Encuentros — 31 mayo, 2013 at 11:34

Captain Poon. Bloodlight, la química y el sonido.

634971435388103871

El Capitán escandinavo sigue apostando fuerte por su nueva banda, Bloodlight, sin renegar de su pasado con los excelsos Gluecifer. Él mismo nos lo cuenta…

–  Antes que nada, ¿vas a enfadarte conmigo si te menciono la palabra ‘Gluecifer’ en algún momento de la entrevista?

– Vaya, pues podría enfadarme y no querer continuar con esta entrevista (risas)…por mí puedes mencionarlo tantas veces como quieras, es mi legado y me siento muy orgulloso de ello, ¡ni siquiera me enfadaría si mencionaras a mi padre!

– ¿Qué es lo mejor de tocar la guitarra en una banda,  y qué es lo peor de ser el cantante?

– Supongo que la mejor parte es poder tocar sin tener que decir nada a no ser que realmente te apetezca decir algo. Como cantante creo que tienes cierto tipo de deber de ser cortés o, en situaciones, divertido con la audiencia y hacer que todo el mundo disfrute de tu concierto. Algunas veces estás cansado o sin buen humor y puede convertirse en una tarea difícil, pero yo no me quejo de lo que me toca hacer, porque nadie me ha forzado a hacer esto.

-Vuelves a España, un lugar que conoces muy bien, además viviste en Madrid unos meses hace un tiempo. ¿Qué es lo que te viene a la cabeza cada vez que te dice el tour manager que tienes fechas aquí?

– Una mezcla entre “caos” y “buenos momentos”. Todo es diferente en España con respecto al resto de Europa, pero ya lo conocemos y sabemos llevarlo. En mi opinión, la mayoría de lo que representa “caos” en España es sinónimo de diversión. Una vez tuvimos un tourmanger que nos dijo que habría 40 shows seguidos en Alemania y solamente 4 en España. Me partía de la risa porque él estaba muy serio, pero le dije que esa no era la actitud que debía tener. Debes admitir que las cosas son distintas en cada lugar. Demasiado de lo mismo se convierte en aburrimiento.

–      Tu papel en bandas como Gluecifer y Bloodlights ha sido extremadamente importante y te has considerado el líder de ambas bandas. ¿Qué cosas decidiste dejar a un lado para hacer de Bloodlights un proyecto diferente?

–     Mi propósito era tan simple como el de hacer una nueva banda. Jamás me planteé hacer unos Gluecifer – 2, ni siquiera tener miembros de Gluecifer o incluso miembros de otras bandas conocidas. Quería seguir haciendo las cosas que me gusta hacer y la música que me gusta tocar. Finalmente puedo decir que he encontrado los miembros adecuados. Hay química y sonido en Bloodlights y estoy realmente contento de cómo están funcionando ahora mismo las cosas de manera natural. Nos ha costado llegar hasta aquí, pero como digo, nunca tuve ningún master plan, simplemente quería tocar.

– Eres el productor de los discos de Bloodlights. ¿No crees que algunas veces la ayuda de un productor puede ser positiva y aportar ideas frescas a tus canciones y al conjunto del álbum? ¿Por qué no trabajar con ellos?

– Sí, absolutamente, pero entonces tienes que tener un productor claro con el que quieras realizar el proyecto y eso suele traducirse en mucho dinero. El primer disco que hicimos fue producido por Phil Caivano, de Monster Magnet. Era un tío divertido, pero no terminó teniendo mucho peso en el resultado final. Se centró más en encontrar sonidos precisos de guitarra o de batería…y yo con un buen ingeniero tengo muy claro cómo conseguir el resultado que quiero.  ‘Stand or Die’ lo grabamos en el estudio del primer batería de Gluecifer. Él sabía exactamente lo que yo quería con respecto al sonido y, además, añadió su toque personal en el modo de hacer las cosas. Es un tío increíble.

– El nuevo álbum saldrá con People Like You a pesar de que Simple Pleasures se editó con el sello español Lengua Armada Records. ¿Por qué este cambio?

– Porque nosotros buscamos trabajar en un espacio más internacional y ahora finalmente lo tenemos. Conozco al chico de Lengua Armada muy bien, él es una de las mejores personas que he conocido en mi vida, pero vender discos en España es un trabajo muy duro y ahora mismo nos sentimos más cómodos en un sello más grande.

– Nos encantó Simple Pleasures. ¿Con qué nos sorprendes en Stand or Die?

–  Tiene un sonido más duro y agresivo. Es más punkrock que rock clásico esta vez y eso es algo que ya teníamos premeditado antes de empezar a escribir las canciones. También quería llevar mi voz a un tono más forzado porque no estaba demasiado satisfecho con el modo en el que lo había hecho antes. Creo que se nota en el disco y creo que ha salido mejor de lo que todos esperábamos.

–  ¿Qué has añadido al proceso de grabación de este álbum? Ha sido de un modo similar al de los anteriores? Sabemos que estás siempre muy involucrado en los procesos de grabación

– Esta vez fue un trabajo más de producción que no de añadir nuevos elementos. Anteriormente habíamos añadido mucho más piano y más armonías de voz. Ahora queríamos ser más viscerales y hacerlo de un modo menos sofisticado en la producción. Lo único que añadimos fueron algunos efectos extra y sonidos de fondo para provocar una atmósfera de caos en algunas canciones. El disco suena potente que te cagas, y para nada tan pulido ni sofisticado como los anteriores.

– ¿Como de importante es para ti girar con el álbum? También piensas que lo divertido de grabar un disco es que más tarde podrás girarlo por un montón de sitios?

-Creo que las mejores dos cosas de tocar en una banda es cuando estás a punto de llegar al final de una canción en el local ensayo y cuando tocas la canción en directo. No creo que pudiera estar en una banda en la que no puedo aportar mis propias canciones en el local de ensayo. Puedes imaginarte cómo es eso, estar sentado en tu casa, después de diez minutos o diez horas o hasta diez días de trabajo consigues terminar ese tema y entonces haces que suene para toda una audiencia y esa misma audiencia se queda encantada ….estar en el estudio es más trabajo que diversión, en mi opinión. Puedo trabajar duramente durante durante 15 horas en el estudio, pero prefiero tocar en directo.

 

–      Antes de tener el álbum en el mercado ya tenías un montón de fechas para tocar en Alemania. Entendemos que es un país importante para el rock and roll.

-Alemania es un gran mercado, y nuestro sello y management está allí, por lo tanto sí que es importante para nosotros. Con Gluecifer también trabajamos con alemanes y son muy buenos, pero algunas veces parece que piensan que nada excepto su país es importante.

– Es difícil pasar por alto la pregunta, ahora que aquellas bandas de los 90’s y 2000’s han dejado de tocar, como Gluecifer, Backyard Babies o The Hellacopters pero, ¿crees que haya una próxima nueva ola que vuelva a alborotar la escena punkrock europea con bandas activas como Imperial State Electric o los propios Bloodlights?

– No lo sé, nunca vi esto como ningún gran movimiento a pesar de que los medios sí lo hicieron a menudo. Creo que lo que hizo que las bandas escandinavas tuvieran el gran impacto que tuvieron en los medios fue porque somos de esta pequeña parte de Europa que cree que Noruega es una ciudad en Suecia, si sabes a qué me refiero….Pero de todos modos, hay cuatro bandas que salieron de Escandinavia y captaron la atención de medios y rockeros al mismo tiempo. Incluso si ninguna de estas bandas, aparte de The Hives, hubiera tenido un gran éxito comercial, hubiéramos ido todos a los libros de rock and roll, porque éramos buenos, y, sobre todo, porque lo hicimos por puro amor a la música, como rockeros no como impostores.

– ¿Quieres añadir algo?

– Pues que tengo muchas ganas de volver a España y que todo el mundo a quien le guste el rock and roll debería venir a vernos. No hay tan buenas bandas ahora mismo haciendo lo que nosotros hacemos, así que no creo que vayamos a decepcionar a nadie. Si escuchas nuestro nuevo disco o vienes a nuestros conciertos lo vas a pasar en grande.

 

Mario X

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: