Encuentros — 1 enero, 2012 at 0:00

Serie Música y Compromiso: Txetxu Altube (Los Madison)

Ruta 66 sondeó a algunos de los músicos que más nos gustan para que dieran su opinión sobre los tiempos convulsos en los que vivimos, para que expresaran su punto de vista sobre el resurgimiento de la protesta popular como espejo de una indignación que traspasa fronteras geográficas y clases sociales, para que opinen sobre si música y protesta social han de ir de la mano o ignorarse.  Le toca el turno a Txetxu Altube, cantante y compositor de Los Madison. ¿Qué opina la cara visible de este grupo respecto a la relación entre política y rock? A continuación, su punto de vista…..

 

¿Por qué hay reticencias a tocar esta clase de temas? ¿Por qué tocar temas sociales o políticos (y no hablo de significarse a favor de un partido, un movimiento o una ideología, sino de contar las cosas que pasan) está cada vez peor visto en el rock?

No creo que haya reticencia o que esté mal visto. Creo que, de hecho, se ha escrito y se ha escrito bien sobre problemas sociales, reflejando dificultades sin necesidad de vincularse a ninguna sigla o tendencia. Simplemente contando las cosas como son, como se ven o como se sienten. Otra cosa es que uno se sienta más o menos cómodo escribiéndolo o contándolo, o simplemente sepa disimularlo o camuflarlo en una historia de amor. 

Llama la atención que haya existido un abandono generalizado de estos temas, mientras que las letras han tratado con bastante frecuencia lo íntimo, la relación con uno mismo o las complicaciones en el amor.  Sin embargo, cuando se trata de hablar de los sentimientos que provoca esa inestabilidad vital socialmente causada, todo el mundo parece mostrarse un tanto saturado. ¿Por qué crees que es así? Y en tu caso, ¿por qué está clase de temas te interesan/ no te interesan para tus letras?

No sé si esto tiene que ver con tendencias o no. Pero puede que la situación actual si haga aflorar historias más cercanas a esos temas, que sean más evidentes en las canciones. Problemas personales, sentimentales, íntimos, etc., siempre han existido. Nos movemos por sentimientos, y entre ellos también están los que se refieren a la existencia vital, futuro, etc.  En el fondo todas esas preocupaciones se pueden disfrazar o disimular en una letra, pero están ahí. 

Es curioso, además, que cuando las presiones exteriores desaparecen, por ejemplo las de la gran discográfica, a la hora de hacer un determinado tipo de música o de tratar determinados temas para conseguir el éxito, justo cuando no hay censura, estos temas se tocan menos. La gran mayoría de vosotros no está en una multinacional y la presión del público ya no se deja notar en hacer músicas más o menos accesibles. ¿Se te ocurre alguna explicación? ¿Hasta qué punto esos retratos musicales  de la realidad exterior tienen hoy validez? ¿La gente se los cree o no? ¿Es algo que necesitamos o mejor dejarlo estar?

En mi caso, en el caso de Los Madison, tenemos la suerte de no tener esa presión, o de no verla como tal, ni por parte de una multi ni por parte de nuestro público. Lo veo como un privilegio. Simplemente escribo por necesidad vital, por necesidad de poner en un papel o entre acordes lo que me está preocupando, ya sea una chica, si estoy haciendo lo correcto con mi vida, si he hecho daño a alguien, si veo que alguien necesita mi ayuda, o las ganas que tengo de subirme a un escenario. Mi deseo es que la gente que nos escucha se lo crea, haga cada una de mis historias algo propio, que se ponga en mi piel y la haga suya. Como te digo eso no es una presión, es un privilegio.

¿Hasta qué punto percibes como algo político lo que haces? ¿Hasta qué punto se refleja en tus canciones tu visión política del mundo? 

Realmente poco. Hablo de circunstancias personales, generalmente, que no tienen ni interés ni vinculación política. No es un tema que, de momento, me haya interesado reflejar en mis canciones

La gran mayoría de la gente que hace rock and roll lleva las riendas de su carrera, en muchos casos porque no queda más remedio, en otros porque así lo han elegido. ¿La búsqueda de la libertad artística es la única decisión política que debe tomar un músico o deben implicarse también en asuntos más sociales? ¿Ves la independencia y la autogestión como algo político o es algo que se hace porque no se tiene otra opción?

En nuestro caso poco tiene de político. Las circunstancias son las que son. Hay unas reglas de juego, pero tienes que pelear con ellas o incluso contra ellas, porque no siempre las compartes. Queremos tocar, disfrutamos haciéndolo. No siempre es fácil, ni el viento va a soplar siempre a tu gusto, pero no tenemos intención de dejarlo. Lo importante son los temas, la química con el público. Mientras eso exista, pelearemos, porque es lo que nos mantiene con ganas. Hasta ahora estamos auto editando y autofinanciando nuestros discos, a través de Goodsounds. 

ESTEBAN HERNÁNDEZ

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: