Encuentros — 27 febrero, 2011 at 0:00

Los Marañones, tipos raros con mucha clase

La banda murciana Los Marañones editaba a finales de 2010, Tipos Raros, un nuevo disco que añadir a su ya dilatada carrera y a la lista de mejores álbums del año pasado. De acuerdo, no estarán en ninguna de esas listas, aunque se lo merezcan más que nadie. Pero ellos ya lo saben, y están contentos con su situación. “Nos podemos permitir el lujo de seguir haciendo lo que nos gusta y publicar los discos como queremos, sin rendir cuentas a nadie. Mientras eso sea así y nos lo sigamos pasando bien, todo perfecto”. Y tan perfecto porque han vuelto a hace un disco magnífico que se inicia con un tema viajero, «Vuelvo A Katmandú», algo que ya hacían en el lejano Shangri-la (1999). 

Supongo que es una especie de obsesión, aunque en realidad la mayoría son viajes imaginarios que haces desde el salón de tu casa”. A lo que no estábamos tan acostumbrados es a la inclusión en sus letras de un montón de nombres propios. “Íbamos escribiendo para un buen montón de canciones y por lo que fuera iban apareciendo personajes como protagonistas. Luego hicimos una criba y nos dimos cuenta de que muchas de las canciones que quedaron tenían además nombre propio”. Y eso se explica en que “es lo que nos conecta con todo tipo de narradores. A través de estas historias vamos plasmando una forma de pensar y sentir, y en definitiva, de ver la vida. «Cándido» (el tipo cabal) y «Un tipo surrealista» pueden ser antagónicos, pero en ambos hay siempre algo de nosotros mismos. Todo lo que cuente historias nos interesa, movernos por esa frágil línea entre la realidad y la ficción donde todo vale”. Con esas historias han construido un disco de rock atemporal en el que todo vale. “Nos gusta todo tipo de música y conforme pasa el tiempo más vamos ampliando nuestros horizontes. Pero no es algo premeditado, es sólo que no entendemos mucho de etiquetas”. Pero eso no significa “que entre absolutamente todo en el saco sino que vamos aumentando cada vez más el espectro de nuestro propio estilo que mantiene el mismo espíritu de la primera grabación que hicimos”. Producido por el propio Miguel Bañón, cantante de la banda, el disco ha contado con las mezclas, la masterización e incluso algún cameo de Henrik Röver. “Siempre me ha gustado como suenan los discos de Hendrik. Estuve en Cantabria y me llevó a su estudio. Cuando lo vi me quedé maravillado de lo bien que se lo había montado, me comentó ir allá a grabar lo nuevo de Los Marañones y estuvimos barajándolo como posibilidad, finalmente le encomendamos la mezcla con absoluta libertad, y confianza por nuestra parte”. Y esa confianza se percibe en un álbum bien trabajado de principio a fin. “Bueno, ahí estamos. Lo mejor del momento actual en España, y en el resto del mundo, la verdad, es que en general no hay una moda ni un estilo predominante. Básicamente cada uno hace lo que le da la gana, y si al crítico musical que intenta dictar las modas no le parece bien, pues da igual, porque la comunicación entre el músico y el público cada vez es más directa, y hay gente para todo”.

 

Publicado en Ruta 66 279. Febrero 2011

 Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: