Encuentros — 9 Marzo, 2011 at 0:00

The Rodeo, Folk americano a la française

Dorothée Hannequin es la voz que se esconde detrás de The Rodeo, esta francesa enamorada del folk y el country americano se ha lanzado en solitario a nadar en las procelosas aguas de la música de raíces que tanto le gusta, después de su experiencia en la banda de rock alternativo Hopper. ¿Una francesa haciendo folk americano? Puede parecer una incongruencia pero no lo es. Music Maelström, su primer y estupendo disco, es buena prueba de ello.

 

 

Siendo francesa, ¿por qué escogiste este tipo de música?

Me gusta porque es música universal, la puedes tocar en cualquier sitio, solo necesitas una guitarra o la puedes hacer a capela. Para mí esto es folk, no es solo guitarra acústica, folk es música popular, de raíces, todo ese estilo de música antigua como el jazz, el country, el blues o el góspel. Todo ese tipo de músicas son folk para mí, puede ser para cualquiera, funciona para todos, porque no estás obligado a tocar tu instrumento muy bien. Antes tocaba en una banda en Europa, una banda de rock que se llamaba Hopper, era más eléctrico, indie-rock, era una música con más fuerza pero quería volver a las raíces y tocar la guitarra acústica.

¿Fue muy diferente componer esta música que hacerlo para una banda de rock?

Sí, porque en una banda todo el mundo compone, cuando vas en solitario es todo más fácil. En una banda a veces discutes, te peleas, lleva mucho tiempo hacerlo todo porque todo el mundo tiene que aprobar todas las decisiones. Cuando vas en solitario es más fácil. Antes era más complicado porque intentábamos hacer una música tipo Sonic Youth o Blonde Redhead, así que deconstruíamos la música, era todo más complicado. Con The Rodeo es solo servir a la melodía.

¿Cómo fue el proceso de grabación del disco?

Primero grabamos en París la primera parte, porque todos los músicos que están en el disco, mis amigos son de París. Luego las voces, la mezcla y algunos instrumentos adicionales en Dallas, Texas. Stuart Sikes hizo las mezclas, lo encontré a través de diferentes bandas que me gustan y decidí contactar con él. Le envié por email algunos temas nuevos y otros antiguos, lo encontró muy interesante y me dijo que quería trabajar conmigo, por eso fuimos a Dallas. Era la única persona que no conocía de antes, porque todos los demás músicos eran muy amigos míos y quería un ojo diferente sobre mi música, eso era muy importante para mí.

¿Por qué este título?

De hecho, fue otro amigo mío el que encontró el título, Maelström, es una palabra de origen noruego que significa remolino, para mi Music Maelström quería decir a todos que es la mezcla de todas las cosas que me han influenciado para hacer este disco, todas la músicas que me gustan.

¿Crees que hay muchas diferencias entre tu primer e.p. como The Rodeo y tú último trabajo?

Es totalmente diferente porque el e.p. lo hicimos en cuatro o cinco días, era una especie de demo, aunque me gusta porque suena muy natural, era yo hace tres años. Aún me gusta porque todo el mundo descubrió mi nombre y mi música a través de este e.p. Fue solo guitarra, violín y batería. El álbum tiene más instrumentos e incluso las composiciones son más yo ahora. Por eso lo llamé My first E.P. Es como cuando tienes un juguete, mi primer teclado de playschool, pues fue mi primer e.p de The Rodeo.

 ¿Y porque Hotel Utah para tu segundo e.p?

Hace dos años hice un viaje de un mes por los EEUU. Encontré un bar llamado Hotel Utah en San Francisco, me encantó el sitio, tenía una noche de micro abierto donde todo el mundo podía tocar, fue la primera vez que toqué en EEUU, así que estaba emocionada y asustada, había mucha gente y querían más canciones, fue cuando pensé que quizás mi música no era solo para mis amigos sino para todo el mundo, es por eso que pienso que la música folk es universal.

Haces varias versiones en el disco de Marilyn Manson o Kanye West, ¿porqué escogiste estas canciones que son tan diferentes de tu música?

Para mí cuando una canción es buena, independientemente del estilo musical, es una buena canción. Como te decía antes, me encanta muchos tipos de música, si la melodía es buena para mí es como un juego hacer una versión de ella. Para mí la música folk es transmisión, como si tienes una vieja canción que viaja a través de los años y permanece, me gusta esa forma de pensar que la música es eterna, como cuando escuchas Mozart o Bach. Me gusta coger canciones muy antiguas para hacer versiones como espirituales negros de hace un siglo, es un placer introducir estas canciones al público. Vivirá para siempre si es una buena canción.

Anabel Vélez

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: