Vivos — 4 Diciembre, 2012 at 0:00

Hoey & The Mussels / Joe Traveller

Sidecar, Barcelona

 

Noche de doble estreno en la emblemática sala Sidecar que en estas fechas anda cumpliendo su treinta aniversario. La alineación navarro – irlandesa presentaba su tercer disco y el local Joe Traveller vestía de largo su primera grabación en solitario. Escaso minutaje, unos cuarenta minutos, el que tuvieron Hoey & The Mussels para evidenciar, por enésima vez, que son una de las formaciones con más personalidad de la escena estatal.

 

Su sonido es reconocible al instante. Son una rara avis que maneja influencias tanto de la música americana como del viejo continente pasadas por un filtro propio, con el vozarrón de Colm como primer espada, que apabulla por su intensidad y su visceral puesta en escena. Las canciones nuevas encajaron como anillo al dedo y, sinceramente, se me pasó volando su actuación. Se hace raro ver a Joe en este formato acostumbrado a verlo escupiendo riffs junto a Midnight Travellers o rascando acordes punk pop a toda velocidad en Suzy & Los Quatro.  descubrió una faceta oculta. Temas muy íntimos, escritos como reflejo de experiencias vividas en estos últimos tiempos y que, en cierta medida, desconcertaba por venir de quien venía. Acompañado por una excelente banda el guitarrista, y ahora cantante, desgranó los temas del disco con un cierto nerviosismo. O eso me pareció apreciar y no lo escribo con ánimo negativo ni mucho menos. No debe ser nada fácil jugar de local dando la cara como protagonista principal después de tanto tiempo como parte de una banda. En la versión que pudimos escuchar, diferente a la de la grabación, sus composiciones oscilaron entre el rock callejero neoyorquino, ciertas estructuras de cuerdas andaban cerca de la Velvet o Television, semblanzas Dylanianas y requiebros que remitían a los años noventa. Bajó algo la tensión cuando interpretó en solitario, quizás debiera haber empezado así y luego ir sumando a la banda, y finalizó dejando la sensación de estar ante un talento en ciernes. Una vez se asiente como creador y gane más confianza en sí mismo tengo la impresión de que Joe nos puede dar muchas alegrías. Esperemos que sea así.

Manel Celeiro

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: