Encuentros — 5 septiembre, 2012 at 19:27

Luis Auserón, tan lejos y tan cerca

Desaparecido de la escena durante demasiado tiempo, Luis Auserón regresa con un soberbio disco grabado bajo la tutela y el buen hacer de Fernando Macaya. Dos generaciones reunidas en un trabajo en el que también ha participado gente como César Pop y Quique González. El resultado es Lejos, una excelente declaración vital de alguien al que debemos mantener más cerca. Por nuestro bien.

Luis Auserón: Está hecho con mucho cariño y mucha ilusión y algo de eso ha de salir.

Fernando Macaya “MAC”: Ha sido un disco muy largo de hacer pero al final lo tenemos con el resultado que queríamos desde un principio.

 

 

 

¿Cómo se gesta hacer un disco con Fernando?

 LA: Me lo propuso él. Estaba tocando en el Café de las Artes de Santander y a través de un amigo común Mac me mandó un recado de si podíamos hablar. Ese día invité a Mac y Goyo a tocar unos temas, y luego nos fuimos a tomar algo juntos. Al final me propuso hacer unas maquetas para probar. Al principio yo no tenía mucha fe pero Mac lo tenía muy claro y quedó tan bonito lo que hicimos al día siguiente que no quedó más remedio que seguir.

Mac firma los temas contigo….

LA: Bueno, yo soy sólo el responsable de las letras. El resultado musical, afortunadamente, es toda obra de Mac.

Hemos estado mucho tiempo sin tener noticias tuyas….

LA: He estado haciendo cosas. Saqué un disco en inglés hace tres años, luego hice otro de sólo 500 copias con mi propio sello. Ahora el disco sale con Sony que es un equipo muy grande y todo es más fácil y cómodo.

Creo que después de Amantes del Eco saliste algo desmotivado…

LA: la realidad nos obligó a separarnos. Era un grupo estupendo pero se hacía insostenible. Era cuando empezaba a caer el mercado de los discos. Teníamos un manager que no nos gustó nada y se gastó toda la pasta en cosas innecesarias como proyecciones, etc, etc. Al final tuvimos que separarnos.

Te has reunido en el disco con músicos de una generación posterior ¿cómo ha ido?

LA: es que yo tengo que rodearme de gente más joven porque la gente de mi edad, la mayoría, no se dedica al rock. Todo se ligó a través de Mac. Él me presentó a Quique, a César…Para mí es un lujo. Son unos musicazos, todos: Carmen Menhai, Puzzles….Son una pasada. Estoy encantado. Todo el disco lo hemos hecho en la intimidad y todo ha sido muy íntimo. Recuerdo grabar los armoniums en casa de Quique en plan tarde de campo….O César que es adorable….Son mis nuevos amigos.

El disco se llama Lejos y en la primera canción lo primero que dices es esa palabra ¿cómo es eso?

LA: Es entre una casualidad y algo premeditado. Hice el disco fuera de casa, en una ciudad que no es la mía….Lo haces con un poco de miedo, de pudor. Por eso decidí llamarlo Lejos y luego puse «Loco Lunático» como primer tema del disco porque empezaba con esa palabra.

Por lo que me has dicho de la música, la influencia americana que se detecta en la música ¿ha sido cosa de los dos?

LA: Es que todos ellos son especialistas en ese sonido. Para mí ha sido una especie de máster en música americana.

MAC: Es el estilo en el que yo me siento cómodo. Todo fue un poco experimento. Empezamos al día siguiente de conocernos. Grabamos «Loco Lunático» y se fue hacia ahí. Además eso fue bonito porque la maqueta que grabamos aquel día es lo que ha salido finalmente en el disco. Todo nos llevó hacia ese sonido, hacia esa influencia americana.

Hay bastante oscuridad, de una manera un poco cinematográfica. El disco me parece una película vital pero oscura….

MAC: Leyendo los textos de Luis tuve claro que la música debía estar detrás de la voz. Se tenía que escuchar el mensaje y lo que cuenta. Sólo había que darle colores, montar un paisaje alrededor de la letra.

LA. Al principio me daba un poco de palo porque todo era muy lento, con letras tristes. Y le decía a MAC ¿no crees que hace falta algún tema rápido? Y MAC me decía, no Luis, estas, que lo otro no te sale (risas)

MAC: Luis tenía un cuaderno lleno de textos y había letras que a él le daba pudor convertirlas en canción. Y justamente esas eran las que más me llamaban la atención. Luego hablando con gente como ha estado muy cerca como Quique confirmábamos que iba por el buen camino.

Es que es un disco de artista que se desnuda ¿no da mucho pudor esto?

LA: Da muchísimo miedo pero una vez organizada la canción, con toda la música puesta, disfrutas cantándolo. Pierdes ese miedo que te da al escribirlo o al cantarlo por primera vez. Es como tú dices algo muy teatral o cinematográfico. La voz que habla acaba de siendo la de un personaje.

Todo gira alrededor de la soledad y la decepción ¿es un disco que bebe de los tiempos que estamos viviendo?

LA: Claro hombre. El mundo hoy por hoy no está para tirar cohetes. Con la que está cayendo es difícil salir a hacer otro tipo de canción. Si oyes el disco de César, por ejemplo, también tiene ese corte profundo o de decepción con la realidad. Como las letras de Quique. Ya vendrán tiempos en que cantemos cosas más alegres.

Tu voz también va por ese camino. Es una voz curtida, gastada, madurada por el tiempo…

LA: (Risas) Mac me ha hecho cantar muchas veces las canciones hasta llegar a lo que necesitaban. Mi manera de cantar antes era más burra, más jotera. Él me ha obligado a refinar, a no berrear tanto, a hacer sonidos más refinados…

MAC: Las primeras tomas tenían una tendencia a esconder la voz. Yo veía que podíamos avanzar en ese terreno mucho, tocando él y yo solos hasta conseguir llegar donde la voz necesitaba.

¿Por qué grabar en Cantabria?

LA: Nosotros no somos millonarios y no nos podemos permitir alquilar el estudio que nos diera la gana en Madrid. Las primeras tomas las hicimos en el estudio de MAC que es muy sencillo pero resultón. Llegamos a la conclusión de que no necesitábamos más, ya demás el estudio de Mac nos daba la intimidad necesaria.

Pero luego llegas a Sony….

LA: Sí, tuvimos un encuentro casual con casi todo el equipo. Me preguntaron qué estaba haciendo, lo enseñé y les gustó. Simplemente.

¿Y ahora qué?

LA: Pues tocar tío. Hemos pasado dos años trabajando y ahora hay que tocarlo. Sabemos que la cosa está jodida pero hay que salir a defenderlo. Vamos a tocar todo lo que podamos.

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: