Encuentros — 24 Febrero, 2012 at 0:00

Bob Dylan en la Universidad, IV Ciclo en Sevilla

Mario E.Ríos Espinosa es un tipo normal. Un estudiante universitario que podría pasar desapercibido si no fuera porque tuvo la idea de poner en marcha un Ciclo de Conferencias sobre la figura de Bob Dylan en la Universidad de Sevilla que este año llega ya a su cuarta edición, y por el que han pasado ponentes como Nacho Vegas, Jesús Ordovás, Manolo Fernández o Julio Ruiz. El ciclo, además, permite a los estudiantes obtener créditos de libre configuración para completar su expediente universitario. De todo eso quisimos hablar con él.

 

 

¿Cómo se inicia el Ciclo? ¿Cómo surge la idea?

Todo empezó por Octubre de 2008, el mismo año que inicie mis estudios de Derecho en la Universidad de Sevilla. Instalado en el Colegio Mayor Hernando Colón, mi afición por la música me llevo a proponer al resto de colegiales la idea de organizar unas charlas en las que poder dialogar, discutir y tratar todo tipo de temas musicales con la simple pretensión de poder disfrutar y aprender sobre una pasión común que nos unía a muchos. Observando el funcionamiento de otros cursos y ciclos impartidos en el Colegio Mayor que se estructuraban como asignaturas de libre configuración curricular para todos los estudiantes de la Universidad, me planteé la posibilidad de trasladar esa idea a una de mis verdaderas fascinaciones: Bob Dylan, con el orgulloso afán de acercar al colectivo de mi generación la figura de una persona imprescindible en la cultura de los siglos XX y XXI.

¿Qué tal la respuesta de la Universidad?

Afortunadamente la Universidad de Sevilla decidió apostar por la realización de una serie de ponencias dedicadas a introducir y profundizar en Bob Dylan, reconociéndonos como asignatura y dándonos la posibilidad de conceder a los matriculados al Ciclo los créditos de libre configuración necesarios en sus diferentes titulaciones y planes de estudios.

¿Quiénes han sido los ponentes estos años?

Los músicos Nacho Vegas, Sr. Chinarro, Abraham Boba y Abel Hernández “El Hijo”, Jesús Ordovás, José Miguel López, Manolo Fernández y Julio Ruíz de Radio3, la periodista y crítica musical Patricia Godes, tú mismo (risas), los escritores Javier Ledesma Saúco y Mikel Muñoz, el crítico de cine Antonio José Gandiaga, el poeta José Luis Puerto, catedráticos del Real Conservatorio de Música de Granada, representantes de Sony Music España… son algunas de las personalidades de distintos ámbitos de la cultura que han intervenido y participado en el desarrollo y construcción del Ciclo.

¿Qué futuro le ves a un Ciclo como este?

Un futuro incierto. Por un lado, asignaturas y Ciclos como éste, desgraciadamente y sin sentido alguno, están casi condenados a ser extinguidos, pues el nuevo EEES (Plan Bolonia) no contempla que los nuevos universitarios estén obligados a realizar asignaturas de este tipo para poder finalizar sus estudios. Por otro lado, el hecho de que prácticamente todo el peso de la organización y dirección del Ciclo y la voluntad real de llevarlo a cabo recae sobre mi persona, me lleva a no saber que podrá ocurrir una vez que finalice mis estudios universitarios en Sevilla y tenga que introducirme en la nueva etapa laboral de mi vida. Desde luego, ganas, ilusión y fuerzas para seguir construyendo este sueño no me faltan.

¿Qué respuesta ha tenido por parte de los estudiantes?

Yo diría que ha habido una respuesta muy positiva. El hecho de que cada curso se agoten todas las plazas ofertadas y aun así las personas que se han quedado fuera acudan de libre oyente habla por sí solo. A pesar de que, en estos momentos, podría apreciarse que la música ha perdido esencia y poder para muchos jóvenes de mi generación, el organizar y preparar un curso dedicado a Dylan y comprobar que muchos de los que asisten al mismo lo hacen sin saber prácticamente quien es el propio Dylan y que al finalizar el mismo me transmiten su alegría por haber descubierto un tipo y un concepto de música casi desconocido para ellos me lleva a pensar que son actividades e iniciativas como ésta las que pueden hacer que la música siga sobreviviendo como arte y cultura en nuestro tiempo. 

¿Cómo te hiciste fan de Bob Dylan?

Tiene mucha culpa el tener una madre y un hermano mayor que, desde que uno tiene uso de razón, le han enseñado a amar la música. Tendría unos 14 años cuando me interese verdaderamente por Dylan. Recuerdo que, el ver un anuncio de coches y escuchar como un tipo con una voz un tanto peculiar me decía que “aun no había oscurecido, pero estaba empezando”, me llevo a preguntarle a mi hermano quien era aquel cantante y me impulso a comprarme unos cuantos discos del maestro. Aquello fue el principio de lo que hoy yo llamaría esta pasión singular.

¿Cuál es tu disco y canción favorita de Dylan?

La canción la tengo clara, me quedo con «Like A Rolling Stone». Acertó Springsteen al decir que ese solo de batería nos abre de una patada la puerta de nuestra mente. En el disco ya no sabría como posicionarme. Creo que es imposible elegir uno habiendo tantos y tan buenos. Cada hora, cada día, cada semana, cada año, podríamos tener un disco preferido de Dylan distinto.

¿Cuál fue la última vez que lo viste? ¿Qué te pareció?

Fue el pasado 14 de Noviembre en Milán, en el Tour europeo que ha llevado a cabo junto a Mark Knopfler. En líneas generales estuvo bastante bien. Venia de verlo la última vez en Barcelona el pasado 2010 con un listón muy alto y la verdad es que no volvió a fallar. Ver a Dylan con sombrero cowboy, armónica en mano, sonriendo, desafiando con la guitarra al propio Knoplfer… hace que muchas cosas vuelven a tener sentido. Debería estar prohibido no haber oído o visto una interpretación en directo del “Ballad of a thin man” de los últimos años.

¿Te gustan otros músicos a parte de Dylan? ¿Quién?

Sí claro, hay vida más allá de Dylan. A los que yo llamaría sus discípulos: Bruce Springsteen, Paul Simon, Costello, Beatles, Cohen, Strokes, Pink Floyd, Tom Waits, Cash, Micah P. Hinson, U2, Muse… y en cuanto a lo nacional, me quedaría con Bunbury, Nacho Vegas, Calamaro, Silvio Rodríguez, Sabina, Aute, Serrat, Carlos Cano… y se me quedan en la memoria tantos y tantos otros.

 

Eduardo Izquierdo

One Comment

  1. Pingback: Bob Dylan en la Universidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: