Discomático — 7 septiembre, 2012 at 9:12

Chris Robinson Brotherhood – Big Moon Ritual

Era cuestión de tiempo: la cabra tira al monte y a Chris siempre le han puesto los sonidos californianos. La orientación de su banda, Black Crowes, ya iba decantándose hacia las jams expansivas, y siendo como es enemigo de la inactividad era una opción viable que acabara liándose la manta (hippie) a la cabeza.

 

 

Cubierto a las guitarras por un soberbio Neal Casal (la primera opción era el pujante Jonathan Wilson, afortunadamente no disponible gracias a su estimable éxito como solista), que demuestra que haber acompañado a Phil Lesh no cae en saco roto si tienes talento y cerebro, Robinson canta de maravilla, se muestra cómodo como casi nunca, cero forzado para hacer encajar su voz en las planeadoras (y extensas, no menos de siete minutos en ningún caso) canciones de este singular meteorito atemporal. Pasan de preciosos medios tiempos («Beware, Oh Take Care», «Star or Stone») a desarrollos psicodélicos perfectamente moldeados, y logran que el oyente que les vio en la gira de Amorica encuentre sentido a los símbolos de Grateful Dead que el melenas llevaba cosidos en sus raidos jeans. Produce Tom Monahan, que sólo parece haber tenido que dejar correr la cinta, dada la naturalidad del resultado. Sobresaliente.

 

ALFRED CRESPO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: