Encuentros — 5 junio, 2012 at 0:00

ESPACIO EXTERIOR: David Giménez (La Vanguardia / Go Mag / Qué Fem?)

Siempre hemos sido considerados los raritos de la clase. Encerrados en el sótano con nuestras minoritarias aficiones, nuestros grupos escogidos y nuestra peculiar manera de entender el rock & roll. Pero existen otros enfoques, distintos puntos de vista y otras miradas diferentes. Así que hemos decidido asomar la cabecita a ese espacio exterior y ver lo que opinan de nosotros, y de otras cosas, compañeros de los medios especializados. David Giménez alterna el periodismo con su faceta como músico. Con sus respuestas os dejo esta semana, amigos ruteros. 

  

¿Cómo empezaste a ejercer de crítico rock o de periodista musical?

Asomé la cabeza dentro del mundo musical allá por el año 95. Estuve en varias bandas (Cabeza Borradora, Pumuky) hasta llegar a la actual Partido (grupo de sonidos americana-pop-folk que edita su primer álbum “Leaving all behind” el próximo mes de mayo a través de Warner y que os recomiendo tanto a los redactores de Ruta 66 como a sus lectores,). Co-organicé diferentes festivales multitudinarios en Tenerife, llevé el Management de algunas bandas (de Patrick Wolf y Archie Bronson Outfit a Abraham Boba, por ejemplo), escribí letras para algunos grupos. Se trata de un extenso recorrido que seguramente a nadie le importe demasiado.

El hecho es que llevé la gestión cultural de la extinta Sala Castelló durante sus cuatro años de vida hasta que Discos Castelló tuvo que cerrar puertas a todo su negocio, poniendo fin a 75 años de historia. El broche final, el fin de fiesta, consistió en organizar un escenario del B.A.M. con los artistas David Bazan, The Long Winters, The Secret Society y Pumuky. En el backstage, Manu González, jefe de redacción de la revista Go Mag, se interesó por mi nueva y delicada situación y me ofreció comenzar a colaborar en la revista. Mi primer texto apareció publicado en noviembre de 2008.

Con el inicio de la primavera de 2011 surgió la posibilidad de hacer lo propio también con el suplemento ‘Qué fem?’ de La Vanguardia. También he publicado en este diario algún monográfico musical.

¿Has hecho de ello tú medio de vida?

No, en absoluto. Pero sí he hecho de ello una necesidad vital gracias a la cual he descubierto y me he acercado a numerosas bandas, y a otros compañeros del sector a los que admiro y aprecio. Y así quiero que siga siendo en el futuro.

¿Qué futuro le auguras a la prensa musical en papel? ¿Acabaremos todos en una URL de internet?

No quiero crear polémicas, pero he vivido y vivo la música como consumidor, como organizador, como manager, como grupo, como Sala y como prensa. Y si bien es cierto que la crisis es innegable en el sector del papel, no es menos cierto que habitualmente las editoriales (las de las revistas y publicaciones de cualquier ámbito) suelen estar mal gestionadas desde arriba. Falta conocimiento real de la situación, planificación, innovación y un riesgo más o menos moderado. De todas maneras esto no es algo que se ciña estrictamente al mundo editorial o musical. Está sucediendo a nivel general en cualquier sector empresarial de nuestra sociedad.

Una vez dicho esto, la sensación que tengo a día de hoy es que muchas revistas desaparecerán, sobre todo aquellas que nacieron fruto de un público que fluctúa, que es temporal, que busca o está inmerso en una corriente o moda pasajera. Quizá, con los recortes en Cultura, también algunas que sobreviven de las subvenciones. Pero creo firmemente que es posible una convivencia entre las publicaciones físicas y las digitales, aunque las primeras tendrán que replantearse su público real y su modo de supervivencia. El público real quizá sea similar a aquel que consumía revistas, libros y discos en la década de los 70 y los 80.

De todas maneras, déjame confesar una frase que siempre pronuncio a mis más íntimos cuando trato este tema: “Ruta 66 nos sobrevivirá a todos”.

Lo mismo pero referido a la industria. Que el negocio está cambiando es una realidad. Internet, las descargas, el soporte digital… ¿Cuál será en tu opinión el camino a seguir en los próximos años por las discográficas y los artistas?

Creo que la respuesta anterior es también aplicable aquí. Las discográficas majors no viven en este nuevo mundo. En las indies encontramos de todo.

El artista más pequeño ha de aprender a autogestionarse y a crear un entorno profesional. Comenzando por él mismo, pero también rodeándose de personas que sean exigentes y sepan extraer lo mejor de cada artista, y mediar por él en medios de comunicación, festivales y demás. En los ámbitos más underground existe un carácter de dejadez, indolencia o torpeza que suele disfrazarse de actitud. Aunque uno trata luego con distintos departamentos de algunas multis y ve también que hay gente situada en puestos de responsabilidad sin capacidad de hacer nada que no le hayan enseñado y lo poco que hacen, en ocasiones, lo llevan a cabo con mucha torpeza.

En cambio las ventas de vinilo no dejan de aumentar. ¿Nostalgia? ¿Fetichismo? ¿Llevar la contraria?

Supongo que hay un poco de todo ello, pero ahora hay que añadir que ya sabemos que los CDs son caducos. El poder del vinilo es que ya ha enterrado a muchos artistas y compradores a lo largo de sus más de 100 años de vida. Y seguirá sobreviviendo cuando nosotros ya no estemos aquí. Mantengo la misma opinión que defiendo con el tema de las publicaciones. Por mucho alarmismo que se cree en torno a este tema, al final, todos los formatos son compatibles y creo que así sucederá en un futuro.

 

Venga, a bote pronto…Dinos un disco si el que no podrías vivir.

Como es de suponer mi lista es muy extensa, pero para ceñirme a la pregunta y responder sin rodeos diré que cualquiera (o mejor todos) de Band of Horses y Mojave 3.

Y uno que si no existiera la vida sería mucho mejor para todos.

La de todos no sé. En la era del ‘todo vale’ cualquiera encuentra una propuesta a su gusto entre lo más insospechado. Personalmente, y por citar uno entre varios, confesaré que yo le tengo mucha rabia a cualquier cosa que haga Garth Brooks. Aquella imagen del cantante de Tulsa sobrevolando un escenario se quedó grabada en mi alma vaquera como una marca al fuego sobre la piel de una res.

El artista más agradable y simpático que te has encontrado.

Me vienen a la cabeza los nombres de Neil Halstead, de Mojave 3 y Ari Picker, de Lost in the Trees.

El más arisco y difícil.

Para nada ariscos, pero sí muy escuetos en sus respuestas, Damien Jurado y Anja Plaschg AKA Soap & Skin. En ambos casos, muy posiblemente fuera por mi culpa. A veces gusto demasiado de indagar en lo más hondo y profundo de la psique del artista y, aunque en un 90% de ocasiones el músico no tiene problema en entrar en ese juego, entiendo que no siempre sea cómodo o no sea en el momento adecuado.

Hablemos un poco de nosotros…-¿Qué disco debería salir pero crees que nunca saldrá comentado en Ruta 66?

No recuerdo haber echado alguno de menos. El que espero que sí tenga cabida es el nuestro, el de Partido. Es muy de la “casa”. (Disculpad la inserción de publicidad)

¿Qué es lo mejor y lo peor de Ruta 66?

Lo mejor, es un referente cultural. Cualquiera que se sienta atraído por cierto tipo de sonidos que van desde el soul al hard-rock, desde el blues al country, pasando por el doo wop o cualquier otro más contemporáneo y reciente, si realmente quiere aprender, encontrará en Ruta 66 la enciclopedia de todas esos estilos musicales.

¿Lo peor? Por decir algo y ser puntilloso, algunos textos no son muy catedráticos. Pero, bueno, se suple perfectamente y se pasa por alto ante la pasión con la que esos textos están escritos y el alud de fascinante información que encierran.

¿Por qué razón escribirías en Ruta 66?

Porque es una de mis revistas de referencia. Por contenidos afines. Por ver mi nombre aparecer junto al de esas ilustres firmas que mes a mes hacen que tenga ganas de llegar a casa y poner, escuchar y disfrutar el disco del que están hablando.

Nota: Creo recordar que el primer ejemplar que compré de Ruta 66 fue a finales de los 80 por un reportaje de La Frontera con motivo de la salida del disco “Tren de medianoche”.

¿Por qué razón no lo harías?

No encuentro ninguna.

Define en pocas palabras a Ruta 66

La Biblia.

MANEL CELEIRO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: