Discomático — 9 enero, 2012 at 0:00

Gurf Morlix – Blaze Foley’s 113th Wet Dream

Esperando inútilmente su distribución en nuestro país acabo haciéndome, vía Internet, con uno de esos discos destinados a ocupar mi corazón durante mucho tiempo. Anclado ya entre mis favoritos, no sólo del año, sino de siempre, Gurf Morlix homenajea a su desaparecido amigo Blaze Foley cantando sus grandes canciones. No todas, claro. Porque Foley era un excelente compositor y sería difícil escoger un “grandes éxitos”, pero sí las más conocidas. Si es que Foley tuvo alguna vez una canción conocida («If I Could Only Cry» vía Merle Haggard aparte). Morlix definió en vida a su amigo del alma como el campeón de los oprimidos y el eterno buscador de la verdad.

 

Eso era Blaze, y eso transmiten todas y cada una de las versiones que Morlix recoge en este fantástico disco. Asesinado en defensa de sus principios, por defender a un semi desconocido compañero de borracheras, Foley era un genio de esos que aparecen con cuentagotas, pero nadie pareció darse cuenta. Morlix sí. Y Lucinda Williams, que le dedicó «Drunken Angel». Ahora Gurf rinde cuentas con el hermano caído. Las versiones de «Clay Pigeons» o «If I Could Only Cry» son prácticamente insuperables , y transmiten la sensación de que Morlix es el mejor heredero del legado de su amigo. Háganse un favor y busquen este disco. Ponerle nota sería casi un insulto.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: