Papel — 14 Mayo, 2012 at 0:00

Bon Scott – Camino del Infierno: Vida y muerte de la primera voz de AC / DC

 

Comenta el autor , Clinton Walker, que el propósito original era escribir un biopic acordado para llevar a la gran pantalla la vida del cantante, pero que cuando el compromiso se truncó, se hallaba emocionalmente tan implicado que decidió seguir adelante y editarlo como un libro. De ahí la sensación de realidad que emana del texto, cercanía, sinceridad y ausencia de prejuicios que te apresan de tal modo, que cuando se produce el desenlace final (ya conocido de antemano), deja un poso de desolación en el lector ante la empatía cread versus el personaje. A lo largo de más de 300 páginas nos envolvemos con el devenir del australiano en este volumen editado por Global Rhythm.

Partiendo de su infancia, gamberrismo juvenil que le hará recalar en la rígida subsistencia de un reformatorio, su paso semi-exitoso por la banda hippy aussie por excelencia Fraternity (que vivían en una casa-comuna a imitación de la Pink House de The Band), hasta que el primer encuentro-reto chulesco con unos imberbes hermanos Young germina en la banda que le otorgará el auge ansiado. A partir de aquí unos intensos años de grabaciones y giras mundiales (obligados a huir de la pacata patria que les ponía todo tipo de trabas para actuar debido al explícito contenido sexual de sus letras), hasta alcanzar las cotas más altas de notoriedad en la escena. Un éxito logrado a pesar del veto del mercado autárquico USA y las sempiternas críticas negativas de la prensa británica a las que ellos respondían con desaire bautizando sus giras británicas con títulos tan irreverentes como Lock Up Your Daughters (“Encerrad a vuestras hijas”) o The Little Cunts Have Done It (“Los cabroncetes lo han conseguido”). A lo largo de la lectura unos elementos se tornan claves a la hora de apreciar su condición humana: carisma innato, adicción al alcohol, amabilidad (su apodo era Bon “el agradable” debido a su incapacidad para caer mal a nadie), y un apetito sexual insaciable, acompañado de una inestable dependencia del sexo femenino. De hecho las partes más entrañables del libro son las aportadas por su ex-mujer Irene (resulta emotiva la lectura de las cartas que cede ésta) y las diversas parejas que cosechó a lo largo de su existencia, todas ellas con un nexo común que es el de no enumerar una palabra de acritud hacia su persona. Fruto de este apetito sexual saldrá la parte jovial del libro al descubrir a sus musas en temas tan emblemáticos como «Go Down» (dedicado a la groupie Ruby Lips), «Overdose» (a su compañera de largo tiempo Judy King) o la cachonda «Whole Lotta Rosie» sobre una fan con abundante sobrepeso con la que tuvo un affaire por una especie de apuesta con sus colegas. Si eres de los que cree que AC/DC disiparon su esplendor con la salida de Bon no deberías perderte este libro.

ANDER INTXAUSTI

One Comment

  1. Pingback: Recomendamos música escrita de puño e letra. Parte II | Bibliosons

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: