Encuentros — 14 Febrero, 2012 at 0:00

Serie Música y Compromiso: Layabouts

Nuevos invitados a reflexionar sobre la relación entre la música y el compromiso político, social o ambas cosas a la vez. Cedemos la palabra a los madrileños Layabouts…

-¿Por qué hay reticencias a tocar esta clase de temas? ¿Por qué tocar temas sociales o políticos (y no hablo de significarse a favor de un partido, un movimiento o una ideología, sino de contar las cosas que pasan) está cada vez peor visto en el rock?

-Personalmente no creo que hablar de esto temas esté mal visto. Simplemente, hay una mayoría de grupos a los que no nos interesa hablar de ello. Antes hablar de esos temas y tomar una clara posición, normalmente política, era muy necesario para los grupos pero también era otra época. Hoy en día, los jóvenes no nos sentimos atraídos por la oferta política que tenemos. No solo nos aburre sino que no nos interesa lo mas mínimo. De ahí que no queramos mezclar la política o la demanda social con nuestro entretenimiento. Vivimos en una sociedad donde nos saturan constantemente con que hay miles y miles de problemas.

 

Así que cuando vas a un concierto también esperas escapar de todo eso. Hoy en día el rock es más una herramienta de abstracción de la realidad que de denuncia. Porque es lo que quiere la gente, sobretodo los jóvenes. La gente busca buenas canciones, no que les des lecciones o tener que anteponer si simpatizo o no con lo que cantan antes de si me gusta la canción. Movimientos como el del 15-M sirven para dar una conciencia de que hay que saber de política y que se tienen que debatir y conversar para poder entender. La política no es solo Zapatero vs. Rajoy. Pero a nosotros como grupo joven, nacido a finales de los 80, estos temas no nos atraen como discurso para nuestra banda, aunque lo veamos necesario en la sociedad. No lo queremos mezclar con nuestra música, sobretodo el apartado político

– Llama la atención que haya existido un abandono generalizado de estos temas, mientras que las letras han tratado con bastante frecuencia lo íntimo, la relación con uno mismo o las complicaciones en el amor. Sin embargo, cuando se trata de hablar de los sentimientos que provoca esa inestabilidad vital socialmente causada, todo el mundo parece mostrarse un tanto saturado. ¿Por qué crees que es así? Y en tu caso, ¿por qué está clase de temas te interesan/ no te interesan para tus letras?

-El rock en España siempre ha tenido un claro punto de protesta y denuncia socio-política. Era y es un rock muy de protesta social sobre todo porque florecía en la calle, en los barrios. Esto es típico dentro de la historia del rock y suelen ser los entornos habituales para la creación de un movimiento rockero. Pero sí creo que se ha saturado ese perfil del rock español de protesta, donde se habla de política, drogas y hay un punto de coña. El rock no es solo eso. Hay grupos, como nosotros, que no entendemos el rock así. Hemos crecido escuchando el rock de fuera y distinguimos claramente las diferencias entre ese rock y el que siempre se ha hecho aquí, en el apartado musical, en la actitud y en el apartado lírico. Nosotros nos sentimos más afines al rock anglosajón que no solo habla de política, injusticia social y drogas. Por eso no sentimos la necesidad ni nos sale hablar de esos temas. En mis letras hablo de cosas que veo, que me pasan a mí o que suceden en mi entorno. Muchas están relacionadas con el contexto social en el que vivo y muchas veces me quejo o critico cosas que no me gustan. Eso sí, todo con otro tipo de discurso, nunca usando la canción únicamente como protesta o manejando un claro mensaje político sino siempre centrándome en un apartado mucho más personal e íntimo. A nosotros nos gusta hacer buenas canciones y que la gente disfrute y se identifique con ellas. Contarles una breve historia acompañada de una instrumentalización salvaje a base de guitarrazos. Prefiero hablar sobre historias ficticias con tintes de realidad que del mundo real en que vivimos. Somos una generación que hemos vivido en otra época, como individuos de la sociedad tenemos nuestra opinión y un posicionamiento claro ante todos estos temas sociopolíticos que nos interesan e importan, pero no queremos mezclarlo con nuestra música. Es un discurso que, simplemente, no nos interesa para nuestras canciones.

– Es curioso, además, que cuando las presiones exteriores desaparecen, por ejemplo las de la gran discográfica, a la hora de hacer un determinado tipo de música o de tratar determinados temas para conseguir el éxito, justo cuando no hay censura, estos temas se tocan menos. La gran mayoría de vosotros no está en una multinacional y la presión del público ya no se deja notar en hacer músicas más o menos accesibles. ¿Se te ocurre alguna explicación? ¿Hasta qué punto esos retratos musicales de la realidad exterior tienen hoy validez? ¿La gente se los cree o no? ¿Es algo que necesitamos o mejor dejarlo estar?

-Cuando existe la censura y ciertos temas como la política o el sexo son tabú, un género como el rock and roll se queda sin voz y no tiene otra opción que no sea la de saltarse las reglas. Eso es rock. Nosotros no tenemos ese problema y hay tantas bandas, que se habla de todo. Nosotros intentamos mostrar algo diferente por lo personal de nuestras letras. Hay muchos grupos haciendo canciones sobre la realidad social o sobre política. Algunos tienen ciertas canciones de esa temática y otros basan todo lo referente al grupo en ese mensaje. Yo personalmente, cuando voy a un concierto donde las letras, los comentarios entre canciones y el único mensaje que se maneja es el político, me canso. No es el concepto de concierto que me gusta. Puede tener su cabida pero no convertirse en el único leit motiv del concierto. Además creo que cuando abrumas tanto a la gente, esta se quema y deja de tomárselo en serio. Van a un concierto a disfrutar y salir de toda la mierda que ya tienen alrededor. De todas formas creo que es necesario que haya bandas que hablen de estos temas pero no me gusta cuando es el único lenguaje que maneja un grupo o un artista.

– ¿Hasta qué punto percibes como algo político lo que haces? ¿Hasta qué punto se refleja en tus canciones tu visión política del mundo?

-No veo nada político en lo que hacemos. Tenemos nuestra opinión y punto de vista político, pero es algo que no nos gusta mezclar con el grupo. No le vemos sitio en nuestra música. Nosotros tenemos otra batalla. Reivindicamos el rock and roll. Esa es nuestra denuncia. El maltrato al rock, en especial el de corte anglosajón y en inglés, que hay en este país. Es una reivindicación cultural. Este mensaje sí que nos interesa, sí que nos mueve. Nuestras canciones protestan diciendo que el rock está muerto. Nos sentimos cómodos y que somos 100% honestos defendiendo el rock. Es nuestra realidad y nuestra verdad. Nos ha tocado ser una banda de rock en esta época. Por eso defendemos la actitud y la honestidad de las bandas rock de antaño. Algo que está en clara extinción, especialmente en España.

– La gran mayoría de la gente que hace rock and roll lleva las riendas de su carrera, en muchos casos porque no queda más remedio, en otros porque así lo han elegido. ¿La búsqueda de la libertad artística es la única decisión política que debe tomar un músico o deben implicarse también en asuntos más sociales? ¿Ves la independencia y la autogestión como algo político o es algo que se hace porque no se tiene otra opción?

-Para mí un grupo debe intentar hacer las mejores canciones posibles siendo totalmente sincero y auténtico. Como músico y miembro de un grupo, aspiro a escribir buenas canciones y poder defenderlas cada noche en un escenario. Eso solo es posible si la música que hago es la que quiero hacer y la que representa mi verdad. Esa necesidad nos lleva a tener que ser independientes para tener una total libertad artística. No veo algo político en autogestionarse o autoeditarse. Nosotros somos nuestro sello discográfico y no hay nada político en ello. No lo hacemos porque no haya otra opción. Sí que las hay pero son tan malas que ser nuestro propio sello es lo mejor para nosotros como banda. Es el “Do It Yourself” de toda la vida y estamos muy orgullosos y muy contentos con nuestro sello Homeless Records. Lo de participar en asuntos sociales depende de la naturaleza de cada grupo. Cuando un grupo se hace muy famoso y tiene mucha influencia, debe tener en cuenta la repercusión de lo que dice y hace para después decidir cómo utilizar esa repercusión. Es algo que decide cada banda. Hagas lo que hagas, yo creo que lo más importante es sentirte cómodo y ser totalmente honesto con lo que haces o dices.

ESTEBAN HERNÁNDEZ

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: