Artículos — 21 mayo, 2012 at 0:00

Dr. Rawk’s Top Ten Country & Western Songs

¡Acontecimiento! Después de cinco años de ausencia, internado en el manicomio de Camarillo, Texas, vuelve al redil una de las más infames plumas ruteras. ¡El daño neuronal que inflingió este energúmeno a toda una generación! Grosero, impresentable, abstruso y gorrón, Dr. Rawk no creó escuela ninguna, vista la higiene y pulcritud de las nuevas generaciones de cronistas rock, y por ello era tan necesario su inflamado regreso. Esta primera colaboración en el orbe digital, nos ilustra acerca de diez irrefutables clásicos de la música campestre. Se anotan títulos de canciones, no intérpretes, pues han sido todas ellas profusamente versionadas, en asilvestrada promiscuidad, por repeinados figurines de Nashville y pestilentes outlaws por igual.

 

 

10. «I hate every bone in her body but mine» (Detesto cada hueso en su cuerpo excepto el mío)

Entonces, ¿por qué meterla, ein? ¿O es que las callosidades en las manos, producto de horas al volante de un larguísimo camión de tropocientas ruedas, le impedirán alivio propio al protagonista de tan irrefutable y sentimental clásico? Esta joya de la misoginia, pedal-steel mediante, jamás la cantaría George Jones, pero es que ese tipo era un cursi. Que no te la cuele Costello.

9. «I ain’t never gone to bed with an ugly woman but I woke up with a few» (Nunca me fui a la cama con una mujer fea, pero he despertado junto a varias):

Bellísima observación poética —qué digo, haiku western, salvaje aforismo— de una situación en la que se ha encontrado todo vaquero que se precie, menos quizás El Llanero Solitario, que parecía ir más que servido con su amiguito indio, Tonto, trotando a su vera. El antifaz es lo que tiene…

8. «If the phone don’t ring, you’ll know it’s me» (Si no suena el teléfono, sabrás que soy yo)

Él la imagina pendiente de que suene el aparato y, al descolgar, todo sean disculpas y carantoñas. Iluso hombretón, lo más seguro es que ya esté jincando cual gorrina en celo con el primer pollatiesa que ha entrado en su lugar de trabajo. Un macrobar de esos adornados con bovinas cornamentas, fotos de Burt Reynolds y banderines rebeldes en las paredes. Y enormes pantallas que, curiosamente, sólo sintonizan canales deportivos.

7. «I’ve missed you, but my aim’s improvin’» (Te he echado de menos, pero voy mejorando)

Como debe ser, chavalote, que las praderas andan llenas de mujeronas torneadas a lo Dolly Parton. Deja de lloriquear y ponte a cabalgar… a lomos de la primera Calamity Jane que avistes. Merle Haggard la clavaría, es un decir, ¿a que sí?

6. «Wouldn’t take her to a dogfight ‘cause I’m scared she’d win» (No la llevo a una pelea de perros porque temo que sea la ganadora)

¡Ejem! Demasiado políticamente incorrecta, y zafia, incluso para un tunante como Dr. Rawk. ¡La siguiente!

5. «I’m so miserable without you it’s like you’re still here» (Soy tan desgraciado sin ti que es como si siguieras aquí)

¡Hombre, cosa rara, el cowboy existencialista! Si en vez de perder el tiempo leyendo traducciones en paperback de Sartre y Camus, afanadas de una gasolinera en Oklahoma, se calzara sus botas de piel de serpiente y saliera a la caza, otro armadillo le cantaría… ¿Quizás estemos ante un incunable de Luke the Drifter?

4. «My wife ran off with my best friend and I miss him» (Mi esposa se largó con mi mejor amigo y le añoro a él)

No, no se trata de una llorosa secuela de Brokeback Mountain. Es tan solo la constatación de que, para pegar tiros al techo en manifiesta ebriedad, pedorrearse en equipo tras masiva ingestión de chili con carne regado con tibia Budweiser, y soltar voluminosos tacos que harían sonrojar a El Gran Wyoming, siempre es mejor un buen colega del alma que las finolis de Pamela y Cindy Lou. ¡Vuelve, Hank, todo esta perdonado!

3. «She took my ring and gave me the finger» (Tomó mi anillo y me mostró el dedo corazón)

Inequívoca señal de hostilidad, levantar el dedo mayor y esconder los otros cuatro parece lenguaje ya universal. Pero, ah, el potencial de destrucción masiva de una hembra ofendida, rencorosa, sigue resultando insuperable, por mucha fisión nuclear y armas químicas que acumules. Y que le den a la pánfila de Emmylou.

2. «She’s lookin’ better with every beer» (Su apariencia mejora con cada cerveza)

Sí, claro, y tres cuartas partes de lo mismo podría afirmar ella… sino hubiese caído redonda bajo la mesa a los diez minutos de maqueado y coreografiado line dancing. ¡Esos chupitos de bourbon barato de Kentucky! Sr. Willie Nelson, ¿a qué espera?

1. «It’s hard to kiss the lips at night that chewed my ass all day» (Qué duro es por la noche besar los labios que han estado todo el día dando pol culo)

Ah, el resentimiento constituye idóneo combustible para un buen baladón country. Me la imagino cantada por Johnny Cash desde el Más Allá y me entran espirituales escalofríos y algarabía intestinal. Esos labios femeninos pintarrajeados apestando a Lucky Strike sin filtro, esas varoniles nalgas rugosas de tanto rascarlas… Me abandono al deleite y me despido, ¡hasta la próxima, jovencitos!

 

Dr. Rawk

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: