Discomático — 31 marzo, 2011 at 0:00

Willie Nelson – Country Music

Hay dos formas, opuestas pero seguramente complementarias, de juzgar el disco de clásicos del country con el que Willie Nelson regresa a su orígenes bajo la dirección artística de un productor en racha, el oscarizado T-Bone Burnett. La primera interpretación, más visceral, pasa por dejarse llevar por sus generosos 15 cortes y disfrutar sin más. Motivos para el goce los hay y de sobras.

Destaco tres: el fraseo del bandolero greñudo, más espacioso y espontáneo que en ocasiones anteriores, el nivelazo de los músicos de estudio que le respaldan ─mucha atención a la exquisita guitarra de Buddy Miller y las preciosas armonías de Jim Lauderdale─ y la consistencia de un material que, pese a cierta previsibilidad (¿hacía falta otra versión de «I Am a Pilgrim» o «Satisfied Mind»?), desgrana sabiamente el legado de maestros vaqueros como Ray Price, Doc Watson, Hank Williams o Merle Travis. La segunda lectura, más analítica, consiste en poner el dedo en la llaga y preguntarse por lo que el álbum podría haber sido dado el potencial de los genios implicados y lamentablemente no es. T-Bone, proveedor de un sonido nítido que, aún siendo una maravilla, se antoja dirigido al gran público, está a años luz de las texturas de country noir por las que es conocido y uno se plantea si no debería haber asumido más riesgos. Nelson, por su parte, se esfuerza lo justo. Pese a cumplir con su papel de actor principal y ofrecer, aquí y allí, destellos de su indudable grandeza, no termina de transmitir la sensación de querer hacer de este un proyecto realmente importante. Ambos, artista y productor, carecen esta vez de magia interpretativa y quizá les falte un poco más de ambición. 
 
Jordi Pujol Nadal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: