su plan de promoción. Tras comprobar las “facilidades” que le ofrecen, llega a la conclusión de que “lo que pasa en este país no es normal. Nos piden que hemos de pagar las copias, pagar la promoción, pagarlo todo a cambio de unas condiciones económicas imposibles. Así que decidimos que para gastarnos 10.000 euros en dos putos carteles para autobuses y cuatro expositores, mejor los regalamos”.

Fase de problemas dos: deciden disparar 10.000 euros en billetes de a cinco, desde cañones de confeti, en los cines madrileños donde van a estrenar. Todo está listo, hasta que misteriosas presiones (“es poco ético tirar dinero, con la crisis que tenemos”) impiden el estreno. A ellos se lo comunican por mail, y se monta la de Dios es Cristo.

Le dejo maquinando su próxima presentación. Estén atentos a las noticias y no se pierdan la película, que la duración media de los films en pantalla no está para echar cohetes y, si se descuidan, igual tienen que irse a Francia a verla, ya que ahí ya ha vendido sus derechos…

jonny 2011

ALFRED CRESPO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: