Discomático — 6 agosto, 2013 at 10:05

Hogjaw, si algo no se rompe…

hogjaw5_large

De poco les ha servido ser una de las principales razones de la renovación del estilo en los últimos tiempos. El cuarteto de Arizona se sigue viendo en la obligación de compaginar curros para pagar las facturas con los bolos de fin de semana y gastando los periodos vacacionales girando por el viejo continente. Como muchos otros compañeros de división. A principios de otoño regresarán a Europa para presentar su cuarto trabajo, If It Aint’ Broke, un disco que formaliza un póquer imprescindible para entender de qué va el rock sureño en este siglo. Si en las tres grabaciones precedentes mezclaban pedernal, arena y desierto, en este optan por abrir una vía más clásica. Más ortodoxa. Rinden tributo explicito a Lynyrd Skynyrd en los dos temas de apertura, «One More Little One» tiene unas guitarras que son herederas directas de las de «I Know a Little» y «Built My Prize» podría figurar perfectamente en Second Helping o Gimme Back My Bullets. Nunca se han complicado mucho la vida pero siempre aportan detalles de interés, si en el anterior incluían adornos de saxo en este se marcan una suite, «The Wolf Parts I & II», en que lanzan la caña, como buenos aficionados a la pesca, al movimiento jam band en la extensa parte instrumental. Vuelve a destacar la diversidad aportada por la contribución vocal de su batería y recuerdan a los Aerosmith más peligrosos y sucios de sus inicios en el crudo estribillo de «’83». Regatean con habilidad al inmovilismo y solo en el tema de cierre, claramente de relleno, dejan ver cierta bajada de tensión. Relajación casi insignificante que prolonga sin dificultades su permanencia en los puestos de privilegio del género.

Manel Celeiro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: