Vivos — 18 octubre, 2013 at 16:07

SUGUS + G.A.S DRUMMERS (Sala Charada 11/10/2013)

th

Siempre es una alegría comprobar como G.A.S Drummers, una banda con la que uno ha crecido, representante patrio de esa suerte de héroes que para muchos de nosotros fueron las bandas de punk rock americano en los 90, no solo no se desinfla, sino que sigue llena de argumentos y con la capacidad intacta para emocionarnos, que es al final de lo que se trata.

Abrieron la noche los madrileños Sugus, que hoy por hoy son toda una apisonadora, mas aún jugando en casa, en terreno favorable, con una sala casi llena y entregada. El sonido era mejorable, pero no importó demasiado. Presentaban su última referencia, Ciclostes, así como la reedición de su primer largo Learn to be a Momard, y el público gozó con cada tema, versión de Bad Religión incluía. Su punk´n´roll derrocha actitud, y se disfruta todavía más con una cerveza en la mano. Tienen carisma y tienen canciones. No decepcionaron a nadie.

Cuando los Drummers subieron al escenario, la sala presentaba un aspecto ligeramente mas vacío que con sus antecesores locales, pero eso no les impidió dar un gran concierto, como solo una banda con una trayectoria tan sólida puede plantearse. Su ultimo disco, We Got the Light, viene a ser una síntesis de toda su carrera, recuperando en cierta medida el hardcore melódico de sus dos primeros álbumes, pero dejando aflorar a la vez ese gusto por tránsitos mas propios del indie rock americano de raíces que venían ofreciendo en sus últimos trabajos. Fue un concierto mas bien corto, debido a las limitaciones de horario, pero los de Jerez tuvieron tiempo de sobra para demostrar porque son uno de las conjuntos mas respetados de nuestro país. Alternaron piezas de sus seis largos, se dice pronto… contentando a todos los allí presentes, e incluso recuperaron “Back to Inocence”, ese himno que abría su primer disco Proud to be Nothing, aprovechando para anunciar la pronta reedición del mismo en vinilo. Vuelven a sentirse cómodos tocando temas rápidos, y eso es algo que, por lo menos un servidor, agradece.

Una noche festiva que nos dejó con buen sabor de boca, y ganas de volver a ver a dos de las bandas que demuestran que el punk rock sigue vivo en España, y goza de muy buena salud. Esperamos noticias, estaremos al tanto. Hasta luego, amigos.

 

Pablo Meltzer

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: