Vivos — 19 febrero, 2012 at 10:00

C.W.Stoneking

Sala Sidecar. Barcelona

Cuando un tipo aparece en escena con una formación que se reduce a banjo, contrabajo, trombón y trompeta ya te anuncia que no te vas a encontrar con un concierto muy habitual, a pesar de estar etiquetado como country-blues. Porque sí, lo de Christopher William Marshall, nombre verdadero del sujeto, es country y blues. Pero también es calypso, folk, jazz y sonidos de pre-guerra. Cercano sin excesos a propuestas como la de Pokey Lafarge, es cierto que lo suyo es más rural.

 

Por eso la ahora mejorada, en cuestiones de sonido, Sala Sidecar, quizá no es el mejor escenario para ese tipo de propuesta más cercano al sonido de un club. La imposibilidad de ver a los músicos más allá de las tres primeras filas convierte a la sala en algo más adecuado para un concierto de power-pop o rock poderoso que para un virtuosos que aprendió a tocar la guitarra a los 11 años. Una sala llena, cosa en la que tiene mucho que ver el “guiri” que simplemente pasaba por allí, tratándose de pleno centro de la ciudad condal, del día, sábado, y de que no hubiera fútbol que enturbiara el concierto. Stoneking lo intentó. Su buen hacer era evidente y sus canciones tienen algo. Un halo de misterio que las hacen especiales. Pero más allá de esas privilegiadas tres primeras filas no consiguió despertar el interés en un ambiente más pendiente del final del concierto para que empezara la sesión del DJ de turno. Una lástima. Luego nos quejamos de que estos músicos no quieren venir a nuestra ciudad.

 

Hank C.Jr

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: