Discomático — 23 marzo, 2011 at 0:00

Los Saicos – ¡Demolición!

Casi todos los grupos sudamericanos de los sesenta grabaron espontánea y precariamente; se aprecian errores, reverberaciones exageradas, gambas claras con la guitarra, textos resueltos con una sola frase… había pobreza de medios pero más bien casa con el carácter desmañado y atrevido, el macarrismo intrínseco al aborigen del cono sur. Esa precariedad ha contribuido mucho a que se considere a Los Saicos precursores del punk. Es sabido que no conocían a los Sonics, pero ahí está la gracia de que dos anomalías tan claras para 1965 estuvieran funcionando por generación espontánea a cientos de millas de distancia. Más mérito para los Saicos porque editaron sus singles en un sello ínfimo (DisPerú) que poseía un estudio de grabación infradotado, culpable también del marrano sonido que extrajeron, por el que hoy son reivindicados.

Escudriñando su legado se aprecian buenos detalles más allá de su «Demolición»: el protagonismo de la batería en las grabaciones no era nada normal en el año del Rubber Soul, muchos ritmos marcianos y el twang de las guitarras les otorgan un verdadero sonido propio. Y la voz de Erwin Flores no es una voz sino un verdadero eructo de bisonte en el polo opuesto al Dúo Dinámico. Todo eso más su repertorio dinamitero y gore les convierten en una especia de pieza de museo del pick up. Punk de 1965, cutre pero visionario, que excita los bajos instintos de atracción por el sabotaje que todo los enajenados del rock llevamos implícita. Una golosa edición box-set con los mismos únicos seis singles que Munster ya editó en 2002 en formato 10”, pero extraídos de los masters originales.
Fernando Gegúndez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: