Encuentros — 27 marzo, 2012 at 0:00

The Wave Pictures

Prolíficos, inconformistas, y con un discurso que se sale de los patrones que son normales a día de hoy. Como cada año, el grupo británico publica nuevo disco, el espléndido Long Black Cars, y muy pronto lo estarán presentando por aquí.

Las fechas confirmadas son dentro del Heineken Music Selector:

12 ABRIL / SALA KGB / BARCELONA
 13 ABRIL / SALA MIRROR / VALENCIA
 14 ABRIL / SALA KARMA / PONTEVEDRA
 16 ABRIL / SALA EL SOL / MADRID

 

 

¿Dónde estáis ahora? ¿Qué sensaciones tenéis con la edición de un nuevo disco?

Estamos en Suiza, y como siempre para nosotros, el editar un disco es un gran acontecimiento, como asistir a un parto.

Sois muy prolíficos, sorprende encontrar en estos tiempos a una banda que edite discos de manera tan seguida.

Disfrutamos mucho con lo que hacemos, y nunca ponemos límites, ni a las canciones, ni cuando grabamos un disco. Nosotros simplemente recogemos nuestro trabajo, le damos continuidad a la labor que estamos haciendo.

Además, no os salís nunca demasiado de vuestra filosofía en lo musical.

Nunca hemos estado interesados en dar cambios muy bruscos, preferimos seguir un camino natural, si bien el nuevo álbum si es diferente, es más rock’ n’roll, más directo, menos melancólico. Sobre todo queremos preservar nuestra identidad, nunca pensamos en hacer discos que sean tomados como con un concepto que sea concreto, esta vez hemos utilizado guitarras que suenan más crudas, más primitivas, el aire de Nueva York nos ha influenciado. Las baterías suenan como en los años sesenta, las grabamos con un micro encima de ellas.

Entonces, ¿que os ha reportado Nueva York?

Para nosotros fue importante la atmósfera, crear un universo propio, invitar a muchos amigos a las grabación, fue muy divertido estar en el estudio, que hubiese un ambiente distinto. Fueron cuatro días allí metidos, y lo pasamos muy bien.

De vosotros siempre hay que destacar en inmenso sentido del humor con el que barnizáis vuestra música.

Para nosotros es clave, todo y que vamos a contracorriente, ahora se lleva más esa especie de seriedad, ser trascendente, es un fenómeno extraño. Nosotros solo queremos ser lo más felices posible.

Sois muy buenos amigos de Herman Dune y de Hefner, ¿cómo es esa relación?

En lo personal es muy buena, y en lo artístico cada uno sigue su camino, pero es verdad que hay cierta conexión entre nosotros. Todavía escuchamos a los mismos grupos que cuando éramos adolescentes, y eso nos une aún más.

¿Cómo ves y como vivís la situación en lo musical actualmente en las islas?

Hay buenas bandas, pero es difícil encontrarlas. Siempre las hay, por ejemplo en los setenta se pensaba que antes de la llegada del punk no había buena música, y eso no es cierto, puesto que sí que la había, grupos excitantes los hay en todas las épocas, pero eso nos debe nublar la vista: en general la escena es floja. No quedan bandas de garage, todo son grandes producciones, grupos que buscan el éxito fácil. El pop-rock en ese sentido emite malas señales, el hip-hop cada día es más importante, y no solamente en América. Desde los ochentas, no se vivía una época de tanta precariedad, de tan poca inspiración, suerte que en los noventa aparecieron grupos como Pavement que cambiaron esa dinámica, ahora es todo muy aburrido. Fíjate en un grupo como Coldplay, todo es pretencioso.

Y ¿cómo crees que influye la actual situación que está viviendo el mundo, la crisis que nos martiriza a diario?

La sociedad está como está, y no hay excusas. De hecho, normalmente en estos periodos de indecisión, es cuando hay más motivos para decir cosas y escribir canciones. Pero si no hay dinero, la gente no se mueve, los músicos ya no salen a la calle a tocar, eso se ha acabado, la clase media no se subleva, ya no importa que haya un Woody Guthrie que con su guitarra remueve conciencias. Es difícil saber como se siente la gente, todo es muy hermético.

TONI CASTARNADO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: