Discomático — 20 Marzo, 2011 at 0:00

New York Dolls – Dancing Backwards In High Heels

Las inesperadas reuniones de dinosaurios corren el peligro de caer en la intrascendencia, una vez pasadas la emoción y la nostalgia iniciales. Mayor es el riesgo si se abusan de grabaciones poco inspiradas y la rotación de músicos mercenarios. Con Dancing Backwards…, los Dolls llegan a este punto en lo que hasta ahora era una reunión notable. Sin el empuje de Sami Yaffa y la elegancia de Steve Conte, sustituidos por Jason Hill y el ex-Blondie Frank Infante, han facturado un disco extraño, insulso y muy poco inspirado. Es un álbum que recuerda a los esfuerzos de un cantante por hacer un disco en solitario alejado de la norma de la banda, y así la firma de David Johansen predomina sobre la marca Dolls, clásicos o recientes. 

Ya el atractivo título indica que no estamos ante un disco convencional de los Dolls. En un intento por hacer algo diferente, la banda mezcla géneros, desde el soul hasta el reggae, pero añade muy poco rock’n’roll. Y sin rock, falta la chulería y el desparpajo que siempre han exhibido. Las guitarras están en un segundo plano, dejando espacio a pianos, órganos, saxos, algún que otro arreglo de cuerda y, sobre todo, la interpretación de Johansen, destacada, aunque insuficiente para dar energía al álbum. Pese a todo, el disco naufraga por su falta de inspiración. No hay ganchos como las recientes «Dance Like a Monkey» o «‘Cause I Sez So», y tan sólo apetece escuchar otra vez dos o tres canciones, como «I’m So Fabulous» o la rocanrolera «Round and Round She Goes». 
 
Eduardo Alonso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: