Encuentros — 2 mayo, 2011 at 0:00

Holly Golightly, Viviendo en su pequeño mundo ¡¡¡Exclusiva Web!!!

Ahora que The White Stripes se han separado, no estaría de más pensar que en un futuro próximo Jack White pudiese unir sus fuerzas a las de Holly Golightly. Conocerse ya se conocen, colaborar ya han colaborado, así que solo faltaría ponerse manos a la obra. Mientras, ella sigue con su frenética e imparable actividad, y No Help Coming es otra piedra más en el camino, otro disco listo para ser devorado.

 

Hola Holly, has vuelto a grabar un disco poco tiempo de diferencia con respecto al anterior…

Bueno, creo que Medicine Country salió hace más de un año, así que no hay tanta diferencia, pero quizá en España se publicó más tarde, aunque no lo sé seguro.

¿Cuales son para ti las principales diferencias entre estos dos discos?

La principal diferencia es que son discos distintos. Otra posibilidad, es que hemos vuelto a aprovechar el mismo camino que en otras ocasiones. Escribimos canciones, trabajamos fuera como otras tantas veces y apretamos el botón de “grabar”. Elegimos algunas versiones que queríamos incluir que nos gustaban, y además no hay piano en esta ocasión, porque no tuvimos acceso a uno en el momento que lo necesitábamos.

Te gusta editar uno o dos discos por año. ¿Te sientes más cómoda con esta fórmula?

Nuestras directrices vienen marcadas por cuando los sellos los quieren editar. Probablemente, sacaría los discos más rápidamente si esa decisión dependiera de mí.

¿Cómo fue el proceso de grabación esta vez? 

Estuvimos una semana para las bases del disco. Las canciones fueron escritas durante el transcurso de un mes y nada más tenerlas listas entramos al estudio. En total, contando grabación, mezcla y pasterización estuvimos unas tres semanas de principio a fin.

Con los Brokeoofs has cambiado un poco tu estilo. Ahora tu música es más de raíces y no tan garaje. ¿Es algo natural o es que te apetecía dar un cambio a tu música?

Realmente no creo que sea tan diferente, ya que siempre hemos incluido elementos de blues y country en nuestras canciones desde que publicamos nuestro primer disco. La gran diferencia está en la producción y en la colaboración entre músicos, y eso es lo que puede parecer que sea distinto. Y eso es lo que sucede de manera natural cuando hay más de una persona involucrada en un proyecto en contraposición a uno solo que tiene que tomar decisiones sobre instrumentación, material, producción…

¿Ha cambiado Lawyer Dave el punto de vista que tenías sobre tu carrera?

No demasiado. Hemos tocado juntos durante doce años, ya que él fue mi bajista en las giras americanas entonces, y no empezamos como dúo con la idea de cambiar muchas cosas especificas, si no contamos que si teníamos la operación en marcha de hacer más giras. Eso es justo lo que estoy haciendo ahora, es tan simple como eso. Toco con una banda al completo cuando estoy preparada para ello, y eso es lo que hago actualmente.

You Can´t Buy A Gun When I´m Crying fue un disco muy importante en tu carrera. ¿Estás de acuerdo?

Fue importante en el sentido de que fue el primero que hicimos como dúo. Y me siento orgullosa de él por esa razón. Fue un experimento más que otra cosa, para ver que podíamos hacer juntos, para llevar a cabo aquello de lo que habíamos hablado durante tantos años. Era la primera oportunidad de ver que es lo que nos gustaba. Era un concepto muy nuevo ya que estábamos teniendo una colaboración real, donde las decisiones se tomaban al 50%. Pero estoy contenta con ese disco por muchas razones, todo era entonces diferente e importante para mí. Y la verdad, es bonito disfrutar de esta felicidad.

Normalmente escribes casi todos los temas en tus discos. ¿Cómo encuentras la inspiración para escribir tantas canciones?

Me influencia todo lo que me gusta y también lo que no me gusta, esta es la realidad. Y si lo piensas bien la inspiración nunca se suele ir muy lejos. Vivo en mi pequeño mundo, y ahí se refleja lo que pienso, lo que creo. Normalmente no encuentro problemas para escribir canciones, el único problema a veces es como presentarlas.

Las versiones esta vez son de Bill Anderson y Will Gravy. Te suele gustar elegir temas de gente desconocida, pero eso está muy bien ya que podemos descubrir música que no tenemos controlada. ¿Es esa una de las funciones que tienes?

Originalmente, hago versiones que me gustan o que están en mi colección, pero a veces son sugerencias de amigos míos. No tengo la misión de introducir canciones antiguas a una audiencia más amplia. Las versiones es algo que me gusta hacer en cada uno de mis discos, y eso me hace sentir bien.

Tengo una curiosidad, ¿Cómo contactaste en su día con Jack White para Truly She Is None Other?

Honestamente, no lo recuerdo. Probablemente no nos mandamos un e-mail o nos llamamos el uno al otro.

Creo que ese es el mejor disco que has grabado nunca. ¿Cómo lo ves ahora con la perspectiva que da el paso del tiempo?

Tiene puntos muy álgidos, pero como en todos los discos que firmo. Algunos temas aguantan el paso del tiempo y otros creo que no. Tú a veces ya no conoces algunas canciones antes de tocarlas en directo cuando hace tiempo que no lo haces, y eso es algo muy familiar para ti, pero son las canciones las que sin quererlo van mutando poco a poco, y si te apetece volver a tocarla, será porque tienen mi aprobación.

¿Y la historia sobre Broken Flowers de Jim Jarmusch y la inclusión de alguna de tus canciones ahí?

No tenía ni idea de que iban a usarlas hasta que salió la película. Además, estaba de gira en ese momento. Yo lo entendí como un regalo suyo por el hecho de conocer mi música y utilizarla, y esa fue una bonita sorpresa.

Y finalmente, ¿cómo ves el papel de la mujer ahora mismo dentro de la industria musical? ¿Crees que ha cambiado en los últimos años?

Por regla general estoy atenta a lo que yo hago y no lo que hacen los demás, y éste es uno de esos casos, y no sólo a nivel musical, también en términos sociales, en los que resulta complicado pronunciarse, ya que poco importa como sea el papel de la mujer ahí. Sospecho que yo siento lo mismo sea de un sexo o de otro, ya que mi propia naturaleza no se va a sentir intimidada por algo o por alguien. Así es como yo lo veo todo en mi vida. Yo no me considero que forme parte de la industria musical. Escribo canciones que forman parte de mis discos, y hay una parte del negocio que controla eso. Intento mantenerme alejada de todo eso lo máximo que me es posible. Me gusta tocar, grabar, y continuo haciéndolo por muchas razones. Y esas razones son siempre de índole personal, ya que me da igual estar en una mayor o peor posición, sigo siendo independiente. No creo que por ser mujer las cosas hayan sido más fáciles para mí o que al contrario hayan sido más difíciles. Simplemente: ni pienso en eso. Sólo me dedico a tocar música manteniendo el nivel que creo que debo tener y mi integridad intacta.

TONI CASTARNADO 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: