Encuentros — 18 Mayo, 2012 at 0:00

Otis Gibbs, de plantar árboles a martillear el infierno

El barbudo de Indiana acaba de publicar su nuevo disco, el sexto ya. Harder Than Hammered Hell es un nuevo trabajo expresivo. Vital. Resistiendo a las permanentes comparaciones con gente como Steve Earle, Bruce Springsteen, Woody Guthrie o hasta su paisano John Mellencamp, las canciones de este músico asentado en Nashville crecen con cada escucha. Se apoderan de ti para no dejarte más. Por eso calificativos como los que le lanza el crítico Andy Gill en las páginas de The Independent como puro y auténtico reflejan perfectamente la honestidad de su propuesta.

 

 

 

Siento empezar con una pregunta tan típica pero ¿háblame de este nuevo disco?

Sí, que es típica, sí…(risas). La verdad es que no pienso ese tipo de cosas. Simplemente intento hacer lo que quiero en cada momento y seguir adelante. La gente ha reaccionado de  manera muy positiva a estas nuevas canciones y estoy muy agradecido de por eso.

Es tu sexto disco ya ¿tienes algún favorito?

Pues la verdad es que no. Cada uno representa el estado de un artista en ese momento. Tampoco he escuchado ninguno de mis discos una vez terminado. Creo que lo más saludable es pasar página y dedicarte a un proyecto nuevo cada vez que acabas un disco. Así evitas refritos de cosas anteriores. Tengo la suerte de poder seguir haciendo discos y de que a la gente le gusten.

Te he oído decir que “no soy tan tonto como para creer que soy la principal autoridad mundial en cuanto a conocer cómo debe sonar una grabación. Disfruto de los arreglos de otros que destacan la canción” ¿Es la banda una pieza básica de tu música?

Claro, aunque ha de quedar claro que cuando alguien escucha un disco mío, ese es el disco que yo quería hacer. No hay compañías que me presionen ni productores que decidan por mí. Me apasiona mi trabajo y creo que eso lo transmito en mis canciones.

Eres un músico tremendamente comprometido ¿es la política fundamental en la música?

Como a la mayoría de la gente, me importa el mundo que me rodea, pero no debe imponerse en mi forma de ser ni en la de ninguna persona.

Sorprendentemente Bob Dylan dijo hace poco que no era momento sobre canciones políticas ¿qué opinas de eso?

No tengo opinión (risas).

¿Y de las comparaciones permanentes con Steve Earle o Billy Bragg?

Billy es un buen amigo, no sólo para mí sino también para mi música. Es un hombre generoso, reflexivo y es divertido tenerlo cerca. Estuve con él cerca de un mes y siempre estaba de buen humor. Steve también ha sido siempre amable conmigo. Además, es un honor que te nombren en una frase junto a él.

Tus canciones son totalmente personales ¿es una manera de exponerte al mundo?

Cualquier artista debe hacerlo. Cualquier músico es un observador.

El título está inspirado en un viejo trabajo tuyo ¿verdad?

Sí, planté árboles durante diez años. He plantado más de 7.000 árboles en mi vida. Era común entre los hombres mayores con los que he trabajado decir que la tierra estaba más dura que si hubiera que martillear el infierno. He aprendido mucho escuchando a personas de 70 años que llevan toda su vida haciendo un trabajo tan duro.

 Creo que la palabra que mejor define el disco es honesto ¿estás de acuerdo?

Totalmente. No puedo añadir más.

La canción «Big Whiskers» habla de un recuerdo de tu infancia ¿no es así?

El siluro de cabea llana (NdA. tipo de pez similar a los barbos y las carpas con grandes bigotes) más grande del mundo fue  pescado cerca de mi casa, en Indiana. Cuando era niño estaba fascinado por la historia, porque yo pescaba en el mismo sitio. Así que acabé haciendo una historia basada en eso.

Me encanta «Don’t Worry Kid». Es una canción preciosa pero muy dura a la vez…

Muchas gracias por esas palabras tan amables. No me gusta la gente que piensa que los niños que no encajan con sus compañeros de clase tienen un problema grave. LA gente ha de ser honesta con los niños y no empeñarse en hacerles ver que los otros son normales y ellos imbéciles. Cualquiera sabe que las grandes personas de la historia, la mayoría, no eran buenos en clase, no destacaban. Los niños populares acaban siendo reyes de suburbios. Mis mejores amigos siempre eran los inadaptados y acabaron haciendo grandes cosas cuando encontraron las compañías adecuadas.

Hemos hablado ya de influencias pero falta un nombre que también suele asociarse a ti, Bruce Springsteen ¿has oído sus últimos discos?¿qué opinas?

No he oído sus últimos discos pero, la verdad, es que siempre me han hecho disfrutar mucho sus trabajos.

¿Alguna influencia más a destacar?

Podría darte una lista interminable, la misma lista seguro que tú recitarías del tirón. Vivimos una época maravillosa para la música. Todo está disponible y podemos probar cosas nuevas. Animo a todo el mundo a que esta noche pase un rato escuchando grupos que no conoce a través de Internet. Pueden empezar por otisgibbs.com (risas) y que no se olviden de saludar si pasan por allí.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: