Discomático — 3 octubre, 2013 at 11:37

Jonny Fritz, Cowboys on fire…

DAD-COUNTRY

En demasiadas ocasiones el rock de raíces y el country adoptan un aspecto demasiado trascendente. Ser banda sonora de la lucha por la supervivencia en el medio rural o tener canciones bandera para beber en solitario anegando en alcohol penas del alma y dolores del corazón es una carga muy pesada. Por eso me encantó el clip de presentación de este trabajo. Un clip divertido y cachondo donde aparece jugando con fuegos artificiales mientras despide el periodo veraniego. «Goodbye Summer», esa es la canción, tiene un tono festivo que la aligera de otras consideraciones más apesadumbradas y demuestra que los cowboys también saben divertirse. Calificado como una mezcla entre Ryan Adams y Clint Black, Fritz, que había visto publicados anteriormente dos discos como Jonny Corndawg, sella una galleta que suena fresca y otorga un cierto lustre “moderno” al estilo. Pero no cometamos el error de clasificarlo a la ligera. Nada en sus canciones recuerda al sonido edulcorado y asequible que triunfa en las emisoras más comerciales de Nashville. Con unos arreglos profundamente tradicionales, violín, pedal steel, guitarras acústicas, consigue en Dad Country aportar una buena dosis de alegría y renovación aparte de firmar una grabación capaz de cautivar a un público variopinto. No me extrañaría en absoluto que canciones como «Holy Water», «Ain’t Your Birthday», «Wrong Crowd» o la antes citada «Goodbye Summer» triunfaran en las emisoras a rebufo del éxito que están teniendo formaciones como, por ejemplo, Sallie Ford & The Sound Outside o esos combos folk pop de niños bonitos que tanto están agradando a prensa y público.

Manel Celeiro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: