Encuentros — 1 Mayo, 2012 at 0:00

Chuck Prophet , que la verdad no te estropee la leyenda

 Parece que el buen momento de Chuck Prophet no sólo se mantiene sino que mejora. Su último disco, Temple Beautiful, es una inspiradísima oda a su amada San Francisco que sube algo más el ya alto listón de sus dos últimos discos. Por sus doce can ciones desfilan jugadores de béisbol, bailarinas de topless, desfiles de Halloween en el barrio de Castro que acaban a tiros, hermanos que hacen películas porno en los 70, garitos rocanroleros, o excéntricos que se declaran Emperador de los USA… En definitiva, una historia subterránea de la ciudad de sus amores, una historia sentimental en la que la leyenda forcejea con la realidad para regocijo de los oyentes, contada a través de una docena de canciones fantásticas. A veces como un joven Springsteen sin pretensiones de grandeza, romántico pero sin pizca de sensiblería; otras con ese habitual descaro rocanrolero que tanto recuerda a los primeros Mink DeVille, pero esta vez con una colección de exultantes estribillos que se niegan a abandonar tu cabeza, y un festín de guitarras en estado de gracia. Si te pilla cerca, no hay disculpa posible para dejar de asistir a la gira que comienza en Bilbao este 4 de mayo.

 

 

 

¿Qué tal la gira? Parece que cada año es más larga que la del año anterior.

(Risas) Ya sabes lo que dicen, es muy duro empezar una gira, pero también dejarla.

La última vez que hablamos acababas de publicar Let Freedom Ring, y poco después empezabas los conciertos del London Calling. ¿Crees que meterte tan a fondo en ese disco puede haber influido en Temple Beautiful?

Sí, creo que sí. Sobre todo porque es un disco que te enseña que todo es posible, que tienes la libertad de probar lo que te apetezca con un par de guitarras, un bajo y una batería.

Temple Beautiful es algo así como un disco de rock’n’roll conceptual, algo no demasiado común, y menos aún en esta época de archivos mp3 y descargas digitales. ¿Cómo surgió la idea de dedicarle un disco entero a San Francisco? ¿Casualidad, algún hecho concreto?

Fue todo muy espontáneo. Lo puse todo en la olla, lo removí y esperé a ver qué era lo que flotaba, y eso fue lo que flotó, el hueso. La decisión estaba en aprovechar ese hueso o desecharlo (risas). Por lo demás, sé que parece ridículo hacer un disco conceptual, pero, al mismo tiempo, ¿por qué no? Siempre hago discos para darle algo de sentido de alguna manera a mi propia jodida vida.

Un amigo estuvo hace un par de allí y me dijo que le costó volver. ¿Te pasó a ti algo parecido cuando llegaste por primera vez?

Bueno, fue como chutarse una droga fantástica. Todo lo que quería era otro chute.

 Eras muy joven cuando llegaste por primera vez?

Tenía más o menos 16 años.

Y nunca más te marchaste?

No.

Pero dejaste la ciudad cuando te uniste a Green on Red, ¿no? ¿Notaste el cambio al llegar a Los Ángeles? Ç

Bueno, en realidad nunca dejé SF, vivía en su casa durante temporadas más o menos largas pero nunca llegué a mudarme definitivamente.

¿Eran los ambientes de ambas ciudades a principios de los 80 tan diferentes como en los 60? ¿Existía aún la misma rivalidad?

No sé, SF siempre ha tenido su propia personalidad. El punk rock aquí tenía más que ver con las art schools, y en Los Ángeles era más un asunto de chavales del ambiente playero, con la cabeza afeitada y aficionados a las peleas, y eso tenía muy poco que ver con la tradición de SF.

Acabo de leer una entrevista con Paul Auster en la que decía que no le importaría que Nueva York se declarara independiente (Risas). No se si crees que en SF existe ese mismo sentimiento de diferencia con respecto al resto de los USA.

Sí, si estuviera en mis manos propondría que SF se separara del resto del país. Incluso ya se habló de eso hace unos 200 años, Emperor Norton lo propuso (Emperor Norton fue un excéntrico personaje del SF de  finales del SXIX que se autoproclamó Emperador de los USA y Protector de México, n. del a.). Así podríamos tener nuestra propia moneda, beber nuestra propia agua y no tener que compartir la del río Colorado con el resto de California. Sí, creo que es una gran idea, deberíamos separarnos.

 ¿Qué personajes fueron los primeros en aparecer en las canciones? ¿Tienes algún favorito?

Willie Mays es un gran héroe y, al lado de Emperor Norton, en muchos aspectos representa todo lo que de excepcional tiene San Francisco. Ellos serían mis personajes favoritos

¿Qué nos podrías contar sobre él, a los que no sabemos apenas nada de béisbol? ¿Por qué es un personaje tan mítico?

Era una persona con una magia especial, un tipo tranquilo que cambió el juego para siempre, plantó cara al racismo y producía en la gente un sentimiento de orgullo. Simplemente era el mejor center fielder de todos los tiempos, el más grande. Siempre hay alguien así de único en cada generación, como Pelé o Muhammad Ali.

Lo mismo con los lugares. ¿Hay alguno que prefieras sobre otros? Quizá el Temple Beautiful o ese en el que te sentiste “como Jesús”.

The Temple Beautiful me mostró lo que se podía hacer, y en The Albion, el lugar en el que me sentí como Jesús, aprendí a hacer lo que sea que esté haciendo ahora. Si no fuera por lo que viví en aquel lugar no estaría haciendo esto, y eso es mucho.

¿De qué años estamos hablando?

Fui asiduo del Temple Beautiful alrededor de 1980, allí vi a los Flamin’ Groovies por primera vez, por ejemplo, y otras bandas que despertaron algo en mi interior. The Albion lo viví alrededor de 1988, más o menos. The Albion era un antro que tenía un privado en el que los amigos nos reuníamos para tocar y cantar los jueves y los viernes, a veces hasta cuatro días seguidos, cantábamos juntos y había un gran ambiente aunque éramos muy competitivos… Fue una gran época para mí en lo personal (En la canción «Felt Like Jesus» relata su encuentro con la que hoy es su esposa y compañera de grupo Stephanie Finch, n. del a.).

Por cierto, nuestra revista acaba de publicar un artículo sobre otro de los personajes que aparecen en el disco, Jim Jones…

Era el tipo que siempre aparecía en las noticias cuando yo era un chaval, aterrorizando a la gente. También eso es parte de lo que soy ahora

¿Investigaste mucho para escribir?

(Interrumpe) No, no, nada de investigación.

Quizá dejaste que la leyenda y el mito se impusieran a la realidad.

Por supuesto, simplemente dejamos ir las canciones adonde ellas nos llevaban y no nos dejamos intimidar por la verdad.

¿Qué nos puedes contar de las nuevas bandas de SF?

Me gustan mucho The Fresh & Onlys.

Es curioso, normalmente nombras entre tus favoritos a grupos más o menos psicodélicos, pero tu música es mucho más física.

No sé mucho de música psicodélica, no me entusiasma demasiado, pero me gusta la gente con energía, a la que le gusta salir a hacer ruido, juntarse con sus amigos y grabar en sótanos y publicar discos simplemente por el puro deseo de hacerlo, y en ese sentido este es un gran momento para la música en SF.

 ¿Existe una escena musical en SF a la que sientas que perteneces? Llevas mucho tiempo viviendo allí.

Mira, creo que Roy Loney (que aparece en el disco haciendo coros, n. del a.), The Oh Sees, Kelley Stoltz… somos parte de una tradición. Siento una gran afinidad con todos ellos, una camaradería especial.

Entonces podríamos decir que hay una línea que une el SF de los Flamin’ Groovies contigo, por ejemplo.

Sí, sí, de verdad lo creo.

Carlos Rego

Foto: Charlie Homo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: