Encuentros — 26 agosto, 2013 at 14:22

G.A.S Drummers. Que le den al rock & roll circus.

GDpromo12

Jóvenes veteranos, los Drummers atacan de nuevo con flamante disco. Saben de qué va el tema, y fuera de nuestras fronteras se pirran por verlos sobre un escenario. ¿Qué coño pasa por aquí? Al habla con Dani, que nos lo explica.

 

We Got The Light, tituláis vuestro nuevo álbum. Se os ve muy convencidos…

-Estamos demasiado convencidos, casi te diría que vivimos en un estado de clarividencia total. A veces estamos demasiado cerca de las cosas para apreciarlas, solo hace falta retroceder unos pasos para poder observar mejor la totalidad. Para nosotros la música se ha convertido en algo muy sencillo. Canciones buenas, sencillas y directas y actitud encima del escenario. ¿Era eso el rock and roll, no?

-Nos habéis hecho esperar, cuatro años sin canciones nuevas, desde que publicasteis Decalogy. ¿Porqué ahora?

-En todos estos años, 15 para ser más exactos, nunca hemos obedecido a ciertas lógicas que pululan en la industria del espectáculo del palo “el año que viene tenemos que sacar nuevo disco”. Los discos han ido viniendo cuando se han dado las circunstancias, que a veces, como en la última etapa, han ido supeditadas a vivencias y experiencias personales que había que anteponer a encerrarnos en el local. No teníamos muy claro que después de Decalogy fuéramos a hacer más discos, pero una vez decidimos ponernos las pilas todo fue coser y cantar.

-Posiblemente Decalogy sea vuestro disco mejor recibido por crítica y público, ¿no? Lo produjo Paco Loco y cantó con vosotros Dave Smalley (de los enormes Dag Nasty y All). ¿Qué recordáis de esa época?

-Paco ha producido 3 de nuestros 6 discos, es un tipo especial y le queremos un montón. La experiencia de Decalogy fue muy intensa y muy dura. Maquetamos infinitas canciones, grabamos muchas y elegimos solo 13. Grabamos en directo y en cinta. Nos autoflagelamos muchísimo, y tanta tensión estuvo a punto de partir el grupo en mil pedazos. Todo el proceso fue tortuoso, y largo. Creo que es un gran disco, donde nos esforzamos mucho por expandir los límites creativos del grupo. Además, creo que es un antes y un después en la manera de hacer canciones, ahí realmente aprendimos a concentrar esencias en poco más de 2 minutos y medio. Las colaboraciones de Dave Smalley y de Paul Lazar (Gotan Project) fueron guindas para el pastel.

-¿Diferencias principales entre ese disco y vuestro nuevo trabajo? Personalmente, considero que We Got… es superior, sonáis con más nervio y contundencia sin perder el poder melódico (¡¡qué buena es “Andalosers”!!). ¿Estáis de acuerdo?

-Quizá en Decalogy quisimos abarcar mucho más. Había canciones cercanas al punk rock, pasamos por el power pop, y llegamos al folk rock.

Con We Got The Light teníamos claro que la esencia del grupo es la energía y como tú dices, el nervio. De ahí que el viaje lo hiciéramos hasta nuestras raíces punk y hardcore. El disco nuevo es como un verdadero renacimiento. El grupo estaba más cerca de desaparecer que de seguir, así que había que volver con un golpe en la mesa. Y voilà. De todas maneras, el nuevo disco también tiene pasajes menos punkis y más rockeros, incluso momentos más powerpop. El folk y lo acústico lo he dejado en exclusiva para mis discos en solitario.

-Entre uno y otro, una recopilación de material inédito, We Were The G.A.S Drummers, que hizo que algunos sospecharan que se cerraba una etapa de la banda.  ¿Cómo realizasteis la selección de temas?¿Queda mucho material antiguo por estrenar en vuestros archivos?

-Más que nada ha sido coger el baúl de los recuerdos y volcarlo en el suelo. No debe de quedar mucho más material más por compartir. Lo que si nos gustaría hacer pronto es editar ese material en vinilo o cd. Después de 15 años en activo es normal que aparecieran más o menos 35 canciones inéditas.

-Publicáis en España con Wild Punk Records y con Kicking Records en Francia. ¿Qué tal acogida tenéis fuera de nuestras fronteras? Es sorprendente, tenéis página en la Wikipedia escrita en inglés y no aparecéis en la escrita en la lengua de Cervantes…

-Ya no sé si es triste decirlo, pero es la realidad que fuera nos va mejor que dentro de nuestras fronteras. Es la razón por la que siempre hacemos giras europeas con cada disco. Ya son muchas, y te das cuenta de que la gente de aprecia de manera distinta a como lo hacen aquí. Es una pena que el factor de ser extranjero sea un valor añadido para la música que te entra por las orejas. De todas maneras con el nuevo disco estamos empezando a ver, al menos por parte de los medios, muy buena respuesta en España. Ojalá cambie esa tendencia.

-Sois un grupo veterano, son ya más de quince años de carretera y manta. ¿Qué queda de la escena en la que arrancasteis, de los tiempos de Outline y BCore, de tocar con grupos como PPM?

-Pues lo más triste, quizá, de toda esta historia es ir viendo como tantas buenas bandas van desapareciendo. Supongo que es como cuando llegas a viejo y tus amigos empiezan a ir muriéndose. Es muy difícil sobrevivir con una banda de rock en un país como España. Sin embargo, seguimos teniendo muy buena relación con toda esa gente que ha sido tan importante para nosotros. Hace poco Markitos de Slide Chorus, que editó nuestro primer disco, nos montó un concierto en Madrid. Santi García me mandó nuevas canciones de No More Lies, para nosotros una de nuestras bandas estatales preferidas, y este año tocaremos en el Sant Feliu Fest que lo organiza el colectivo Atzavara de la Costa Brava, con los que llevamos 15 años de una gran relación y respeto. Además,  Novi PPM acaba de editar nuestro nuevo álbum, y para colmo yo me uní a PPM hace un par de años y toco la guitarra con ellos… Parece que en breve van a reeditar nuestros 2 primeros discos en vinilo, en plan revival… La cosa parece muy lejana, pero la realidad es que todavía, por suerte, existen algunos baluartes de aquella escena, que se han resistido a tirar la toalla.

-Por último, tenéis una agenda que produce vértigo (cuando estas páginas salgan a la luz, estaréis de gira por Europa). ¿Se puede vivir de esto?

-Es complicadísimo hacer de esto tu principal profesión. Para nosotros no es lo más importante. Mientras podamos seguir tocando, girando y grabando nuevos discos entonces misión cumplida. Igual ese es el secreto de nuestra longevidad. Siempre hemos sido escrupulosamente marxistas en nuestro funcionamiento interno. Hemos colectivizado todas las ganancias para reinvertirlas exclusivamente en el grupo. No somos artistas, somos gente normal, de barrio. Nos gusta tocar fuerte, hacer canciones y viajar. El rock’n’roll circus no nos interesa en lo más mínimo.

ALFRED CRESPO

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: