Vivos — 9 Julio, 2011 at 0:00

The Gaslight Anthem

Apolo. Barcelona

Sangre fresca, savia nueva, sensaciones estimulantes. Y de eso es de lo que anda necesitado el rock n´roll, de bandas como Gaslight Anthem que transmitan ilusión. Algo que ya pudimos experimentar en el reciente Azkena, con los pases brillantes de Whybirds, Band Of Horses, The Avett Brothers o The Knockouts. Porque sí, porque está muy bien rendir pleitesía a las grandes instituciones musicales de antes, y disfrutar de esos mitos mientras sigan en pie, pero está claro que el relevo es necesario, y hay que dar la alternativa a los muchos músicos y bandas que buscan su pedazo de gloria. Y ellos, justo en ese punto intermedio entre Bruce Springsteen y Social Distortion, en directo son lo que esperábamos de ellos: eficientes a más no poder. 

Sobre las tablas se pierden algunos de los muchos matices que sí oímos cuando entran a grabar, y aunque creo que aún les falta algo de pegada, con unas guitarras más crujientes, y un sonido más arrebatador, con la batería de canciones con las que cuentan y el enorme carisma de su líder consiguen satisfacer a quienes van a escuchar y deleitarse de un himno tras otro. Dos apuntes: el primero, la sorpresa ante la duración de su actuación, cuando normalmente una banda de sus características, se ciñen a la raquítica hora, y a un adiós precipitado. Bravo por ellos. Segunda nota: tocan «State Of Love And Trust» de Pearl Jam, y solamente son quienes ya no peinan flequillo los que se vuelven locos con esa versión. El resto son aún muy jóvenes. No entienden que los de Seattle son una leyenda, un clásico a todas luces vista. Esperemos que eso mismo le pase a Gaslight Anthem dentro de veinte años. Sería una buena señal. Para ellos y también para nosotros.
 
TEXTO: TONI CASTARNADO    
FOTO:LUIS LECUMBERRY

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: